El desabasto de vacunas, un riesgo latente para millones de mexicanos


El desabasto de vacunas, un riesgo latente para millones de mexicanos

vacunas


El principal problema ha sido el recorte de recursos. De continuar esta situación, el panorama será desalentador

 

Durante muchos años, México fue el país líder a escala mundial en la cobertura de vacunación, pues era considerado un tema de salud prioritario para el gobierno federal. En la administración actual de Enrique Peña Nieto, el presupuesto para este rubro tuvo un recorte de 10,000 millones de pesos, situación que pone en riesgo la salud de los mexicanos al no contar con la protección adecuada para ciertas enfermedades.

La debacle en la vacunación vino durante el gobierno de Felipe Calderón, sexenio en el que menos atención se le prestó al tema y se frenaron ciertos avances que habían costado años de trabajo.

En entrevista con Newsweek en Español, la doctora Lourdes Motta, presidenta de la Sociedad Mexicana de Salud Pública, cuenta que en el sexenio de Vicente Fox (2000-2006) se introdujo el mayor número de vacunas a la mayor velocidad. Es decir, se alcanzó un alto porcentaje de cobertura.

A la llegada de Felipe Calderón “algunas decisiones que se habían tomado por parte del Consejo Nacional de Vacunación (Conava) se echaron para atrás, como la vacuna contra la influenza, la cual se aplicaba a personas mayores de 50 años, pero la administración de Calderón decidió que se aplicaría a personas mayores de 60 años, pues el rango de entre 50 y 60 les generaba demasiados gastos”, relata la experta.

Además se cometieron algunas otras irregularidades: la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) dejó de aplicarse de manera correcta por temas comerciales y para beneficio económico de algunos laboratorios, señala la especialista.

El primer recorte de presupuesto en relación con las vacunas se dio en el sexenio de Felipe Calderón, aunado a temas de desabasto.

“Durante el periodo de Fox ya estaba todo listo para que en México se iniciara la producción de vacunas contra la influenza, pero el asunto se detuvo en el sexenio de Calderón y revivió hasta la visita de Enrique Peña Nieto a Francia en 2015, por lo que pronto podríamos tener una planta de producción en México”, comenta la especialista.

 

LA IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS Y EL PANORAMA ACTUAL

Pero, ¿por qué debería interesarnos la cobertura de vacunas? La respuesta es simple, gracias a ellas se salvan miles de vidas.

Aunque las enfermedades nunca desaparecerán, las vacunas nos ayudan a estar protegidos contra ellas, pero al no haber la cobertura necesaria los virus pueden atacarnos con facilidad.

La administración de Enrique Peña Nieto ha tenido un recorte en el rubro de salud (que incluye el programa de vacunación) de 100,000 millones de pesos, con lo que queda un presupuesto de 122,557 millones de pesos. De este dinero, un millón 996,054 pesos fueron destinados para el tema de las vacunas.

De acuerdo con una estimación de la Sociedad Mexicana de Salud Pública, “haciendo un cálculo conservador aproximado con la información pública disponible, y considerando los datos poblacionales y las necesidades de los esquemas de vacunación, se requerirían, al menos, entre 3,500 millones y 7,000 millones de pesos para una cobertura óptima”, por lo que el presupuesto actual queda muy lejos de lo ideal.

La doctora Lourdes Motta comenta que el principal problema para México ha sido el recorte y advierte que, de continuar esta situación, el panorama será desalentador, pues existe la probabilidad de que resurjan enfermedades de las que no se presentan casos desde hace 40 años, tales como la polio, o bien que otras como el sarampión, varicela o rubeola tomen fuerza al grado de matar a las personas.

“Por ejemplo, si dejara de haber una vacunación contra la polio, podría presentarse un brote y mucha gente resultaría afectada en su movilidad de por vida”, comenta.

Los riesgos derivados de una defectuosa inmunización en nuestra población “serían catastróficos para el país. Es urgente garantizar e incrementar el acceso de la población a las vacunas, asegurando que ningún mexicano muera por enfermedades prevenibles”, plantea la Sociedad Mexicana de Salud Pública.

 

UNA REFORMA QUE HA PASADO POR ALTO

La especialista señala la preocupación de que exista una reforma a la Ley General de Salud y no se aplique. Dicha reforma en materia de vacunación (artículos 144, 408 y 420), que se publicó en junio de 2017, da preponderancia en el presupuesto con el fin de que la cobertura de vacunas sea la necesaria.

En el artículo 144 se estipuló que “la vacunación contra enfermedades transmisibles, prevenibles por medio de inmunización, que estime necesaria la Secretaría de Salud, será obligatoria en los términos que fije dicha dependencia y de acuerdo con lo previsto en la presente ley”.

Sin embargo, a un año de su publicación, señala la experta, no se ha hecho realidad, pues el tema del presupuesto sigue en lo mismo. “La reforma es lo más importante, además de otros temas como que el Consejo Nacional de Vacunación tenga una fuerza mayor”.

El próximo cambio de administración significa una esperanza para que la cobertura de vacunación mejore. En palabras de la doctora Lourdes Motta, Andrés Manuel López Obrador fue el único candidato que incluyó el tema de las vacunas en su propuesta de salud.

“Lo primero que habrá que decir a la nueva administración es que nos ayuden cumpliendo con la reforma, que pidan el presupuesto que marca la ley, y por nuestra parte no bajaremos la guardia”, finaliza.

El ciudadano mexicano tiene el derecho de solicitar cualquiera de la treintena de vacunas que existen en las instituciones médicas del Sistema Nacional de Salud (IMSS, ISSSTE) o en su defecto, en algún hospital particular.

Naciones como China, además de producir vacunas, compran en otros países para cumplir con la cobertura total de su población. En tanto, México no produce y no cuenta con el presupuesto para comprar las vacunas necesarias en otros países.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.