De las nuevas narrativas a la relevancia del guion en el cine

Cine Qua Non Lab y Estudios Churubusco Azteca crean una alianza que apoya proyectos de posproducción en el cine independiente mexicano.

cine

“Un mal guion no lo va a levantar un buen actor, un buen director o un buen efecto especial. Si el guion está mal escrito va a ser una mala película”: Jesús Pimentel. (Foto: Cine Qua Non Lab)


Estudios Churubusco y Cine Qua Non Lab concretaron una alianza para apoyar proyectos cinematográficos con el Premio Posproducción, el cual se otorga a los trabajos que fueron parte de los talleres del Cine Qua Non Lab a partir de un apoyo económico.

El Premio Posproducción es único en su clase, ya que ningún otro taller o laboratorio en el mundo cuenta con un apoyo semejante como el que brinda Estudios Churubusco.

Cine Qua Non Lab es una organización sin fines de lucro con sedes en Morelia, México, y en Nueva York, Estados Unidos. Fue fundada en 2010 para apoyar el cine independiente apostando por las nuevas narrativas de los proyectos cinematográficos que acompañan.

“Estamos muy contentos porque los Estudios Churubusco —emblemáticos de la cinematografía internacional— han tenido la distinción de otorgar este premio a través de nosotros”, comenta Jesús Pimentel, cineasta michoacano, en entrevista con Newsweek en Español.

Pimentel Melo, quien además es cofundador y director ejecutivo en Cine Qua Non Lab, explica que la beca que otorga Estudios Churubusco permite que los proyectos de cine independiente en la fase de posproducción se logren concretar.

Entre las estimaciones que la organización presenta se señalan que 95 por ciento de las películas producidas en México desde el año 2000 han usado diversos servicios proporcionados por Estudios Churubusco.

Con lo anterior, la alianza entre Cine Qua Non Lab y Estudios Churubusco permite continuar con el apoyo a la creación cinematográfica y da paso a que cineastas independientes concluyan sus proyectos y que las audiencias logren verlos.

UN NICHO DE NUEVAS NARRATIVAS

En Cine Qua Non Lab todas las personas son cineastas. Sus integrantes trabajan en proyectos propios, pero también son parte de la organización. De acuerdo con Pimentel Melo, este es un nicho de cineastas independientes, lo que les permite entender cuáles son sus necesidades en el desarrollo de un proyecto.

“Nos [propusimos] encontrar las necesidades que hay para un cineasta que está iniciando con su primer largometraje, segundo o tercero. Eso nos ha acercado mucho al tipo de público al que queremos llegar como organización”, explica.

Para Pimentel, el trabajo que los cineastas realizan en Cine Qua Non Lab les permite procurar y proteger al cine independiente. “El cine independiente crea después nuevos diálogos con la audiencia. Incluso, llega a crear nuevos lenguajes también. Es lo que procuramos y es hacia donde nos dirigimos”, añade.

EL GUION: LA COLUMNA VERTEBRAL DEL CINE

Contar con un guion bien escrito permite que la película que se produzca tenga éxito. Dicho esto, Jesús Pimentel explica que, sin un buen guion, un cineasta no podrá tener una gran película porque este es el corazón de un filme.

Para Cine Qua Non Lab la creación y trabajo de un buen guion es importante. En el laboratorio de esta organización hay talleres y espacios especiales para trabajar en este género y hablar de las motivaciones que llevan a una persona a escribir.

“Te das cuenta de que están hablando de ella misma. Estos primeros trabajos que recibimos de películas son tan intensos y están ligados a una situación personal que tenemos que ayudarles a despegarse de su experiencia personal donde la ficción resulta de manera distinta a la realidad”, explica Pimentel.

INVERTIR EN EL GUION

Ante esto, el cofundador de Cine Qua Non Lab enfatiza en que se tiene que invertir en el desarrollo y escritura del guion, ya que este no surge de la nada, no surge de manera accidental, y sucede porque ha estado por años —en muchos de los casos— en la mente de un creador, en el anecdotario de una familia o en los sueños de esa persona.

“Hay un sueño recurrente o te pasa algo en la vida o en la calle que está como para una película. Es increíble, es tan bello y es tan surreal que solamente en una película me lo podría creer. Así surge un guion”.

Sin embargo, a decir de Pimentel, es común que, en las producciones, en México especialmente, es difícil que se cuente con dinero del presupuesto destinado a la creación de un guion.

“Es en lo que menos invierte [un productor]. Es más, muchos primeros largometrajes ni siquiera cobran los directores porque es su película y se van sin cobrar un guion que, a lo mejor, lo escribieron en un año. Tiene que ver con toda una vida porque uno escribe sobre cosas personales”, añade Pimentel.

LA INTIMIDAD DEL GUIONISTA

A pesar del título que se le ponga a la película, el guion lleva mucho del guionista porque está hablando de sí. El guionista habla siempre de manera íntima, es decir, acerca al público hacia un momento íntimo de su vida.

“Eso es muy importante. Creo que, sobre todo, en nuestra región como Iberoamérica debemos de tener más énfasis en procurar apoyar la escritura del guion que, en sí mismo, es la historia que va a dar, como resultado, una muy buena película”, explica Jesús Pimentel.

Desde Cine Qua Non Lab, la apuesta por un guion bien escrito es una oportunidad, también, para que los guionistas se planteen un mejor lugar ante los productores.

“Un mal guion no lo va a levantar un buen actor. Un mal guion no lo va a levantar un buen director o un buen efecto especial. Si el guion está mal escrito, va a ser una mala película”.

LA SEMILLA DEL ÁRBOL

“Es importante que también se le dé la misma importancia al guion porque es la semilla del árbol que vas a ver crecer. De la calidad de la semilla va a depender la calidad de tu película”, concreta Jesús Pimentel.

Jesús Pimentel ha sido asesor de proyectos en la Independent Film Week de Nueva York de Independent Film Project (IFP), el Tribeca Film Institute, Proimágenes Colombia, el Bogotá Audiovisual Market (BAM), el Festival Internacional de Cine de Los Cabos, el Festival Internacional de Cine en Guadalajara y el Festival MicGénero de la Ciudad de México.

Además, fue productor ejecutivo en diversas coproducciones cinematográficas entre Estados Unidos, Perú, Francia, los Países Bajos, España y México y ha trabajado como asesor de guion en el desarrollo de diversos largometrajes de ficción.

En 2020, Cine Qua Non Lab recibió, por segundo año consecutivo, la beca FilmCraft de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas. Dicha beca apoya programas de formación de alta calidad dirigidos a cineastas emergentes de distintos orígenes con el objetivo de promover la diversidad y servir de plataforma para artistas con poca representación. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Guillermo del Toro: ‘Quise que el títere Pinocho no actuara como tal’

‘Cromosoma 21’, primera serie chilena con protagonistas con síndrome de Down

Periodistas mexicanos: ‘Vivir con miedo no es opción’

Salir de la versión móvil