Cómo Nueva Zelanda logró dar por eliminado la COVID-19 y qué papel jugó Jacinda Ardern | Newsweek México


Cómo Nueva Zelanda logró dar por eliminado la COVID-19 y qué papel jugó Jacinda Ardern



Nueva Zelanda canta victoria, después de que la primera ministra Jacinda Ardern anunciara que hace dos semanas que no hay casos activos de coronavirus en el país.

En la medianoche hora local (12:00 GMT) el país se situó en el nivel de alerta 1, el más bajo, lo que permite dejar atrás la mayoría de las medidas tomadas en uno de los confinamientos más estrictos del mundo.

Y es que Nueva Zelanda puso en práctica en los últimos meses lo que llamó estrategia de “eliminación” de la curva de contagios, una estricta y agresiva alternativa a la “mitigación”.

Bajo las nuevas reglas, el distanciamiento social ya no es obligatorio y no hay límites en el número de personas que se pueden congregar, aunque aún no se permite la entrada de extranjeros en el país.

Los neozelandeses que lleguen del extranjero deberán pasar una cuarentena de 14 días.

Ardern advirtió este lunes que el país volverá a registrar casos, añadiendo que la eliminación “no es un momento en el tiempo sino un esfuerzo sostenido”.

Nueva Zelanda ha registrado 1.154 casos de covid-19 y 22 muertes desde que el virus se detectó a fines de febrero, unas cifras muy positivas si se comparan con las de otros países.

Pero ¿cómo llegó el país a este favorable escenario?

El cierre total

El primer caso confirmado de covid-19 se registró el 28 de febrero en Nueva Zelanda. La enfermedad no avanzó mucho en las siguientes dos semanas, con solo seis contagios registrados hasta el 14 de marzo.

Aun así, la primera ministra Ardern ordenó ese día que todo viajero que llegara a su país, nacional o extranjero, se pusiera en cuarentena por 14 días sin excepciones, así como el veto a los cruceros, una medida difícil para un país muy vinculado al turismo.

La mandataria dijo que su plan incluía “las restricciones fronterizas más amplias y duras de cualquier país del mundo”, pero eso era solo el comienzo. Para el 19 de marzo llegó el cierre total de fronteras.

Unos días después, presentó el sistema de alertas de cuatro niveles que para ese momento ya estaba en el 2 y el cual incluía también el cierre de cualquier espacio donde se reunieran más de 100 personas y la petición de quedarse en casa para ancianos y personas inmunodeprimidas.

La cuarentena obligatoria

Para el 23 de marzo, Nueva Zelanda superó los 100 casos en menos de un mes (sin ninguna muerte todavía) y aplicó el nivel 3 de su respuesta a la pandemia.

“Estamos yendo duro y temprano”, dijo Ardern a sus ciudadanos. “Solo tenemos 102 casos, pero también Italia los tuvo una vez”.

Un control de seguridad en Nueva Zelanda

Getty Images
Nueva Zelanda estableció estrictos controles de seguridad para vigilar a las personas que salen de sus casas.

Dio un plazo de 48 horas para la activación del nivel 4,llamado “eliminación”, el cual estableció la cuarentena obligatoria para los 4,8 millones de habitantesdel país por cuatro semanas.

Nadie podía dejar su casa, a menos de que uno de sus habitantes saliera para comprar víveres, medicinas o acudir al médico.

Solo estaba permitido hacer ejercicio o tener esparcimiento en los alrededores de casa.

También se dio la cancelación total de actividades no esenciales, lo que implicaba el cierre de escuelas, comercios (exceptuando los de víveres y farmacias), industrias y servicios.

Jacinda Ardern

Getty Images
Ardern dijo que era “la restricción más estricta a los movimientos en Nueva Zelanda en la historia moderna”.

A partir de la activación del nivel 4 el 25 de marzo, los nuevos casos confirmados se contaban por decenas en los siguientes diez días, con el número más alto (76) el día 28 y la primer muerte al 29.

Pero entonces el efecto de la estrategia de “eliminación” comenzó a ser evidente.

La “burbuja” de contactos

A partir del 3 de abril, los nuevos casos confirmados se fueron reduciendo casi día con día hasta llegar a menos de diez por jornada. Incluso el día 23 hubo 0 nuevos contagios registrados.

Además de las campañas sobre lavado de manos y distanciamiento social, uno de los elementos que se han destacado de la estrategia de Nueva Zelanda fue la socialización en la “burbuja” de contactos.

A los neozelandeses se les pidió mantener el contacto solo con las personas que viven en sus casas, familiares o conocidos, y con ellos practicar todo tipo de actividades sociales para lidiar con el encierro.

Dos niñas jugando en casa

Getty Images
Los neozelandeses debían estar en casa y solo convivir con su “burbuja” de familiares o personas cercanas.

A partir de un momento, a los neozelandeses se les permitió extender ligeramente sus burbujas de contactos para incluir a familiares cercanos y personas que vivían en aislamiento, en el mismo pueblo o ciudad.

Las fallas a la observancia de la “burbuja” han sido controladas en Nueva Zelanda, donde una línea telefónica de la policía ha recibido decenas de reportes sobre personas con mal comportamiento.

Incluso uno de los miembros del gabinete de Ardern, el ministro de Sanidad David Clark, fue degradado de su puesto por haber dado un paseo familiar cuando ya estaba activa la cuarentena.

El ministro de sanidad neozelandés, David Clark.

Getty Images
El primer ministro de sanidad neozelandés, David Clark, expresó su arrepentimiento.

La primera ministra dijo que merecía el despido, pero que no era buen momento para hacerlo

La labor de Ardern

Nueva Zelanda tiene varios factores a su favor que le han facilitado la contención del virus, como el ser un país compuesto por dos islas mayores que fácilmente se pueden cerrar, así como tener una población relativamente pequeña: menos de 5 millones de habitantes.

También su sólida economía ha permitido canalizar paquetes de ayuda, tanto para empresas como para residentes, compensando la falta de turismo.

Estas condiciones pueden ser difíciles de encontrar en otros países para aplicar la estrategia de la “eliminación”.

Dos mujeres frente a computadores en Nueva Zelanda

EPA
Muchos neozelandeses pueden trabajar desde casa.

No obstante, la primera ministra Ardern también ha sido elogiada por el manejo de la emergencia.

Ha permanecido en contacto con la población durante el brote, abordando el impacto del encierro en la vida social y el bienestar mental de las personas, al tiempo que se ha abierto al escrutinio de la oposición.

Ha estado regularmente en Facebook, sonriendo y compartiendo fragmentos de su vida personal, pero nunca menospreciando la gravedad de la situación al responder las preguntas de las personas.

“Sé fuerte. Sé amable” es el lema con el que la primera ministra ha terminado casi todas sus apariciones públicas.

La primera ministra en una charla en redes sociales

Reuters
La primera ministra también se ha confinado en su vivienda, pero ha sostenido comunicación con la gente a través de redes sociales.

“Desde el principio, ha comunicado con cuidado y calma muchos problemas de salud complejos en torno al covid-19 allanando el camino para las decisiones del gobierno”, dice a la BBC Sarah Robson, periodista de Radio Nueva Zelanda.

“Debido a que se había comunicado claramente sobre la trayectoria en la que estábamos en términos del aumento en el número de casos, cuando Jacinda Ardern dijo que íbamos a estar encerrados, la gente entendió por qué“, añade.

El comité de respuesta a la pandemia está integrado por dos terceras partes de miembros de partidos opositores, y el otro tercio por funcionarios y legisladores afines.

Pero algunos periodistas han criticado sus sesiones informativas por no permitir suficiente tiempo para hacer preguntas, para aclarar puntos o cuestionar las declaraciones realizadas.

Analistas señalaron además que el país tiene un sistema de rastreo de contactos de riesgo de contagio débil, el cual es esencial para contener el virus.

señal en Wellington

Getty Images
Nueva Zelanda está listo para volver a la normalidad.

“La ciencia y el liderazgo deben ir de la mano”, le dijo a la BBC el profesor Michael Baker, de la Universidad de Otago y quien asesoró al gobierno con la estrategia de la “eliminación”.

“Lo que decía también tenía sentido y creo que la gente realmente confiaba en eso”.

*Con reportería de Joshua Cheetham

*Este artículo fue publicado originalmente el 27 de abril de 2020 y fue actualizado con motivo del fin de la mayoría de restricciones por el coronavirus en Nueva Zelanda.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.