¿Qué implica el despliegue militar de Trump en la frontera con México?


¿Qué implica el despliegue militar de Trump en la frontera con México?

despliegue-militar-forntera-méxico


La ofensiva del presidente Donald Trump contra México y los migrantes que intentan ingresar a Estados Unidos se ha tornado más fuerte. En una medida desafiante para el gobierno mexicano que él mismo calificó como nunca antes implementada, este miércoles confirmó que movilizará la Guardia Nacional en su frontera sur para frenar la entrada ilegal de inmigrantes.  

La medida fue anunciada tras el rechazo de Trump a una caravana de más de 1,000 migrantes centroamericanos en territorio mexicano que se proponía llegar a la frontera con Estados Unidos, que finalmente empezó a dispersarse este jueves.  

“La situación en la frontera ha alcanzado ya un punto de crisis. La ilegalidad que persiste en nuestra frontera del sur es fundamentalmente incompatible con la seguridad y la soberanía del pueblo estadounidense”, dijo Trump en el memorando presidencial que firmó este miércoles.

“Mi administración no tiene más opciones que actuar”, señaló, ordenando también a sus funcionarios entregar en 30 días un informe con posibles medidas suplementarias “para proteger la frontera sur”.

La Casa Blanca matizó en un comunicado horas después que el plan de Trump prevé la movilización de la Guardia Nacional y no militares en activo.

Una ley norteamericana del siglo XIX prohíbe el despliegue de soldados en su propio territorio para fines civiles pero la Guardia Nacional sólo requiere el consentimiento del Estado donde será desplegada para asistencia y apoyo en la frontera.

La secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, había anunciado anteriormente que Trump ordenó al Pentágono y a Seguridad Nacional que trabajaran con los gobernadores de los estados fronterizos para definir el despliegue de las fuerzas de la Guardia Nacional y ayudar a los agentes de las patrullas fronterizas.

Nielsen afirmó haber estado “en contacto con mis contrapartes en México” y aseguró que esos interlocutores “entienden el deseo de nuestra administración, así como la de ellos, para controlar el ingreso ilegal al país”.

Según la responsable, el ingreso ilegal de un millar de indocumentados por día ––300,000 al año–– es un nivel “inaceptable” para Estados Unidos.

La orden de Trump llega luego de que recientes datos oficiales estadounidenses mostraran que la inmigración ilegal ha aumentado nuevamente tras haber caído durante el primer año de gobierno del republicano.

Según cifras oficiales, las detenciones en las fronteras ––un indicador del número total de pasantes–– en febrero de 2017 fueron 23,555, mucho menos de las 38,000 de un año antes, y llegaron a su punto más bajo en abril de 2017 cuando se cifraron en 15,766, menos de un tercio de las registradas en el mismo mes del año anterior.

Sin embargo, un año después, los datos sugieren que el freno duró apenas unos siete meses y que los inmigrantes indocumentados están llegando a Estados Unidos a niveles similares a los de 2014-2016.

Una medida heredada de Bush y Obama

El republicano afirmó que está medida no se había aplicado con anterioridad. Sin embargo, los expresidentes George W. Bush (2001-2009) y Barack Obama (2009-2017) recurrieron a las fuerzas armadas para distintas operaciones de resguardo en la frontera.

George W. Bush firmó en 2006, una “ley del muro” para “proteger al pueblo estadounidense” con el fin de frenar la entrada de indocumentados y terroristas, según reportes de la prensa. Además ordenó levantar una doble valla en algunas partes de la frontera.

En su momento, Bush consideró que la inmigración ilegal había aumentado debido a que Estados Unidos no mantenía el control de la frontera. Un argumento muy similar a los de Trump, quien aseguró que sus amenazas provocaron que el gobierno mexicano dispersara la caravana, pero la cancillería mexicana aseguró que fue por “decisión de sus participantes”.

Los líderes del “Viacrucis” aseguraron que el gobierno mexicano no arremetió contra sus integrantes ni antes ni después de las acaloradas declaraciones de Trump y que la decisión de no llegar hasta la frontera con Estados Unidos se debe al alto número de migrantes que participaban, entre ellos, niños.

“Nuestras leyes fronterizas son muy débiles mientras que las de México y Canadá, muy fuertes. El Congreso debe cambiar estas y otras leyes de la era Obama AHORA”, dijo Trump este miércoles a través de su cuenta de Twitter.

Durante el gobierno de Barack Obama, en 2009 se destinaron 350 millones de dólares al Pentágono para enfrentar lo que ellos llamaron “la amenaza de los cárteles de la droga” y de esta forma se realizaron diversas acciones para garantizar la seguridad en la frontera sur, en un acuerdo publicado por el Congreso.

En la actualidad hay más de 20,000 agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera entre Estados Unidos y México, y varias agencias federales también tienen presencia allí.

Detrás de los números

Mientras que las cifras de marzo fueron tres veces más altas que las del mismo mes del año pasado, en marzo de 2017 resistió la tendencia habitual de cruces que aumentan durante la primavera a medida que el clima comienza a mejorar.

“Debido a las acciones de la administración Trump, los pasos fronterizos se encuentran en un nivel INACEPTABLE en 46 años”, escribió el presidente en Twitter.

Los cruces en marzo de 2017 fueron los más bajos en dos décadas y cayeron a niveles al menos dos veces más bajos que los cuatro años anteriores, con 46,117 cruces ilegales en marzo de 2016, 39,159 en 2015, 57,405 en 2014 y 54,009 en 2013.

En los meses de primavera y verano de 2013 y 2014, una oleada de inmigrantes que ingresaron a los EE. UU., incluidos decenas de miles de niños no acompañados procedentes principalmente de América Central, desencadenó una crisis que desbordó el sistema de inmigración del país.

“Por lo general, las cifras aumentan cada año en esta época, con la excepción de 2017”, dijo a Newsweek Vicki Gaubeca, directora interina de la Coalición de Comunidades Fronterizas del Sur (SBCC, por sus siglas en inglés).

“En esta época del año, siempre hay un aumento de las aprehensiones, e incluso con este aumento de los números, todavía hay menos de dos individuos por mes detenidos por agente de la patrulla fronteriza”, dijo Gaubeca. Añadió que creía que la administración Trump estaba “escogiendo los datos que apoyan o justifican la proclamación de que necesitamos tropas de la Guardia Nacional en la frontera”.

Gaubeca estuvo de acuerdo en que la retórica inmigratoria de Trump inicialmente disuadió a las personas de tratar de buscar asilo en los EE. UU. en los primeros meses de 2017. Pero dijo que “en última instancia, si está huyendo de la violencia, tratando de salvar su vida o tratando de reunirse con su seres queridos en los Estados Unidos, después de un tiempo harás cualquier cosa”.

Añadió: “Las causas de la migración siguen estando ahí, y tal vez es allí donde esta administración debería centrar su atención”.

Gaubeca de la SBCC acusó a la administración Trump de caracterizar erróneamente a los solicitantes de asilo al agrupar legalmente a aquellos que intentan solicitar asilo legalmente en Estados Unidos con aquellos que intentan cruzar la frontera ilegalmente.

“Si miras las estadísticas, tal vez cerca del 40 por ciento de las personas incluidas sean mujeres y niños que buscan asilo en la frontera, lo cual es parte de nuestras obligaciones de derechos humanos junto con la ley nacional”, dijo Gaubeca. “No están infringiendo la ley, sin embargo [Trump] quiere caracterizarlo de esa manera”.

Los defensores de la inmigración se han opuesto a la decisión de la administración Trump de enviar tropas de la Guardia Nacional a la frontera, y la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) calificó la decisión de “irresponsable” e “innecesaria”.

“Enviar nuestros militares a la frontera sería irresponsable y contrario al rol constitucional de las fuerzas armadas”, dijo Astrid Domínguez, directora del Centro de Derechos Fronterizos de la ACLU, en un comunicado. “También es innecesario porque no hay una crisis de seguridad fronteriza, a pesar del alarmismo televisivo sobre los migrantes que huyen de la represión “.

“Los cruces fronterizos están en un punto histórico bajo, y el Departamento de Seguridad Nacional ha declarado que la frontera nunca ha sido tan difícil de cruzar sin ser detectada”, agregó Domínguez.

La organización de derechos humanos Washington Office on Latin America (WOLA) calificó el movimiento como una “política terrible” y subrayó que “la migración de niños no acompañados y familias que huyen de la violencia en Centroamérica” es lo que “generalmente ocurre en la primavera”.

“En pocas palabras, no hay crisis migratoria [en la frontera de EE. UU.-México]”, dijo WOLA en su sitio web.

“Si los guardias están a la espera de personas ilegales que cruzan la frontera, ¿tendrán el poder para realizar arrestos? ¿O su trabajo será alertar a otras autoridades, como la Patrulla Fronteriza?” Este es un razonamiento extraño: el ejército es necesario para apoyar al La Patrulla Fronteriza, cuando ya no escasean los agentes de la Patrulla Fronteriza, y no hay amenazas que exijan un aumento masivo de agentes en la frontera “, dijo la organización.

(Con información de Chantal Da Silva/ Newsweek y AFP)

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.