Opinión | La insoportable levedad del 0.1% | Newsweek México


Opinión | La insoportable levedad del 0.1%



Con el título de la obra más representativa de Milan Kundera publicada en 1984, represento parte de nuestro momento histórico económico, y es que dicha novela aborda temas filosóficos desde el punto de vista de cada uno de los personajes que viven la ocupación rusa de Checoslovaquia, la esencia de la obra trata la definición entre levedad y peso: “de tener que repetirse infinitamente un acontecimiento terrible, perdería parte de su esencia efímera y caería así en el peso, haciendo más imperdonables y pesadas las acciones cometidas. El hecho de que una decisión no puede ser de antemano comparada con otra hace que todo esté, al menos en parte, permitido y hasta perdonado.” ¹

Mucha tinta y bytes se han invertido en las últimas semanas en el tema y es que no es para menos, ya que de lo que hablamos, es del futuro de los mexicanos en su esfera económica y lo que se derive de ésta. Para empezar, el horno no está para bollos, el nivel de incertidumbre e inseguridad jurídica, ha mermado la confianza de inversores, tanto de infraestructura, como financieros nacionales e internacionales y este ambiente de desconfianza se empieza a reflejar en el movimiento económico cotidiano. Para empezar, está frenada la inversión y no parece que haya un futuro promisorio en este sentido, a menos que el presidente López Obrador cambie de tónica en su relación con los empresarios, prensa, poder legislativo y judicial, pero se ve muy difícil que esto suceda, ya que el estado de derecho está en entredicho, como él dijo ayer una cosa, hoy se enmienda la plana él mismo o hace quedar en ridículo a su gabinete, pero siempre con una alta dosis de intolerancia a los elementos jurídicos y legales que contrarían sus decisiones y quereres o bien, se afana en golpear, mermar, ridiculizar, atacar, despreciar, debilitar o sofocar a las instituciones y sus personas, con el fin de desaparecerlas y hacer unas a modo, finalmente siempre está la justificación del recurrente recurso y argumento, de que es por atacar y eliminar la corrupción y a quien no le parezca, es traidor a la transformación y los más altos ideales de la nación.

Los errores en la gestión pública, derivados de la curva de aprendizaje de los asuntos federales y la tozudez presidencial, ha cobrado sus primeras víctimas, donde se suman millones de mexicanos afectados por una draconiana reducción presupuestal, basada en la noble y aspiracional austeridad republicana, realizada con visos esquizofrénicos, porque igual se gasta y destruye capital y dinero fiscal en asuntos por demás innecesarios o contrarios a una sana disciplina fiscal o eficiencia presupuestal, como la inexplicable e inexistente venta del avión presidencial y su millonaria renta de hangar en el extranjero y el costo del arrendamiento financiero que se sigue pagando por la nave, la cancelación del NAIM y su altísimo costo de penalización con inversionistas y proveedores, que ascendió, en palabras del gobierno federal, a más de 100 mil millones de pesos. Para que nos demos una idea, hoy se están tomando más de 121 mil millones de pesos del Fondo de Estabilización para Contingencias en los Ingresos del gobierno federal, para cubrir este error, a la fecha no hay corruptos denunciados por el tráfico de influencias en esta obra, ni corrupción manifiesta, otra muestra son las inversiones millonarias en programas sociales, sin mediciones claras de sus resultados en beneficio de los más pobres, compra de estadios de beisbol, subejercicios presupuestales criminales contra el sistema de salud y afortunadamente están en suspenso obras ineficientes que deberían cuestionarse sus planteamientos y claro, estamos de acuerdo que se realicen grandes obras de infraestructura en el sureste mexicano, pero Dos Bocas, el tren maya y Santa Lucia son malos negocios para las finanzas de los mexicanos, habiendo miles de obras alternativas que pudieran evaluarse, ya que se requieren con urgencia y harían lucir muy bien a la Presidencia de la República si las retomara.

Al parecer nadie se ha cuestionado la autonomía, independencia o conveniencia del INEGI en este polémico resultado del PIB, ya que suponiendo sin conceder que sea real el resultado preliminar dado por la dependencia, es de todos sabido, que de haber sido en sus inicios una institución modelo a nivel internacional y haberse convertido en el templo de la información y alcanzar un prestigio superior sobre dependencias internacionales similares, tiene más de una década en decadencia y prestándose a manipular o manejar algunas cifras a contentillo del poder, para muestra la inflación súper controlada y baja, claro que no tiene una referencia cercana a los índices de los ochenta y noventa, pero creo que la realidad apabullante de los bolsillos de los trabajadores y las bolsa de las amas de casa, no han dejado de sufrir carencias e insuficiencia para sus compras, esto ha sido una realidad patente, que como dice el dicho “tanto va el cántaro al agua, hasta que lo revienta”, que tuvieron que modificar su metodología de inflación, sin embargo, creo que aun falta más para hacerlo un referente fiel de la realidad, pero es difícil en este contexto creer, que algunas instituciones u organismos autónomos, no cedan ante el poder, que algunos aún quieren seguir en el candelero presupuestal y pues pudieran congratularse con el Tlatoani de Macuspana haciendo su sagrada voluntad.

Lo relevante es que ya salgamos del falso dilema entre el desarrollo y el crecimiento, urge parar los mensajes poco serios o burlones de “estamos requeté bien…”, ya que ante una crisis mundial por la recesión en progreso que estamos experimentando y los errores internos de gobierno, con un acicate de un día sí y otro también, en promover desde le vértice del poder político la división de los mexicanos, todos estos elementos perniciosos hacen un peso especifico que nos sirve de lastre y nos pronostican una baja fuerte de varias rayitas en nuestros niveles y calidad de vida, la levedad de la percepción de la realidad no construye en nada a favor de sacar a México adelante.

¿Acaso nos acostumbramos a los mediocres crecimientos de 2% promedio de la última década prianista? o ¿tenemos que aceptar sin cortapisas y hasta celebrar que nos va requeté bien con este 0.1%? y vienen peores números, que se pronostican vendrán en 2020, ¿qué está haciendo o hará para revertir este escenario, nuestro capitán del barco llamado México?

¹ Rigo. (22 Jul 2016). Momoko. España. Una creación de Insomne &Maetr0. Recuperado de https://momoko.es/opiniones/la-insoportable-levedad-del-ser-analisis

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.