Justicia exprés: policías, libres por arresto ‘mortal’ | Newsweek México


Justicia exprés: policías, libres por arresto ‘mortal’



Una semana bastó para esclarecer el caso del ex agente ministerial que murió al cabo de un arresto, mientras los cinco oficiales de la Policía Municipal involucrados en la detención, que fueron puestos a disposición del Ministerio Público y un Juzgado de Control, hoy fueron liberados de cualquier responsabilidad.
En la audiencia de vinculación o no a proceso, la juez Carla Otero dictó que no se acreditaba la acusación David R., Luis T. M., Fernando M. L., José D. S. y Pedro C. C.
La madrugada del jueves pasado, se informó que los elementos atendieron un reporte de violencia familiar en un domicilio de la colonia Villa Juárez, donde detuvieron a Leopoldo Soto, ex policía estatal.
Posteriormente, la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) informó que Soto Cortez murió en la Comandancia Sur. Más tarde, la corporación dio a conocer que no fue en el interior de la estación policíaca sino en el área de estacionamiento, donde los oficiales se dieron cuenta que ya no tenía signos vitales, lo cual corroboró el médico legista y se dio aviso a la Fiscalía General del Estado.
Horas después, Gilberto Loya, titular de la DSPM, ofreció una rueda de prensa para asegurar que los municipales actuaron en apego al protocolo, realizaron el arresto y el hombre, que había llegado en estado de ebriedad a su casa y ya había tenido una riña en un bar, opuso resistencia, aún así lo trasladaron a la comandancia y al tratar de bajarlo de la patrulla, ya no respiraba.
No obstante, la Fiscalía emitió un comunicado de prensa para notificar que la necropsia estableció que Leopoldo Soto falleció a causa de asfixia mecánica por estrangulamiento.
En una segunda rueda de prensa, Gilberto Loya expuso que eran cinco policías, los que atendieron el reporte y como el ex ministerial “se puso combativo”, lo sometieron y se lo llevaron detenido.
Ese mismo día, la Fiscalía informó que llamaría a los agentes involucrados y los pondría a disposición del Ministerio Público. El sábado siguiente, fueron presentados ante el Juzgado de Control.
La ahora viuda y uno de los hijos de Leopoldo Soto declararon que los municipales lo golpearon de manera severa y le aplicaron llaves, de tal manera que prácticamente lo mataron frente a ellos.
“Lo subieron a la patrulla en bulto y sí, yo llamé a la Policía porque él llegó tomado y se estaba poniendo muy violento, por eso hablé al 911 para que nos ayudaran pero no para que lo mataran”, señaló la esposa de Soto Cortez en la audiencia de formulación de imputación de cargos.
A partir del lunes que comenzaron las diligencias judiciales, los oficiales implicados señalaron que seguían órdenes de dos jefes de la corporación, quienes no se presentaron a declarar, uno porque estaba enfermo y el otro porque aún no regresaba de vacaciones.
Hoy, los agentes quedaron libres.
La Comisión Estatal de Derechos Humanos había informado que daría acompañamiento a la familia de Leopoldo Soto ante la gravedad de que un arresto derive en la muerte de un civil.
Soto Cortez tenía poco de haber salido de prisión, ya que junto con Jesús Ernesto Zubía Salas, ex oficial de la Policía Municipal, así como los policías estatales Juan Ascención Chacón Araujo y David Efrén Ortega Díaz, todos fueron suspendidos de sus cargos e inhabilitados para ejercer el servicio público por abuso policíaco.
El 20 de septiembre de 2017, se les sentenció por los hechos ocurridos el 11 de octubre de 2013, cuando causaron lesiones y amenazaron a un joven durante un operativo porque les molestó que los grabara con su celular.
A Soto y Ortega les dieron dos años de prisión por el delito de Ejercicio Ilegal del Servicio Público, y de seis meses para Zubía y Chacón, por Abuso de Autoridad.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.