China combate la contaminación con el purificador de aire más grande del mundo


China combate la contaminación con el purificador de aire más grande del mundo



El smog asesino en China ha paralizado algunas de sus principales ciudades en el pasado, tanto que su defensa ahora incluye el purificador de aire más grande del mundo.

El depurador que se ubica en Xi’an, provincia de Shaanxi, mide más de 100 metros de altura y usa invernaderos en su base. De esta forma el aire contaminado se aspira a los invernaderos, que se calientan con energía solar, antes de subir a la torre a través de capas de filtros de limpieza, informó el South China Morning Post.

Las versiones anteriores del purificador de aire incluyen la Smog Free Tower de siete metros, que utiliza una tecnología patentada de ionización positiva para crear aire libre de contaminación en lugares públicos, según sus fabricantes.

Los inviernos de Xian están particularmente contaminados debido a su dependencia de la quema de carbón industrial, y la ciudad se caracteriza por su mala calidad del aire. Pero según los operadores del purificador, las capas exteriores de los invernaderos permiten que el vidrio absorba la radiación solar con una mayor eficiencia en temperaturas frías. El impacto ha sido “alentador”, dijo el jefe de la investigación, Cao Junji, informó South China Morning Post.

En 2015, la contaminación del aire en China mató a alrededor de 1.8 millones de personas, según la revista The Lancet, en uno de los informes más extensos sobre su impacto.

Otro de los epicentros de la epidemia en curso, Beijing, una ciudad de casi 22 millones, en el pasado ha sido golpeada con una “alerta roja” de contaminación.

En 2013, se creó el sistema de respuesta a la contaminación del aire de emergencia para aconsejar a las personas que no salgan al aire libre en los días en que el smog alcanza niveles peligrosos. En un momento dado, los niveles de partículas en el aire en 2015 fueron tan altos como 300 microgramos por metro cúbico en Beijing. La ciudad fue impulsada a usar su sistema de alerta roja por primera vez, lo que llevó a que se cerraran fábricas y escuelas, y que se prohibiera el uso de automóviles privados por parte del gobierno.

A finales de 2016, la advertencia cubrió 23 ciudades, y en un momento, el smog cubrió 3.9 millones de millas cuadradas, aproximadamente el área de los Estados Unidos. 

Mientras que las principales fuentes de contaminantes incluyen la quema de carbón, las tormentas de polvo del norte y las emisiones de escape de las ciudades, solo Beijing tiene más de 5 millones de vehículos, y el tráfico de parachoques es responsable de alrededor de un tercio de sus emisiones totales.

El gobierno de China dijo recientemente que la calidad del aire está mejorando con “bajos niveles de PM2.5 temido (materia particulada)”.

“Es una nueva realidad para la población, que estaba acostumbrada a usar máscaras y encender los purificadores de aire para esta época del año pasado”, dijo el Ministerio de Protección Ambiental de China en un comunicado a principios de este mes.

En 2017, Pekín prometió un “corte profundo” en el uso del carbón para combatir el smog, lo que reduciría el consumo de carbón a menos de 7 millones de toneladas, frente a los 22 millones de toneladas en 2013, según Reuters.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.