Homicidios de niños por grupos armados aumentan en Níger; 'estamos acostumbrados a ver muertos apilados' | Newsweek México


Homicidios de niños por grupos armados aumentan en Níger; ‘estamos acostumbrados a ver muertos apilados’

UN CRECIENTE número de niños y niñas son víctimas de homicidio y reclutamiento por parte de grupos armados en los conflictos que azotan la frontera de Níger con Mali y Burkina Faso, expuso Amnistía Internacional en un nuevo informe publicado este lunes.

El informe documenta las “devastadoras” consecuencias para la niñez que está teniendo el conflicto en Níger, en el que están implicados los grupos armados Estado Islámico en el Gran Sáhara y Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes, afiliado de Al Qaeda.

Ambos grupos han cometido crímenes de guerra y otros abusos en el marco del conflicto, entre ellos el asesinato de civiles y ataques contra escuelas. Muchos niños y niñas están traumatizados tras haber presenciado los ataques letales perpetrados contra sus pueblos. En algunas zonas las mujeres y niñas están expuestas a secuestros y matrimonios forzados con combatientes y se les ha prohibido realizar actividades fuera del hogar.

“Toda una generación de la región nigerina de Tillabery está creciendo rodeada de muerte y destrucción. Los grupos armados han atacado repetidamente las escuelas y reservas de alimentos, y tratan de reclutar a menores”, ha señalado Matt Wells, director adjunto de Respuesta a las Crisis para Cuestiones Temáticas de Amnistía Internacional.

No te pierdas: En cinco años, 22,000 alumnos y maestros resultaron heridos o asesinados en ataques a escuelas en el mundo

“El gobierno de Níger y sus socios internacionales deben adoptar medidas urgentes para vigilar los abusos y evitar que se sigan produciendo, así como para proteger los derechos fundamentales de todas las personas afectadas por este conflicto letal, especialmente los niños y niñas”.

Las autoridades de Níger no han protegido a la población civil. Testigos de los ataques cuentan que, a pesar de sus llamamientos urgentes, las Fuerzas de Defensa y Seguridad de Níger no suelen aparecer hasta mucho después de que los homicidios y saqueos hayan terminado, indica Amnistía Internacional.

La organización internacional considera que la situación en Níger es un conflicto armado no internacional, habida cuenta de la intensidad de la violencia y del grado de organización tanto del Estado Islámico en el Gran Sáhara como del Grupo de Apoyo al Islam y los musulmanes.

En 2021, los grupos armados han matado a más de 60 niños y niñas en la zona de la triple frontera de Níger. El Estado Islámico en el Gran Sáhara, que opera principalmente en la zona fronteriza con Mali, parece ser el responsable de la mayoría de los homicidios a gran escala.

Lee: Haití: 540,000 menores en riesgo de contraer enfermedades transmitidas por el agua tras terremoto

Amnistía habló con 16 niños que habían sobrevivido por poco a los ataques perpetrados por ese grupo armado contra sus pueblos. Los niños explicaron que unos atacantes enmascarados en moto habían abierto fuego, apuntando especialmente contra los hombres y los niños más mayores. Un niño de unos 13 o 14 años afirmó: “Ya estamos acostumbrados a escuchar disparos y a ver a personas muertas apiladas unas encima de otras”.

El reclutamiento de menores por parte del Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes ha aumentado significativamente este año en el departamento de Torodi, cerca de la frontera con Burkina Faso.

Testigos afirman que el grupo ha reclutado a hombres jóvenes y niños de entre 15 y 17 años, y posiblemente más jóvenes, ofreciéndoles incentivos como comida, dinero y ropa.

Según informes, los menores reclutados reciben formación en el manejo de armas durante periodos que van de una semana a tres meses. También se sabe que el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes los utiliza como espías, exploradores y vigías, entre otras funciones definidas como participación en las hostilidades por el derecho internacional.

“Las autoridades de Níger deben actuar con urgencia para garantizar el acceso a educación y atención psicosocial de los niños y niñas afectados por el conflicto en la región de Tillabery”, ha afirmado Matt Wells.

“Níger está al borde del abismo. Las autoridades del país y sus socios internacionales tienen que adoptar medidas urgentes para garantizar que los niños y niñas están mejor preparados para labrarse un futuro”.

El conflicto estalló en Mali en 2012 y, desde entonces, se ha extendido a los colindantes Burkina Faso y Níger. Además de competir entre sí por el control de las zonas fronterizas, los grupos armados han mantenido frecuentes enfrentamientos con el ejército de Níger y fuerzas de países como Chad, Mali, Burkina Faso, y Francia.

Se estima que 13,2 millones de personas de los tres países necesitarán ayuda humanitaria este año, y aproximadamente 1,9 millones de personas han sido desplazadas internamente. N

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.