El dj como espejo de la pista: James Jagger | Newsweek en español


El dj como espejo de la pista: James Jagger



Para el primogénito de Mick Jagger, el afamado ídolo del rock, la música es todo. Sentados en una mesa en la terraza de la cantina Riviera, en la colonia Roma, James Jagger compara a la música con una pareja: “Es algo que no podemos escapar. No recuerdo haber pasado en mi vida un solo día sin ella: piensas en ella cuando no la tienes, la escuchas cuando sí, y hasta sueñas con ella”.

Josh McLellan y James Jagger se conocieron en una fiesta en el departamento de James, en Inglaterra, hace más de diez años. En ese momento decidieron formar una banda, con la que tocaban punk underground en fiestas privadas y bares exclusivos, y a la que llamaron Turbogeist.

Cuatro años atrás Jagger dejó la agrupación para participar en la serie de HBO Vinyl, producida y dirigida por su padre, Mick, y Martin Scorsese. Así se mudó a Los Ángeles y Josh a París, en donde comenzó a tocar como dj.

Ahora se encuentran en México para presentar un proyecto de dj que comenzó con su amigo Josh hace unos años, en la Ciudad de México.

—¿Cómo les fue la última vez que estuvieron en México?

—La última vez que tocamos en México fue un martes y fue muy divertido, no teníamos un plan y fue genial. De hecho, ese fue el día en que comenzamos con este proyecto y desde ahí hemos tocado en Burning Man, en Los Ángeles y otros lugares. La verdad nos encanta México —cuenta James. Y Josh agrega que ha estado pensando en mudarse a la CDMX.

—¿Cuándo fue la última vez que tocaron con Turboegist?

—Hace tres años y medio, antes de que me mudara a Los Ángeles por trabajo.

—¿Qué es lo que más les gusta tocar en un dj set?

—No somos dj nazis, nosotros no queremos poner nuestra energía en el cuarto. Creo que el trabajo del dj es que la gente baile y tenemos que hacer que eso pase, no podemos forzar a que pase algo. Pero lo que más nos gusta es poder tocar un poco de disco, de funk, de house y, si la gente tiene energía, algo de techno —dice James.

“Y definitivamente, James Brown, lo funky es lo más poderoso para poner en un dj set” —agrega Josh entusiasmado.

Foto: Antonio Cruz.

—¿Cuál fue el último álbum que escucharon de principio a fin?

—John Maus —se apresura a contestar Josh—, todos sus álbumes, lo descubrí hace dos meses y creo que es lo mejor. Es un hombre tan inteligente que le cuesta expresarse cuando habla —enseguida James saca su celular y pone unas canciones de John Maus para amenizar la entrevista.

—¿Cuál fue el último libro que leyeron? 

—Yo leo como tres libros a la semana. Leo muy rápido, me encanta. Leí un libro llamado My best friend’s exorcism, de Grady Hendrix, es como una película de miedo de los años 80, pero en libro —cuenta James y enlista otros libros más que comenzó en el avión a la ciudad.

“Yo leí el libro de Into the wild, de John Krakauer. Es increíble. Hay una gran película, pero el libro es fenomenal”, comparte Josh.

—¿Cuándo fue la última vez que pusieron algo de su propia música en un dj set?

—Yo prefiero tocar música de otros que la mía, me gusta poner música que creo que es increíble —dice Josh.

“Alguna vez puse mi propia música, pero lo hice irónicamente para mi familia. Fue un desastre”, cuenta James.

—James, en tu última participación como actor trabajaste con Scorsese, ¿cómo fue eso?

—Es un tipo muy lindo y contagia su pasión por el trabajo y es surreal trabajar con él. Estaba con Josh tocando un día y dos semanas después estoy trabajando con Scorsese. Recuerdo que después de la serie, yo no lo había visto en mucho tiempo, y en una fiesta de mi papá estaba él con mis sobrinas de 15 años y mi sobrino de diez, los niños estaban jugando a filmarse jugando billar y él se involucró por completo y comenzó a dirigir. Una fiesta llena de adultos y él estaba con los únicos tres niños del evento. Así es él.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.