Oklahoma se convierte en el primer estado de EE.UU. en usar refugios antibalas para proteger a estudiantes


Oklahoma se convierte en el primer estado de EE.UU. en usar refugios antibalas para proteger a estudiantes

estudiantes escuelas blindadas


Mientras las escuelas buscan la manera de proteger a sus alumnos y maestros de la aterradora posibilidad de un tirador en el campus, un distrito de escuelas públicas de Oklahoma sugiere instalar búnkeres para tormenta blindados en el interior de las aulas.

En una exclusiva de KOCO5 News, el Distrito de Escuelas Públicas de Healdton reveló que tiene refugios con capacidad para 35 alumnos y dos profesores, los cuales se usarán en la eventualidad de un tiroteo o un tornado peligroso. Ya han instalado siete de ellos en la escuela primaria de la ciudad y dos más grandes en la secundaria, informó a Newsweek el superintendente Terry Shaw, agregando que existen planes para instalar, al menos, otros dos en la preparatoria local.

Healdton fue uno de muchos distritos escolares de Estados Unidos que investigó posibles amenazas de tiroteo a raíz del incidente en la preparatoria de Parkland, que dejó un saldo de 17 muertos en aquella ciudad de Florida.

“A fines de la semana pasada, un/una estudiante del distrito, quien asistía a una sesión de asesoría con un asesor privado en otra ciudad, dijo al asesor que pretendía emprender un tiroteo”, anunció el Distrito de Escuelas Públicas de Healdton, en un post publicado el lunes en su página Facebook.

Según el distrito, el/la estudiante no mencionó la escuela, así que el asesor contactó a las autoridades policiacas. La investigación posterior, en cooperación con la administración del distrito, “adoptó las medidas adecuadas para asegurar que el estudiante no representara una amenaza para sí mismo, para otros o para el distrito”.

Si bien esos refugios no son adecuados para todas las escuelas, Shaw opina que las escuelas “necesitan verlos como una opción”. El superintendente añadió que, su interés inicial en los refugios fue su resistencia a los tornados; por lo que, en mayo de 2014, instaló los primeros siete en la escuela primaria y dos en la secundaria.

Shaw enfatizó que, hasta ahora, no han tenido motivos para usar los refugios, excepto en simulacros, agregando que son instalaciones que “esperan nunca tener que usar”.

Healdton no es el único distrito de escuelas públicas de Oklahoma que ha instalado refugios de tormenta blindados en el interior de sus edificios. En junio de 2017, el canal local KFOR-TV informó que el Distrito de Escuelas Públicas de Atoka instaló seis habitaciones seguras en la escuela primaria, las cuales, a decir del superintendente, pueden resistir disparos de rifle, así como algunos de los tornados más violentos.

Shelter-in-Place, la compañía que instaló los refugios de Healdton, calcula que el precio inicial de un refugio de 2.45 por 2.45 metros, colocado dentro de un aula, es de unos 30,000 dólares. En contraste, KFOR puntualizó que Atoka desembolsó 400,000 dólares por sus seis habitaciones seguras.

Al preguntarle por el costo, Shaw refirió a Newsweek con Shelter-in-Place y un portavoz de la compañía explicó que el precio dependía del tamaño del refugio, aunque “el promedio es de unos mil dólares por niño o alrededor de 25 mil dólares por aula”.

Shelter-in-Place recomienda que los distritos escolares consulten con los bancos locales para “establecer un programa de arrendamiento de bajo interés” que les permita adquirir las habitaciones seguras y añadió que, aun cuando las escuelas pueden solicitar subvenciones de FEMA [Agencia Federal para el Manejo de Emergencias], “este proceso suele demorar varios años”.

En una declaración, Jim Haslem, CEO de Shelter-in-Place, dijo: “Como todos en Estados Unidos, miramos horrorizados el trágico tiroteo de la Escuela Primaria Sandy Hook. Y, pocos meses después, el mortífero tornado EF-5 que arrasó con la Escuela Primaria Plaza Towers en Moore, Oklahoma”.

“Y ahora, más recientemente, volvemos a sentirnos increíblemente entristecidos por el tiroteo en la Escuela Preparatoria Stoneman Douglas [en Parkland, Florida]. Después de presenciar esos eventos de crisis, y de decir ‘alguien tiene que hacer algo’, nos dimos cuenta de que nosotros somos ese ‘alguien’, y de que debemos hacer algo”.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation whit Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.