Fenómenos naturales de otro mundo que no te puedes perder | Newsweek México


Fenómenos naturales de otro mundo que no te puedes perder



Las Siete Maravillas del Mundo son famosas, pero ¿qué hay de aquellas que no califican como tales? Confía en nuestra palabra: también vale la pena verlas. 

Pero las visitas a algunas de estas maravillas necesitan planearse con anticipación, ya que solo suceden unos pocos meses al año. Ya sea una reacción química especial o un ritual de apareamiento sincronizado, estos esplendores merecen un lugar en tu agenda. 

En todo rincón del mundo, la Madre Naturaleza tiene algo bajo su manga que sigue impactando a los visitantes año tras año.

1. Lago Abraham

Foto: Naphat Photography/Getty

Alberta, Canadá

Cada invierno, conforme este lago empieza a congelarse, lo que sucede bajo la superficie es mucho más curioso de lo que se ve a simple vista. Burbujas de metano se forman en el lecho del lago durante todo el año y, cuando la temperatura baja, los orbes suben y se congelan a diferentes alturas en el agua. No obstante, estos patrones hermosos pueden ser peligrosos; si una burbuja se raja, se libera un gas altamente inflamable.

2. Luciérnagas sincrónicas

Foto: Haoxiang Yang/Getty

Grandes Montañas Humeantes, Tennessee y Carolina del Norte

¿Viste eso? En un caso raro de la vida no humana que opera de maneras misteriosas, miles de luciérnagas se reúnen y titilan simultáneamente por pocos segundos durante su ritual de apareamiento, el cual dura solo dos semanas al año, usualmente en algún momento entre mayo y junio.

3. Caño Cristales

Foto: Jorge Iván Vásquez Cuartas/Getty

Meta, Colombia

Durante parte del año, flores de algas rojas hacen que este río en el Parque Nacional de La Macarena brille con un deslumbrante color rojo rubí. El momento cumbre para ver los colores en su mejor forma es de finales del verano a principios del otoño.

4. Relámpago del Catatumbo

Foto: Christian Pinillo Salas/Getty

Maracaibo, Venezuela

Donde el río Catatumbo se une con el lago de Maracaibo, los relámpagos, de hecho, sí caen dos veces. Se sabe que alumbran hasta 250 veces por kilómetro cuadrado por año y llegan a 300 días de tormenta anualmente, y la mejor temporada para verlos es de junio a noviembre. La NASA dice que es la concentración más alta de relámpagos en el planeta.

5. Parvada de estorninos

Foto: Owen Humphreys/PA Images/Getty

Reino Unido

En lo que imita a una nube negra que se mueve a través del aire todos los otoños a lo largo y ancho del Reino Unido, los espectadores pueden apreciar esta exhibición asombrosa de animales que trabajan de maneras que los humanos todavía no entienden del todo. Desde centenares hasta millares de estas aves se agrupan creando esta danza sincronizada en el cielo.

6. Bosque torcido

Foto: Mb Projekt Maciej Bledowski/Getty

Gryfino, Polonia

Lo que parece ser una arboleda común a la distancia, está lejos de ser tal cuando te acercas a verla. Alrededor de 400 pinos, cada uno con menos de 100 años de edad, conforman lo que se conoce como el “bosque torcido”, gracias a la manera inexplicable en que se desarrolló cada uno, con un tronco torcido en su base antes de enderezarse de nuevo.

7. Mar de estrellas

Foto: Atanas Bozhikov Nasko/Getty

Vaadhoo, Maldivas

Las Maldivas son conocidas por sus hermosas aguas turquesa y bungalós, pero lo que sucede justo bajo el mar es por lo menos igual de impresionante. A finales del verano, los arrecifes alrededor de las Maldivas se llenan de fitoplancton bioluminiscente; encendido por el movimiento de las olas, hace que el agua brille como un cielo tachonado de estrellas.

8. Cráter del Kawah Ijen

Foto: Sopon Chienwittayakun/Getty

Java, Indonesia

Aun cuando la lava por lo general parece ser de un rojo brillante o anaranjada, debido a una reacción química cuando el azufre se une con el aire en este volcán, la lava brilla con un deslumbrante color azul que solo es realmente visible después el atardecer. Sin embargo, visitar esta región no es para los débiles de corazón, dada la presencia de gases tóxicos que hacen posible este acto de la naturaleza, pero también inhospitalario para los humanos.

9. Nubes nacaradas

Foto: Ian Forsyth/Getty

Antártida

Aun cuando estas nubes relucientes e iridiscentes, visibles principalmente en las regiones polares, son un encanto a la vista, en realidad son muy peligrosas para la capa de ozono. Ocurren solo a altitudes muy altas, cuando la temperatura baja lo suficiente para cristalizar la humedad en el aire, la luz se refleja en estos cristales para crear un efecto lustroso, similar a la madreperla, y una destructiva reacción química.

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.