Tiburones regresan a costa de California luego de trés décadas


Tras 30 años ausentes, tiburones regresan a las aguas de California

tiburones


En el último mes se ha detectado dos veces frente a la costa californiana a tiburones peregrinos, los segundos más grandes de los océanos modernos.

Parece que los tiburones peregrinos [Cetorhinus maximus] están regresando a las aguas de California después de un lapso de 30 años en el que apenas fueron vistos en la región.

Si bien es extremadamente difícil avistar estos gigantes apacibles –los segundos tiburones más grandes de los océanos modernos–, en el último mes han sido detectados en dos ocasiones frente a la costa californiana.

Turistas aterrorizados son puestos en cuarentena por brote de peste en Mongolia

En una entrevista con la revista The Argonaut, el capitán Skip Rutzick, director de The Duchess Yacht Charter Service en Marina del Rey, comentó:

“Fue un momento muy especial. En los últimos cinco años, he salido al mar mil veces y he topado con montones de ballenas, no sé cuántos miles de delfines, y el rarísimo pez luna [Mola mola]. Sin embargo, avistar un tiburón peregrino es una experiencia muy especial”.

Ocurridos el 31 de marzo y el 20 de abril, los dos avistamientos tuvieron lugar casi exactamente en la misma zona –a cinco o seis kilómetros frente a la costa sur de Malibú– y, en ambas incidencias, la tripulación de las embarcaciones implicadas hizo el registro del encuentro.

Con eobjeto de confirmar que realmente se trataba de tiburones peregrinos, los tripulantes mostraron sus imágenes al fotógrafo submarino y experto en vida marina Brad Wilbourn, quien, a juzgar por el comportamiento y el tamaño de los animales, determinó que, en efecto, los dos animales eran tiburones peregrinos que medían entre 6 y 7.5 metros.

“Se movían muy, pero muy despacio”, explicó Wilbourn a The Argonaut. “Los tiburones peregrinos son muy lentos y pesados, y esto se debe a que son filtradores pasivos, así que nadan con las fauces muy abiertas para atrapar tanto plancton como sea posible”.

A principios del siglo XX, los tiburones peregrinos solían formar grupos de cientos e incluso miles de individuos que se alimentaban con plancton frente a la costa de California.

No obstante, en la década de 1960, ese estado implementó programas de erradicación y pesca selectiva, los cuales causaron que sus poblaciones se redujeran de tal manera que, según informa la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), los tiburones peregrinos llegaron a quedar clasificados como una especie de “preocupación” en la región oriental del Pacífico norte.

Pero ahora, debido a los avistamientos ocurridos durante el último mes (apenas dos de los numerosos encuentros notificados en épocas recientes, en las inmediaciones de las islas del Canal, en California), varios expertos abrigan la esperanza de que los tiburones peregrinos regresen a esas aguas territoriales.

“Confío en que sea una señal de recuperación”, dijo Heidi Dewar, bióloga de NOAA y especialista en investigación de pesquerías, en una declaración para The Ventura County Star. “Con todo, debido a la variabilidad en los avistamientos, me parece que tendremos que aguardar unos años antes de poder afirmarlo con confianza”.

El Dr. Christopher Lowe, director del laboratorio de tiburones de la Universidad Estatal de California en Long Beach, señaló: “Han pasado 30 años desde la última vez que vimos poblaciones numerosas de tiburones peregrinos”.

Estos animales –que tienen más o menos el tamaño de un autobús, pues llegan a pesar hasta cuatro toneladas y alcanzan una longitud de hasta 10 metros– son una de las tres especies de escualos que se alimentan con plancton, por lo que deben abrir mucho sus fauces para filtrar tanta agua como sea posible.

A pesar de su tamaño, sabemos muy poco acerca de los tiburones peregrinos, aunque no suelen considerarse una amenaza para las personas.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.