Cae el Z-40... pero el patrimonio de los Zetas y sus aliados siguen en pie | Newsweek México


Cae el Z-40… pero el patrimonio de los Zetas y sus aliados siguen en pie



Cuando el tercer líder de Los Zetas ha sido derrotado, continúa la duda sobre cuántas líneas de investigación de naturaleza patrimonial y política van a surgir de su detención. 

 

La captura, el pasado 15 de julio, de Miguel Ángel Treviño, mejor conocido como el Z-40, líder de Los Zetas —el cartel más sanguinario de México y que tiene presencia en toda la república, excepto en la Península de Baja California y en Tlaxcala—, acabó con la carrera criminal del sucesor de Heriberto Lazcano Lazcano, alias el Lazca, quien fue abatido el 7 de octubre del año pasado.

 

El Z-40 transitaba en la madrugada en una carretera de la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, cuando el helicóptero Black Hawk de la Marina mexicana interceptó el vehículo todoterreno color gris plata en el que viajaba acompañado de un contador, un escolta y dos millones de dólares, ocho armas largas y 500 cartuchos.

 

Su escolta y el contador se tiraron, fuera del vehículo, al suelo, mientras que el Z-40 intentó huir sin éxito entre los matorrales; la Marina mexicana logró capturarlo sin la necesidad de un solo disparo en aproximadamente siete minutos.

 

Ese mismo día, a las 8:45 de la noche, la detención de Miguel Ángel Treviño se dio a conocer ante la prensa nacional e internacional por parte del titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Osorio Chong, quien presentó al excapo de Los Zetas ante las cámaras de una manera inusual en el país: sin esposas y sin chaleco antibalas.

 

La limpieza y rapidez con la que se llevó a cabo la operación, así como que el Z-40 haya transitado por las calles de Nuevo Laredo tan solo acompañado por un contador y un escolta, y que haya sido presentado sin la seguridad que requiere un hombre que a lo largo de 13 años escaló importantes posiciones en el crimen organizado e instruyó el terror con su forma de operar, levanta la duda sobre si su aprehensión, más que un operativo exitoso, fue previamente pactada.

 

El hermano de Miguel Ángel Treviño, Omar Treviño, alias el Z-42, se cree que quedará a la cabeza del cartel de Los Zetas, aunque todavía se considera pronto para descartar una nueva lucha por el poder.

 

Entre tanto, un juez federal ya dictó auto de formal prisión en contra del presunto narcotraficante, que tendrá que enfrentar juicio por delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y portación y posesión de cartuchos y armas de fuego que están reservadas al uso de las fuerzas armadas. En su contra aún están pendientes por cumplirse siete órdenes de captura por delincuencia organizada, delitos contra la salud, homicidio, trata de personas y 12 averiguaciones previas en trámite en las que es indiciado.

 

En entrevista con Newsweek en Español, el presidente del Instituto de Acción Ciudadana, profesor visitante de la Universidad Nacional Autónoma de México y senior law and economics scholar —investigador principal— de la Universidad de Columbia, Edgardo Buscaglia, nos habla de lo que supone la captura del Z-40, la posibilidad de que EE UU haya intervenido en la operación y que esta fuera previamente pactada, así como de los elementos necesarios para que suponga un verdadero golpe a Los Zetas y un verdadero triunfo de la administración del presidente de México, Enrique Peña Nieto.

 

¿Qué supone la captura del Z-40?

 

“Primero supone darle crédito al gobierno de EPN y a la Marina por detener a alguien con las características de un hombre que al mando de Los Zetas generó violencia extrema a lo largo y ancho no solo del territorio mexicano, sino en los 29 países en los que se han consolidado en los últimos años.

 

“Segundo, el formular la pregunta que siempre uno se hace cuando detienes a uno de estos capos operativos, lo que no incluye a los políticos y a los empresarios que también están en la organización Los Zetas, que es cuántas líneas de investigación de naturaleza patrimonial y política van a surgir de esa detención, que es donde normalmente los estados débiles como el mexicano fallan porque tienen muy poca capacidad de Estado para generar investigaciones patrimoniales, ya sea por acción u omisión.

 

“Si el gobierno no le entra a todas las líneas de investigación patrimonial que involucra a políticos y empresarios mexicanos y extranjeros, y no lleva a este hombre a proveerle de información, no puedes desmantelar la red patrimonial, que no solo tiene que ver con lo financiero, sino con bienes reales ligados a personas físicas que forman parte de Los Zetas y que incluye propiedades agropecuarias, minas, empresas, etcétera”.

 

¿Su detención es un golpe para Los Zetas? 

 

“Va a ser un golpe en la medida en que se le investigue y desmantele patrimonialmente, tanto en México como en los demás países donde tienen presencia; si no, tú puedes detener a decenas de Treviños y la organización va a seguir existiendo, solo va a cambiar de líder.

 

“Detener a una persona física en una empresa criminal es como detener al presidente del banco, el banco sigue existiendo y operando, el directorio sigue estando con Los Zetas e incluye como siempre a  mucha gente aquí y en el exterior, como en EE UU; los grupos criminales si bien no levantan tanto la cabeza en EE UU comparado con México, el mismo grupo criminal Zetas que está aquí secuestrando, decapitando a cientos por semana, entra a EE UU, compra caballos de carrera o empresas en el sector de la construcción, actúa de manera atomizada, en pequeñas células para ser muy difícil de detectar, y normalmente bajo un sistema de relativa paz, porque el Estado norteamericano es fuerte”.

 

¿Todavía no es un golpe, pero sí es un triunfo para EPN?

 

“No, tampoco, porque si esta detención no deriva en el desmantelamiento de la estructura productiva, de transporte, de distribución y almacenamiento que cada año asesina a miles de ciudadanos mexicanos, esta detención no es un golpe, ni un triunfo.

 

“Si les desmantelan la organización Los Zetas no van a estar en una lucha fratricida tratando de ver quién conquista qué pedazo, sino pensando en sobrevivir; claro, es cierto que detener a la persona física es una condición necesaria, pero está lejísimos de ser suficiente.

 

“Los Zetas son una empresa ilegal basada en los mismos principios de ventajas comparativas, división del trabajo, inversiones, costo-beneficio que las legales, ellos van a los países donde los costos de operar son menores por vacío de Estado, cuantos más vacíos de Estado hay, menores son los costos operativos, eso es una empresa, toman decisiones de la misma manera que un empresario legal, pero la diferencia es que comete delitos como forma de vida empresarial”.

 

¿Entrega pactada?

 

“Los hechos indican que sí pudo haber sido pactada, lo que lleva a pensar que hay mayores probabilidades de que este hombre esté dispuesto a cooperar como la mayoría de empresarios criminales en el planeta; ellos son empresarios, pactan, ellos no son un talibán sujetando el Corán, que se coloca una bomba y se hace explotar, son gente que está ahí por el negocio.

 

“Cabe aclarar que el hecho de que sea una entrega pactada no quiere decir que sea ilegal, puede ser muy legal, el código de procedimientos penales de México admite que una persona se pueda entregar, coopere legalmente y se le den beneficios procesales”.

 

Al inicio de su mandato, EPN anunció que la prioridad del gobierno no sería capturar a los capos, sino disminuir la violencia. La aprehensión del Z-40  contrasta con ese discurso inicial…

 

“Si hay oportunidad de detener a un presunto delincuente de las características del Z-40 hay que detenerlo, más allá de si su política está dirigida a disminuir la violencia,pues todo Estado está obligado a ello.

 

“El problema está en que yo creo que el presidente define mal violencia, violencia no es solamente que te asesinen, violencia es que las personas sean compradas y vendidas por grupos criminales, también que tus órganos sean traficados, que te extorsionen diariamente como le sucede a diario a decenas de miles de mexicanos.

 

“Si EPN define violencia solamente a través de los homicidios se equivoca, como se equivoca en argumentar que ya con disminuir los homicidios y extorsiones el país va a volver a una relativa normalidad.

 

“Los homicidios normalmente bajan cuando un grupo criminal se consolida en un territorio, y no creo que él quiera presidir un Estado en donde los grupos criminales siguen aumentando su poder; tampoco creo que quiera despertar en seis años y encontrarse con que su presidencia fue un pie de página en la historia mexicana. Por lo tanto, creo que tiene que prestarle atención al crecimiento de actores no estatales violentos que incluyen grupos terroristas, grupos criminales de delincuencia organizada, y a todo lo que de alguna manera atenta contra la seguridad humana de todos los mexicanos.

 

“Él argumenta que quiere utilizar más inteligencia y menos represión, pero su plan de seguridad es hasta ahora un gran misterio; si él no aplica la no represión y mucha inteligencia, y comprende que hay una gran diversidad de delitos, 23, que no solamente están ligados a las drogas, estos grupos criminales se van a seguir expandiendo a lo largo y ancho del planeta”.

 

¿Le conviene al gobierno en turno que el Z-40 sea juzgado en EE UU? Históricamente se sabe que el PRI ha pactado con narcotraficantes.

 

“Fragmentos del PRI, PRD y PAN han pactado con diferentes grupos criminales, más allá de los narcos; en Zacatecas tenemos un problema vinculado al PRD, en Veracruz vinculado al PRI y en Nuevo León vinculado al PAN, o sea que no es un problema solo del PRI.

 

“Lo cierto es que países europeos, Estados Unidos y Canadá están más que dispuestos a apoyar en los procesos a México, pero el gobierno mexicano no quiere entrarle porque sabe que los testimonios que en el pasado han brindado los detenidos que pertenecían a Los Zetas o a Sinaloa dan cuenta de políticos y empresarios que están involucrados en toda esa historia.

 

“Si México quiere hacer las cosas bien dada la ausencia de unidades de control patrimonial que puedan generar material probatorio, procesado, que genere sentencias, necesita tener un pacto político, terminar con el pacto de impunidad para que se lleven adelante las investigaciones. El sistema penitenciario está inundado de corrupción, o sea que si envían a una persona como Treviño al sistema penitenciario mexicano, lo más factible es que le terminen sirviendo champán.

 

“Normalmente lo que sucede es que, aun cuando al presidente no le gusten las extradiciones, terminan siendo una válvula de escape pera el colapsado sistema penitenciario mexicano”.

 

¿Eso quiere decir que en EE UU sí se hace justicia?

 

El Estado norteamericano le da autonomía técnica a los fiscales como para que ellos sí puedan llegar en sus investigaciones patrimoniales con el Departamento del Tesoro, a quien sea, a gobernadores, secretarios de Estado; la acusación del fiscal teóricamente en EE UU puede llegar a eso, al fiscal rara vez se le va a decir no investigues.

 

“Sin embargo, aquí viene la realidad política norteamericana, la acusación fiscal federal norteamericana no ocurre en un vacío político norteamericano, normalmente cuando ellos van a lanzar su acusación y existe un alto nivel del Poder Ejecutivo y político en ejercicio del poder que va a ser acusado, si bien el Departamento de Estado no anula la acusación penal, sí se puede llegar a cooptar esa acusación para no causar inestabilidad política.

 

“Entonces no les llegan a los secretarios de Estado mexicanos en ejercicio, no le llegan normalmente a los presidentes de países amigos, si es Chávez o países adversarios ahí sí puede ser que les llegue a los presidentes, pero en países amigos donde tienes flujos de inversión como con México o Brasil, los norteamericanos acotan el alcance de la acusación”.

 

“Ese es uno de los problemas que muchas veces hace que, aun cuando los delincuentes se procesen en EE UU, no se observen los resultados esperados”.

 

¿EE UU intervino en la captura del Z-40? Autoridades norteamericanas continúan negándolo.

 

“Claro, el material de inteligencia es generado por equipos conjuntos, asistencia técnica conjunta de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional, pero no se le da el crédito a la CIA obviamente por razones de la misma naturaleza, de la presencia de la CIA en los países, se trata de mantener secreta su presencia.

 

“Hay operativos conjuntos en donde el material de inteligencia que se genera ya no lo puedes separar porque no es que vienen norteamericanos con información en la valija, son grupos conjuntos”.

 

¿Por qué perseguir a Los Zetas cuando, si medimos en tonelada de drogas, alcance, penetración y violencia, el Cartel de Sinaloa es el más poderoso del mundo?

 

“Según expertos mexicanos, la estrategia de contención de la delincuencia organizada era primero pegarle a los grupos marginales y secundarios y después al principal, lo que en teoría suena muy bien, pero en  la práctica casi nunca se puede lograr.

 

“La estructura organizacional de grupos criminales es muy volátil, se fragmentan, forman nuevos grupos, se juntan con otros grupos ya que eran grandes como lo ha venido haciendo Sinaloa al absorber a grupos que antes eran adversarios.

 

“En la medida en que tu objetivo sea disminuir la violencia eso sí se puede lograr, el problema es que con esa estrategia, si tienes a un Estado corrompido, con muchos vacíos, finalmente creas a un grupo criminal consolidado que se institucionaliza en muchas partes del país y se termina infiltrando y enfrentando al Estado mexicano de igual a igual.

 

“El Cartel de Sinaloa ha sido el más capaz de infiltrar al Estado mexicano, la SEIDO, la Policía Federal, hasta los órganos de inteligencia civil, entonces es muy difícil combatir al enemigo en tu propia casa.

 

“Cuando tú tienes a grupos criminales con muchas armas disputándose territorios y causando mucha muerte entre la población, la idea básica es querer neutralizar al más factible de neutralizar, al más probable de ser neutralizado; tiene sentido ético porque quieres frenar los asesinatos de personas inocentes, los homicidios, feminicidios, entones te vas contra el grupo criminal que es más factible de eliminar, que en este caso es Los Zetas comparado con el de Sinaloa”.

 

¿Tras la aprehensión del Z-40 los actos de violencia van a recrudecerse?

 

“Sí, si haces una extrapolación de esta detención con base a otras detenciones que han sucedido antes, sí, puede recrudecerse si no desmantelan o comienzan a desmantelar las estructuras de apoyo logístico con las cuales estos tipos se mueven, transportan, compran armas, ingresan armas de EE UU, etcétera, sí.

 

“Se tiene que actuar rápido, antes de que sus cómplices escapen; si tú le sacas información rápido a este tipo y comienzas a identificar solamente los galpones de armas que tienen Los Zetas al rededor de la república, ya con eso les quitas capacidad de generar violencia, pero tienes que identificarlos patrimonialmente.

 

“Alrededor del mundo cuando detienen a capos y, al mismo tiempo, neutralizan la base patrimonial con la cual almacenan armas y demás, la violencia baja, pero en un sentido amplio, no en un sentido acotado como el que plantea EPN; si tú simplemente detienes capos y te quedas esperando no pasa nada, todo depende de lo que haga el Estado mexicano.

 

“Debe de sacarles la capacidad, enviarlos a las cavernas a que no se puedan comer, que no puedan dormir en una casa, los tienes que destruir logísticamente, eso es algo que además les enseñan a los militares en las escuelas de guerra, la logística de destrucción; tú no solamente vas contra los soldados, les destruyes la capacidad de comer, de transportarse, de albergarse, hasta que no puedan generar más.

 

“Todo eso se estudia, pero el gobierno mexicano no lo aplica porque cuando comienzas a tocar esas empresas le frenas los financiamientos de campañas electorales”, concluye Edgardo Buscaglia.

 

El Z-40 ya ha sido puesto a disposición del juez y por el momento permanece tras las rejas en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, en espera de ser juzgado. 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.