La desigualdad laboral también tiene cara de mujer


La desigualdad laboral también tiene cara de mujer



Según cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), realizada por el INEGI, Coahuila tiene una población no económicamente activa de más de 896 mil personas, de las cuales, el 71.2% son mujeres.

Del total de mujeres que viven en desocupación, el 24% son mayores de 60 años, sin embargo, más de 109 mil mujeres, un 17.5% están en la edad entre 20 y 29 años, lo que se podría considerar la edad más productiva en la vida de una persona.

La mayoría de las mujeres que no laboran en Coahuila se dedican, principalmente, a los quehaceres domésticos, el 73.5% del total, labor por la cual no reciben gratificación y la cual está arraigada profundamente en las costumbres. Por otro lado, el 17% de las mujeres que no trabajan se dedican a los estudios.

La encuesta también muestra la forma en que se desarrolla el empleo en las principales metrópolis, como Saltillo, la capital, donde las condiciones de desigualdad siguen permeando en cuestión de género.

Del total de personas económicamente activas, únicamente el 39.2% son mujeres, lo cual limita la libertad individual de ellas. Del mismo modo que en el estado, en Saltillo, la mayor cantidad de personas “paradas” son mujeres, llegando a un 72.5 por ciento.

Según la ENOE, la tasa de desocupación en el estado de Coahuila llega al 3.6%, 0.3 puntos porcentuales por arriba de la media nacional, que es de 3.3%, y 2.4 puntos porcentuales por arriba de la cifra más baja del país, la cual pertenece a Guerrero, con un 1.2 por ciento. Del total de personas desocupadas en Coahuila (896,453), más de 638 mil, el 95%, son mujeres.

El estado cuenta con una población ocupada de más de un millón 340 mil personas, no obstante, el 5.7% trabaja en condiciones de subocupación, correspondiente a las personas que trabajan menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y desean trabajar más horas. Además, un 35% se encuentra en informalidad laboral.

Estas situaciones también golpean de manera significativa a las mujeres, ya que este tipo de labores se restringen a los varones, siendo estos los que más se encuentran en subocupación dejando a las mujeres en un 38% de participación en esta actividad económica. Incluso, los hombres son los que más laboran en la informalidad, llegando únicamente al 47 por ciento.

También puedes leer: La niñez y los atroces riesgos que enfrenta

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.