Aliarse con El Buen Fin, no enemistarse | Newsweek México


Aliarse con El Buen Fin, no enemistarse



Aprovecha las ofertas del Buen Fin, pero gasta con responsabilidad. Y si inviertes en un producto que pagarás a meses sin intereses, su vida útil deberá ser por lo menos del doble del tiempo que te llevará liquidarlo.

Electrodomésticos, ropa, viajes, compre, compre… así arranca El Buen Fin, con una saturación de “ofertas” que se anuncian por todos los medios y nos seducen a sacar las tarjetas de crédito y salir corriendo a, literalmente, robarles las “majestuosas” promociones al resto de los compradores.

Así, casi sin darnos cuenta, nos encontramos caminando en los centros comerciales con varias bolsas en nuestras manos repletas de objetos que, en la mayoría de los casos, ni siquiera imaginamos que queríamos comprar.

¿Se puede escapar de este ensayo consumista que nos invita a abrir la cartera desde la primera quincena de noviembre, calentar motores, afilarlos para la época decembrina y apagarlos, a punto de desbielarse, el 7 de enero? ¡Por supuesto! Y mejor aún, podemos aprovechar estas fechas para programar gastos, prever la compra de algunos regalos navideños y, por supuesto, ahorrar.

Bien dicen que no todo lo que brilla es oro y El Buen Fin es el mejor ejemplo de ello, de ahí la importancia de tener una planificación para detectar las oportunidades y aprovecharlas. Aquí te compartimos algunas estrategias.

PREVIO A SALIR DE COMPRAS

1. Define lo que deseas comprar. Es una regla básica para evitar ser víctima de las ofertas, también te ayudará a elegir cuál es el mejor lugar para buscar el producto o servicio que necesitas.

2. Investiga los precios. De preferencia realiza un sondeo un par de semanas antes de El Buen Fin para evitar ser víctima de las ofertas falsas. Sí, aunque no lo creas, hay comercios que suelen subir los precios días antes y los vuelven a bajar durante El Buen fin para que los clientes piensen que están rebajados. Una herramienta que puede resultarte útil para tu estudio de mercado es la guía “Quién es quién en los precios”, de la Procuraduría Federal del Consumidor.

3. Haz un presupuesto. Sí, parece muy obvio, pero solemos olvidarlo, nos dejamos llevar por la euforia de los “precios bajos” y gastamos de más.

4. No abuses de la tarjeta de crédito. Resulta casi irresistible dejarse seducir por “el poder de tu firma”; sin embargo, recuerda que no es dinero extra y que cada vez que estampas tu rúbrica, adquieres una deuda que, de no ser bien organizado con los intereses moratorios, puede convertirse en un dolor de cabeza.

5. Huye de la inercia. Es muy tentador sumarse a la tendencia de salir de compras, pero ¿de verdad necesitas hacerlo?

¿QUÉ ES LO MÁS RECOMENDABLE COMPRAR?

Este es un gran tema, la primera variable a considerar es el tiempo de vida o la caducidad del producto o servicio que vas a adquirir, la forma de pago y la garantía que te ofrecen. Es decir, si vas a invertir en un producto que pagarás a meses sin intereses, su vida útil deberá ser por lo menos del doble del tiempo que te llevará liquidarlo, y la garantía, estar activa mientras cubres el pago. Por ejemplo, si vas a comprar algo a 12 meses, ese es el tiempo mínimo de duración de la garantía y la utilidad debería ser por lo menos de dos años. Desde esta perspectiva, las mejores inversiones son los aparatos electrodomésticos, los muebles y los bienes como autos o inmuebles.

Descarta los objetos que están de moda, es muy probable que dejes de usarlos antes de que termines de pagarlos.

Piensa en tu salud, por supuesto no es lo primero en lo que queremos gastar, pero quizás es el momento para hacerte el estudio clínico o el tratamiento dental que tienes pendiente y que puedes realizar a un costo menor.

Una derrama de casi 100,000 millones de pesos

¡VÁMONOS DE ‘SHOPPING’!

Si realizaste tu estudio de mercado con antelación, dirígete directamente a la tienda donde viste el mejor precio. Concéntrate en tus necesidades y posibilidades, esto implica que, si quieres echar un vistazo a las ofertas y promociones, tengas como telón de fondo tu presupuesto.

Pon atención a las ofertas que te ofrecen porque, al final de cuentas te están condicionando, ya sea porque te obligan a comprar dos objetos por el precio de uno, porque tienes que gastar un monto determinado como es el caso, por ejemplo, del rembolso de 100 pesos por cada 1,000 que gastes o porque te abonan cierto porcentaje en un monedero electrónico, por lo que deberás comprar de nueva cuenta en la misma tienda.

Distingue si te ofrecen pagar a meses o a meses sin intereses, en el primer caso verifica cuánto te están cobrando de interés por permitirte un pago en parcialidades, en el segundo asegúrate de que puedas liquidar la mensualidad a la que te estás comprometiendo. Ten cuidado si compras varias cosas en esta modalidad, varios abonos chiquitos sumados pueden generarte deudas considerables.

¿Y LOS VIAJES?

Merecen un rubro aparte porque dependen de tu estilo de vida, hay personas que los consideran una gran inversión porque la experiencia y el crecimiento a corto, mediano y largo plazo son invaluables. Otros lo perciben como sinónimo de quemar una suma considerable de dinero en poco tiempo.

Si perteneces al primer grupo, El Buen Fin es una excelente oportunidad para armar tus viajes para 2019. ¿Qué necesitas?

1. Programa tus fechas. Empátalas con tus vacaciones o puentes y recuerda que, si deseas viajar en días festivos, los costos se elevan.

2. Compra con antelación. Si logras anticipar un par de meses tu salida puedes encontrar mejores precios.

3. Viaja en temporada baja. Además de disfrutar mejor de tu destino, puedes invertir hasta un 30 o 40 por ciento menos de lo que gastarías viajando en temporada alta.

4. Apuesta por la flexibilidad. Sobre todo, en el caso de los vuelos resulta muy tentador comprar la tarifa más baja, que normalmente no incluye ningún cambio de fecha ni de destino. Aunque aparentemente pareciera que hay un ahorro significativo, a la larga puede salirte más caro, pues las penalizaciones por el cambio impredecible de fechas más la actualización de tarifa pueden costarte más que el vuelo original.

5. Aventúrate a destinos poco taquilleros. Puede redituarte grandes ahorros, más aún si los adquieres en paquete de hotel y transportación.

6. Verifica la calidad del hotel a donde llegarás. Puedes guiarte por los comentarios de otros viajeros, recuerda que las fotos a veces pueden diferir mucho del lugar, examina que te garanticen por escrito las condiciones del hospedaje que adquieres: número de camas, si incluye o no desayuno, qué tipo de alimentación ofrecen, etcétera. Asegúrate de que la ubicación física del hotel se ajuste a tus necesidades y posibilidades de movilidad.

7. Aprovecha las ofertas en línea. Pero asegúrate de comprar en agencias o empresas serias y reconocidas. En caso de los boletos de avión, compra vuelos redondos. El mejor día para adquirirlos son los martes y los costos disminuyen si viajas entre las 18 de la tarde y la madrugada.

COMPRAS POR INTERNET

Muchos negocios y tiendas departamentales ofrecen precios más bajos si compras en línea. Las ventajas que obtienes son evitar las aglomeraciones humanas, las filas, los traslados e, incluso, el riesgo de gastar de más. Sin embargo, es importante ser cuidadoso con los sitios que visitas: verifica que sean seguros y de preferencia paga con tu tarjeta de crédito, en caso de fraude o clonación tendrás una mejor respuesta del banco y evitarás poner en riesgo tus ahorros.

La Profeco cuenta con una lista negra de las empresas que ha detectado como fraudulentas; aunque la última actualización se hizo en agosto del 2016, puede servirte como referencia. La institución recomienda que, “antes de realizar tu compra, revises cuidadosamente la descripción del producto o servicio que vas a adquirir, así como las condiciones de envío, entrega, devolución o cambio”.

También aconseja “observar que la página en donde vas a proporcionar tu información personal cuente con un candado SSL para proteger tus datos personales”.

Es importante que hagas captura de pantalla de la transacción que realizaste por si pudieras necesitar futuras aclaraciones. Si recibiste atención en línea, conserva el chat o los correos que intercambiaste con el vendedor. Evita realizar tus compras a las hora de la comida o entre ocho y diez de la noche, pues son consideradas “hora pico” y la ley de la oferta y la demanda puede hacer que los precios se incrementen; por el contrario, si compras después de la medianoche, quizá te topes con promociones especiales, como las que suelen hacer las páginas que venden cupones de descuento.

Ahora sí, prepárate para tener un Buen Fin. Recuerda que la temporada de compras apenas arranca, no pongas en riesgo ni tu aguinaldo ni tu fondo de ahorro adquiriendo deudas que requieras saldar con esas sumas.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.