Salvar a los salvadores | Newsweek México


Salvar a los salvadores



A ESE PEQUEÑO punto azul le gusta jugar. Su intenso brillo
en el mapa de un teléfono inteligente suele ser un indicador confiable de la
ubicación del usuario. Excepto cuando no es así. Cualquier persona que haya
tratado de utilizarlo para intentar salir de un centro comercial ha sido testigo
de la frustración del punto azul que finge saber hacia dónde se dirige o dónde
está (¡no, no en ese río que está a dos manzanas de distancia!). Las
consecuencias de usar la salida equivocada en un centro comercial son mínimas,
pero cuando se trata de un bombero que trata de abrirse paso hacia la salida de
un edificio en llamas, es muy importante rastrear su ubicación y orientación
precisas.

En el laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus
siglas en inglés) de la NASA se desarrolla un sistema con financiamiento del
Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) para
rastrear a los primeros respondedores en forma precisa y en tiempo real en
espacios, como edificios de acero y concreto, en los que el GPS y otras
tecnologías fracasan. El objetivo principal del sistema de Navegación y Rastreo
de Precisión en Interiores y Exteriores Para Respondedores de Emergencia
(POINTER, Precision Outdoor and Indoor Navigation and Tracking for Emergency
Responders), es salvar la vida de aquellos cuyo trabajo es salvar vidas.

En un incendio, “hace mucho calor y hay mucho ruido”,
afirma Xenophon Gikas, capitán de bomberos del Departamento de Bomberos de Los
Ángeles y miembro del Grupo de Recursos de Primeros Respondedores del DHS, que
ha ayudado a explicar las necesidades de los primeros respondedores al equipo
de JPL. Cuando los bomberos llegan y comienzan a trabajar, “la gente
grita, las sierras suenan… es un entorno muy difícil. Es el peor que
tenemos”, dice.

“En cuanto al problema de tratar de encontrar a uno de
nosotros que está atrapado o caído o perdido, quien quiera que pueda resolverlo
tendrá el Santo Grial en sus manos”.

POINTER se basa en los denominados campos magnéticos
cuasiestáticos. Esto lo distingue de los teléfonos celulares, el radar y el
GPS, todos los cuales utilizan ondas electromagnéticas para detectar o
comunicarse a través de largas distancias, explica Darmindra D. Arumugam, el
investigador principal del proyecto en el JPL. Sin embargo, estas ondas tienen
dos desventajas: proporcionan una localización relativamente burda y, aun si
pueden penetrar a través de las estructuras, lo cual no siempre sucede, rebotan
en las paredes y se vuelven enloquecedoramente inexactas.

“Una de las cosas que observamos es que si generamos un
campo exclusivamente magnético”, dice Arumugam a Newsweek, “prácticamente
no se ve afectado por la mayoría de las estructuras”. En otras palabras,
POINTER no pierde su encanto, o su precisión, entre personas, objetos o muros.
Por ello, puede usarse para “navegación y rastreo en entornos en los que
los dispositivos tradicionales no funcionan”. ¿Qué te parece, punto azul?

La encarnación actual de POINTER tiene el tamaño de una caja
de zapatos y pesa alrededor de 1.3 kilogramos; los primeros respondedores pueden
cargarlo como si fuera una mochila. Genera un campo magnético que puede ser
detectado por otro dispositivo cercano (ubicado quizás en un camión de
bomberos). POINTER funciona mejor a una distancia máxima de unos 900 metros. Es
capaz de determinar dónde se encuentra el primer respondedor, incluida la
altura, y si éste está quieto o en movimiento, de pie o hacia el piso, con base
en la posición y la orientación del dispositivo móvil.

La técnica básica no es completamente nueva, afirma David
Ricketts, profesor adjunto del departamento de ingeniería eléctrica y
computacional de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. Sin embargo,
afirma que Arumugam ha simplificado las medidas y cálculos requeridos mediante
el uso de una nueva antena y al reducir las limitaciones relacionadas con la
exactitud y la orientación.

Ricketts afirma que POINTER puede eliminar muchos de los
obstáculos de la visibilidad limitada, ya que puede “ver” a través del humo, el
fuego e incluso de paredes no metálicas. “Aun así, pienso que la tecnología
tiene algunos desafíos”. Entre ellos está la necesidad de calibrar el sistema
antes de usarlo, la posible influencia de ciertos materiales de construcción
(Ricketts dice que el metal, por ejemplo, podría provocar errores, lo cual no
ocurría con la madera) y, principalmente, la capacidad de reducir el tamaño de
los dispositivos. Sin embargo, todos estos problemas podrían ser resueltos,
afirma, especialmente por su equipo. “Darmin tiene un gran talento”, recalca, y
ya ha logrado amplias mejoras.

El equipo de JPL trabaja para lograr que el transmisor sea
más ligero y más pequeño (hasta que quepa en un bolsillo o en el cinturón”,
aumentar la resolución, perfeccionar el rastreo de varios dispositivos y hacer
que el tiempo de actualización sea más rápido. No se han programado pruebas de
campo sino hasta en algún momento de octubre de 2018, pero si todo va bien,
señala Arumugam, él espera que sea integrado rápidamente en los departamentos
de bomberos de todo Estados Unidos. Los departamentos de policía y el ejército
también podrían utilizar tecnologías semejantes a la de POINTER para responder
a emergencias o en situaciones de combate urbano. Otras posibles aplicaciones
son después de que ocurran desastres naturales, exploración subterránea de minas,
usos comerciales (como el rastreo de robots en los almacenes) y en robots
diseñados para trabajar bajo la superficie, por ejemplo, en el agua y el hielo
de Europa, el satélite de Júpiter.

El método “antiguo” de rastrear a los primeros respondedores
consiste básicamente en hacer que “los bomberos persigan a otros bomberos”,
dice Gikas. Aunque existen varios aspectos en los que es posible mejorar a
POINTER, éste es “muchísimo mejor de lo que tenemos actualmente”, dice Gikas.
“Es mejor que cualquier otra cosa que yo haya visto”.

Joshua Dennis, jefe de distrito del Departamento de Bomberos
de Chicago y presidente del Grupo de Recursos para Primeros Respondedores, se
muestra igualmente optimista. “Lo que nos han mostrado en relación con la
elegancia y su simplicidad, fue sorprendente. Yo quedé impresionado, y esto no
es nada fácil”, dice. “Otras demostraciones de tipos similares de tecnología no
salieron tan bien”. Dennis suele mostrarse escéptico cuando los ingenieros le
muestran nuevos artilugios, y en ocasiones los arroja desde el techo para ver
si se rompen antes de sentarse para ver una presentación completa. Pero en una
reciente demostración de POINTER, “lo tomaron y recorrieron todo el campus de
JPL. Logró la única cosa que nada había podido hacer hasta ahora: tener la
competencia básica de decirme en qué piso estás y donde te encuentras”, dice.
“Es el avance más promisorio que hemos tenido hasta ahora”.

Publicado
en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.