Los bebedores de café se dividen en tres principales grupos. ¿En cuál estás?


Los bebedores de café se dividen en tres principales grupos. ¿En cuál estás?



¿Eres el tipo de persona que puede tomar un café antes de acostarte y aún así duerme fácilmente? ¿O un expreso en la mañana basta para ponerte de nervios?

Bueno, según un nuevo informe, los bebedores de café se dividen en tres grupos principales, dependiendo de su sensibilidad a la cafeína.

El estudio, realizado por el Instituto de Información Científica sobre el Café, examina investigaciones existentes para explicar cómo el cuerpo metaboliza la cafeína y por qué algunas personas se ven afectadas por la sustancia más que otras.

Dos factores genéticos principales determinan cómo responde un individuo a la cafeína, determinando la velocidad a la que el hígado metaboliza el compuesto y cómo reacciona el sistema nervioso central a sus efectos estimulantes.

A la luz de esto, el informe describe tres niveles diferentes de sensibilidad a la cafeína:

Alta sensibilidad a la cafeína

Metabolismo lento en el hígado y fuerte unión en el sistema nervioso central. Incluso pequeñas cantidades de cafeína causarán un efecto estimulante y dosis más altas pueden causar problemas para dormir, como se ve en una minoría de personas.

Sensibilidad regular a la cafeína

El equilibrio entre la inactivación de la cafeína en el hígado y la unión en el sistema nervioso central significa que el individuo puede beber normalmente de dos a cinco tazas de café durante el día sin reacciones adversas o trastornos del sueño. La cafeína normalmente no se recomienda en la noche, pero las diferencias individuales prevalecen, como se ve en la mayoría de las personas.

Baja sensibilidad a la cafeína

Metabolizadores rápidos de la cafeína. Pueden ingerir mayores cantidades y el consumo de café antes de acostarse no suele perturbar el sueño.

“Es común que las personas le hagan preguntas a su médico, como por qué las despierta una taza de café, mientras que su compañero se queda dormido fácilmente después de cinco tazas”, dijo en un comunicado J.W. Langer, profesor de farmacología clínica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Copenhague y autor principal de el informe.

“La respuesta es que todos somos bebedores únicos de café. Nuestra composición genética programa nuestra reacción a la cafeína, del mismo modo que programa el color de nuestro cabello y el color de nuestros ojos”.

Aquellos que tienen una baja sensibilidad a la cafeína probablemente no experimentarán muchos de los efectos deseados del café, como la vigilia, el aumento de la concentración y el estado de alerta.

LEE TAMBIÉN: Cocaína, cafeína y paracetamol contaminan el agua de la Antártida

Sin embargo, Langer señala que las personas que metabolizan rápidamente la cafeína no deberían exceder la ingesta de cafeína diaria recomendada para tratar de experimentar estos efectos. El límite superior que parece ser seguro para la mayoría de los adultos sanos es de 400 miligramos de cafeína por día, lo que equivale a alrededor de cuatro a cinco tazas de café preparado.

El informe también dice que los profesionales de la salud deben tener en cuenta las diferentes respuestas de las personas cuando asesoran sobre la ingesta de cafeína.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.