Congela Senado 16 iniciativas para quitar dinero a partidos | Newsweek México


Congela Senado 16 iniciativas para quitar dinero a partidos

La congeladora del Senado de la República acumula hasta hoy 16 iniciativas que plantean reducir o eliminar el financiamiento público a los partidos políticos y que, desde el año 2000, no han sido dictaminadas.

Jesús Santana García, senador del PAN por Aguascalientes y quien suscribió una de ellas el pasado 2 de febrero junto con seis senadores de distintas bancadas, consideró “una burla” a la sociedad que todos los partidos políticos hayan hecho mediáticas propuestas similares tras el sismo del pasado 19 de septiembre.

“Desde el año 2000 y no se han dictaminado. Es donde yo siento que estamos… ciertas Cámaras se están burlando de la ciudadanía porque no se trata de presentar una iniciativa por presentar. Cualquiera podemos presentar una iniciativa para quedar bien o en términos electorales o demás, pero sabemos que se va a ir a la congeladora”

De los proyectos congelados en el Senado, seis se presentaron después del sismo. Entre ellas está una del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) que incluye eliminar las diputaciones y senadurías plurinominales, y las más recientes, que contemplan la desaparición del total del financiamiento público a los partidos, pero que a decir del senador no proponen modificaciones a la Constitución para que eso sea legal.

La propuesta que los panistas presentaron en febrero plantea que los partidos solo reciban financiamiento federal o estatal, pero no los dos; reducir 85 por ciento el recurso para gasto ordinario y 50 el recurso para campañas, así como elevar el porcentaje de votación válida necesaria para que los partidos tengan derecho a dinero público.

“Que no recibieran ningún tipo de financiamiento cuando no hubiera campañas. Si un partido político no tenía el 3 por ciento, que se le quite su registro como está actualmente. Pero si obtenía entre el 3 y el 5 por ciento de la votación de la ciudadanía, en ese sentido, nada más podría gestionar financiamiento privado. Ni un peso de recurso público. Y pasando del 5 por ciento, ya podría tener acceso a financiamiento público, pero en los términos que te acabo de mencionar”, explicó Santana.

Sin embargo, Santana García reconoció que, aunque se aprobara este periodo, ni esa ni ninguna de las 16 iniciativa pendiente se aplicaría al gasto en las elecciones de 2018.

La propuesta fue retomada por la bancada del PAN, que exige que el Congreso de la Unión emita dentro de los próximos 15 días un decreto de emergencia, mediante el cual se suspenda provisionalmente -en lo que resta de 2017 y en 2018- la aplicación de las leyes electorales.

“Durante este período de tiempo, los partidos recibirían el 15 por ciento del financiamiento para gasto ordinario y actividades específicas, es decir, se reducirá en 85 por ciento. Para gastos de campaña en la elección de 2018, únicamente el 50 por ciento del monto que determine la autoridad electoral respectiva. En su aplicación a nivel federal, sólo por el año de 2018, podríamos ahorrar poco más de 5 mil millones de pesos”, consignaron en la propuesta.

Ve fallas en la Ley Kumamoto

Antes del terremoto, la reducción de recurso a los partidos políticos se puso en la agenda mediática y legislativa en agosto, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró constitucional la llamada Ley Kumamoto para reducir el financiamiento a los partidos políticos que se aprobó en Jalisco, impulsada por el diputado independiente de ese estado, Pedro Kumamoto.

Con esa reforma, en aquel estado los partidos dejarán de recibir más de 2 mil 250 millones de pesos de financiamiento público local, a partir de 2019.

Para el senador por Aguascalientes, la Ley Kumamoto es peligrosa. La fórmula que estableció para distribuir el dinero y la etiqueta #SinVotoNoHayDinero con que se impulsó, fomentan el abstencionismo y facilitan el camino de la compra de votos.

“Si tú le dices a la gente: si no votas, no le damos dinero a los partidos, no voto. ¿Quién va a ganar las elecciones? Aquel partido que tenga capacidad de, a cambio de una gorra, un lonche y una playera, mover a lo que le denominan su voto duro y ese va a ganar (…) Sería un riesgo grandísimo para cualquier democracia”, observó.

La propuesta, desde su punto de vista, requiere modificaciones.

“Cambiar las fórmulas. Lo que comentábamos: si no sacas el 5 por ciento de la votación, de entrada, no tienes financiamiento”, propuso.

Al Senado le queda un año en funciones. En medio del proceso electoral 2018, Junto con las 16 propuestas de reducir el financiamiento a partidos, tiene otra pendiente de dictaminar: la que propone sanciones para senadores de comisiones que tarden más de tres meses en dictaminar y un pase automático a votación del pleno de las propuestas que duren más de tres meses “congeladas”.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.