Ligan alto índice de masa corporal en adultos mayores con demencia


Alto índice de masa corporal en adultos mayores puede ocasionar adelgazamiento cerebral y demencia



Un grupo de científicos piensa que las personas con un alto índice de masa corporal, una cintura ancha y de más de 60 años podrían tener mayores probabilidades de presentar un signo de envejecimiento cerebral relacionado con la demencia.

Los investigadores, que publicaron sus conclusiones en la revista Neurology, estudiaron a 1,289 personas que tenían, en promedio, 64 años de edad. Al inicio del estudio, el equipo midió el índice de masa corporal y la circunferencia de la cintura de los participantes. Después de alrededor de 6 años, los investigadores dieron seguimiento a los participantes, quienes se sometieron a estudios de obtención de imágenes por resonancia magnética.

Del número total, 346 participantes tenían un índice de masa corporal normal, 571 tenían sobrepeso y 372 padecían obesidad. Entre el grupo de peso normal, la circunferencia promedio de la cintura fue de 33 pulgadas (83.82 cm), seguida por 36 pulgadas (91.44 cm) en el grupo de personas con sobrepeso, y de 41 pulgadas (104.14 cm) entre las personas con obesidad.

La demencia se puede prevenir con pasatiempos como leer y cantar, según científicos

El equipo descubrió que un índice de masa corporal más alto se relaciona con una corteza cerebral más delgada, lo cual se ha asociado en el pasado con la enfermedad de Alzheimer, que es la forma más común de demencia.

Se piensa que la enfermedad de Alzheimer adelgaza la corteza cerebral, lo que significa que los antiguos recuerdos se pierden. Se calcula que unos 5.8 millones de personas en Estados Unidos viven con Alzheimer.

Los datos revelaron que cada aumento de una unidad en el índice de masa corporal se relaciona con un adelgazamiento de 0.098 milímetros (mm) en la corteza cerebral. En el grupo de las personas con obesidad, esta proporción pasa a los 0.207 mm.

La demencia en las personas se triplicará para el 2050, de acuerdo a la OMS

La doctora Tatjana Rundek, de la Universidad de Miami y coautora del estudio, dijo en una declaración: “Las personas con una cintura más ancha y un mayor índice de masa corporal tuvieron mayores probabilidades de mostrar un adelgazamiento en el área de la corteza cerebral, lo que implica que la obesidad se relaciona con una reducción de la materia gris del cerebro.

Pie de foto:
Imagen de archivo de un médico sosteniendo la manobde un paciente de la tercera edad. Un grupo de científicos ha estudiado la relación entre la obesidad y el adelgazamiento de la corteza cerebral.
GETTY

“Estas asociaciones fueron especialmente fuertes en las personas de menos de 65 años, lo cual añade peso a la teoría de que el hecho de tener indicadores de mala salud en la madurez podría incrementar el riesgo de envejecimiento cerebral y de problemas con la memoria y con las habilidades de pensamiento más adelante en la vida”.

Rundek señaló: “En los adultos con un envejecimiento normal, el índice general de adelgazamiento del manto cortical es de entre 0.01 y 0.10 mm por década, y nuestros resultados indicarían que padecer sobrepeso u obesidad podría acelerar el envejecimiento del cerebro por al menos una década”.

Medicamentos para enfermedades respiratorias e intestinales, relacionados a casos de demencia

Podría decirse que los resultados son positivos, señaló Rundek. “Al perder peso, las personas podrían ser capaces de retrasar el envejecimiento de su cerebro y, posiblemente, los problemas de memoria y de pensamiento que conlleva el envejecimiento cerebral.

“Sin embargo, con el creciente número de personas con sobrepeso u obesidad que hay en el mundo, y con las dificultades que muchas de ellas tienen para perder peso, se trata, obviamente, de un problema de salud pública que se presentará en el futuro conforme estas personas envejezcan”.

Michelle R. Caunca, de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami y coautora del estudio, declaró a Newsweek: “Desde el punto de vista de la salud pública, la prevención del deterioro cognitivo patológico y de la demencia exige abordar los factores de riesgo modificables. Hacer frente a la obesidad, especialmente antes de la tercera edad, podría ser una forma en la que podamos reducir la carga de la demencia a una escala poblacional”.

“Nuestro estudio, al igual que otras investigaciones, indica que mantener un peso saludable en la vida antes de la tercera edad también podría influir en el envejecimiento cerebral más adelante en la vida. Sin embargo, es necesario realizar más investigaciones para confirmar esta relación”.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.