Israel celebra unas elecciones anticipadas marcadas por la incertidumbre


Israel celebra mañana unas elecciones anticipadas marcadas por la incertidumbre sobre la formación de gobierno

Israel-política-elecciones-Netanyahu


Los sondeos vuelven a presentar una carrera muy igualada entre los partidos de Netanyahu y Gantz El partido de Lieberman se posiciona como figura clave para la formación del Ejecutivo de Israel

Israel celebrará este martes unas elecciones anticipadas en las que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, intentará lograr una mayoría que le permita formar gobierno, algo que no logró tras los comicios celebrados en abril y que parece complicado nuevamente en esta ocasión, según los sondeos publicados los últimos días.

Los israelíes volverán a ir a las urnas después de que Netanyahu no lograra acordar un Ejecutivo y optara por convocar nuevas elecciones antes de permitir al presidente, Reuven Rivlin, pasar el testigo a otra persona para que intentara formar gobierno.

En Israel, la población vota a una lista de candidatos al Parlamento, en el que posteriormente se forjan las alianzas.

Hasta la fecha ningún partido ha logrado una mayoría absoluta, lo que hace de la etapa postelectoral un elemento clave del proceso.

Lee más: Guerra y elecciones: el peligroso juego de Benjamin Netanyahu

Los sondeos apuntan que el partido Likud de Netanyahu se haría con cerca de 32 escaños –lejos de los 61 de la mayoría absoluta–, si bien su alianza con partidos ultraortodoxos y derechistas le permitiría rondar ese umbral.

En segundo lugar se sitúa el Partido Azul y Blanco, encabezado por el antiguo jefe del Ejército Benjamin Gantz, que recabaría también alrededor de 32 escaños. En abril ya obtuvieron 35 escaños cada uno.

Estos sondeos apuntan que el líder de Yisrael Beitenu, el exministro de Defensa Avigdor Lieberman, tendría otra vez un papel fundamental de cara a la formación de un Gobierno, duplicando además sus escaños de cinco a cerca de diez.

Las disputas entre Netanyahu y Lieberman –centradas en el apoyo al primer ministro de los ultraortodoxos, que se oponen al proyecto que respalda el líder de Yisrael Beitenu sobre el reclutamiento– provocaron la ruptura de las conversaciones y el adelanto electoral.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y su principal oponente en las próximas elecciones, el general retirado, Benny Gantz.(Fotos: Oded Balilty and JACK GUEZ / AFP)

De cara a las elecciones de este martes, el exministro de Defensa ya ha adelantado que no se unirá a un Ejecutivo liderado por Netanyahu, lo que dificultaría las expectativas del primer ministro de prolongar su mandato al frente del país.

Netanyahu, que ocupa el cargo desde 2009 –tras un mandato de tres años en los noventa–, ha superado este año a David Ben Gurión, padre fundador de Israel, como primer ministro con un mandato más largo al frente del país.

Según los sondeos, la coalición que integrarían el Likud y los partidos Yasmina, Judaísmo Unido de la Torá, Shas y Otzma Yehudi, se haría con cerca de 60 escaños, dejando en manos de Lieberman la posibilidad de dar viabilidad a la misma.

Más complicado lo tendría Gantz, que no podría recabar tantos apoyos.

Entre sus aliados naturales figuran la Lista Árabe Conjunta –que se haría con más de diez escaños y que en abril se presentó en dos partidos separados–, la Unión Democrática –creada tras la vuelta a la política del ex primer ministro Ehud Barak– y los laboristas, que tuvieron unos malos resultados en las anteriores elecciones.

Promesas de campaña

Ante esta situación, Netanyahu ha endurecido su discurso durante la campaña electoral y ha prometido anexionarse el Valle del Jordán y los asentamientos judíos en la ciudad cisjordana de Hebrón.

Entérate: El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, llama a Hezbolá y a Líbano a “tener cuidado”

Así, prometió poner bajo “soberanía israelí” todos los asentamientos israelíes en Cisjordania si es reelegido, al tiempo que ha aclarado que “un lugar al que se puede aplicar inmediatamente la soberanía israelí tras las elecciones es el Valle del Jordán”.

En respuesta, Jordania y la Autoridad Palestina rechazaron firmemente el plan de Netanyahu de anexionar al país el Valle del Jordán, advirtiendo de que con ello desatará una “peligrosa escalada” que alejará la paz.

Netanyahu ha recalcado además durante la jornada de este lunes que pretende anexionar los asentamientos judíos en la ciudad palestina de Hebrón, la más poblada en Cisjordania, en caso de imponerse en las elecciones. “Serán parte de Israel, pero necesito un mandato para ejecutar este plan”, ha dicho.

La relación con Trump

El primer ministro ha agregado además que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea anunciar los detalles de su plan de paz, conocido como el ‘acuerdo del siglo’, después de las elecciones.

Te puede interesar: El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, tiene un Trump bajo la manga

El proyecto de acuerdo, que ya ha sido rechazado por la Autoridad Palestina, es uno de los planes estrella de Trump en la región. El mandatario estadounidense ha expresado un firme apoyo a Netanyahu desde que llegara a la Casa Blanca.

En esta línea, aprobó tras las elecciones de abril una declaración en la que reconocía la soberanía israelí sobre los Altos del Golán, ocupados a Israel, y ha reconocido igualmente Jerusalén como capital israelí, ciudad a la que ha trasladado la Embajada estadounidense.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.