El acoso sexual en la ciencia es como Hollywood | Newsweek México


El acoso sexual en la ciencia es como Hollywood



En algún lugar del mundo, hay un tipo como Harvey Weinstein con un doctorado. Muchos. Eso es lo que saben la mayoría de los científicos. Pero averiguar cómo detenerlos (hombres y mujeres) y frenar el problema omnipresente del hostigamiento sexual y el asalto en la ciencia es todo un problema. Pero un nuevo estudio tiene algunas sugerencias.

“Tenemos esa misma dinámica que sucede en la academia y el trabajo de campo académico [como en Hollywood]”, dijo Robin Nelson a Newsweek. Nelson, antropólogo de la Universidad de Santa Clara, publicó un artículo con tres de sus colegas sobre el acoso en el trabajo de campo científico enAmerican Anthropologist.

Los estudios científicos tienen sus propias estrellas y algunas de esas estrellas se han enfrentado a sus propias acusaciones de acoso sexual.

Existe una red de consejos que se comparten mediante susurros sobre los investigadores que los aprendices deben evitar.

El famoso astrónomo Geoff Marcy renunció a la Universidad de California en Berkeley cuando la institución descubrió que había violado las políticas de acoso de la escuela varias veces durante una década de trabajo, como informó Buzzfeed en 2015. Más recientemente, Science informó que un geólogo antártico de la Universidad de Boston había ha sido acusado de hostigar a las mujeres que trabajan con él en ese continente durante décadas.

Nelson y sus colaboradores conocen bien este problema. El primer documento del grupo, publicado en 2014, cuantificó la cantidad de acoso experimentado por las personas que respondieron a una encuesta. Este último artículo, sin embargo, se basa en los testimonios de voluntarios particulares. Algunos son impactantes.

Las personas, hombres y mujeres entrevistados, informaron más de cuarenta casos en total, incluyendo pruebas innecesarias de su fuerza física, o cuando se les pidió que realizaran ciertas tareas, como ir de compras o cocinar, simplemente por su identidad de género. Algunos testigos experimentaron acoso sexual y asalto.

“Uno de los paralelos que veo entre campos, entre reinos profesionales, es un abuso de poder”, dijo Nelson a Newsweek. “Tienes personas que están en lo más alto de un campo exclusivo, y debido a esto, pueden hacer o romper las reglas a su antojo”.

Muchos científicos se enfrentan a dificultades al realizar investigaciones fuera del laboratorio. El trabajo de campo a menudo se lleva a cabo en ubicaciones geográficas remotas. “Los datos que se recopilan en ese período particular de tiempo son esenciales”, dijo Nelson.

Todo esto hace que el trabajo de campo sea particularmente propicio para este tipo de abuso.

“El jefe del campamento sistemáticamente se aprovechaba de las mujeres”, dijo otro encuestado. “Tuve que servir como una especie de guardaespaldas para algunas de estas mujeres y algunas de ellas dormían en el suelo porque tenían miedo de entrar por la noche en la habitación”.

Para ocho de las 26 personas entrevistadas para el periódico, dijeron que sus carreras se estancaron debido a las experiencias negativas en el campo. Otras cuatro cambiaron sus planes de investigación. Cinco dejaron sus carreras atrás.

Nelson señaló que este documento no pretende establecer ningún tipo de datos de prevalencia para el acoso; la muestra no se seleccionó al azar intencionalmente. “Solicitamos entrevistas y buscamos un tipo particular de diversidad de experiencias”.

No todo está perdido. Las personas que trabajaron en sitios cuyos directores establecieron reglas claras, consecuencias y procedimientos de presentación de informes tuvieron mejores experiencias. Para alentar a los directores de campamentos a establecer ese tipo de pautas es necesarios que participen las agencias que financian estos programas.

Sin embargo, señaló Nelson, establecer reglas no es suficiente; se tiene que cambiar toda la ética de la investigación en campo.

“Tenemos que dejar de dar cobertura a las personas que son depredadoras ya las personas que trabajan con personas que son depredadoras”.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.