La única vuelta atrás es a casa: dice Guaidó a venezolanos exiliados en Argentina


La única vuelta atrás es a casa: dice Guaidó a venezolanos exiliados en Argentina

Guaidó


Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por Washington y más de medio centenar de naciones, dio una rueda de prensa en Argentina donde estaban reunidos simpatizantes exiliados de su país.

Leer: Apoyo de aliados: Rusia y China vetan en la ONU proyecto a favor de elecciones libres en Venezuela

El día viernes, se reunió con el mandatario argentino, Mauricio Macri, en la residencia oficial, tras ser recibido con honores de jefe de Estado por el mandatario paraguayo, Mario Abdo.

“Anunciamos la vuelta a casa. La única vuelta atrás del proceso que ha iniciado Venezuela es la vuelta a casa de muchos venezolanos”, declaró Guaidó en rueda de prensa en la Cancillería argentina, cuyo titular, Jorge Faurie, recibió al visitante al pie del avión en Buenos Aires.

Este día sábado estará en Ecuador, buscando movilizar a la región sobre la necesidad de poner fin al mandato de Maduro, declarado “ilegítimo” por el Parlamento venezolano, y organizar nuevas elecciones para iniciar la “reconstrucción” del país.

– Vencer el miedo –

Maduro dijo hace unos días que Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora, debe “respetar la ley” y que si regresa al país “tendrá que ver la cara de la justicia”.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y la Fiscalía General, aliadas del gobierno, abrieron investigaciones contra Guaidó, acusándolo de “usurpación” de funciones y dictaron, además del impedimento de salida, el congelamiento de sus bienes. No obstante, hasta ahora no ha sido acusado formalmente.

“Su vida corre peligro porque no hay Estado de derecho en este país, pero Maduro no es bruto, sabe que está cercado. Guaidó no está solo, tiene el apoyo internacional, aunque no queremos una intervención militar”, expresó a AFP Solibet Hernández, comerciante de 46 años.

Para Luis Quintero, docente de 64 años, seguidor de Maduro, el opositor “apenas pise territorio venezolano debería de tener una orden de detención encima y tiene que ponerse a derecho”.

Juan Mariño, supervisor en un gimnasio, de 37 años, cree que, a pesar de eso, “lo mejor es venir y jugársela toda”. “Si Maduro lo encarcela va a levantar mucho polvo y puede que ojalá ocurra una intervención militar”, sostuvo.

“Toca vencer el miedo. Su regreso será una etapa crucial en el cambio que se avecina, Guaidó representa la esperanza. Cualquier acción que se tome en su contra puede traer graves consecuencias para la dictadura”, dijo a AFP Mauricio Marcano, de 32 años.

Para Seijas, Guaidó debe evitar ser puesto preso “subiendo los costos al gobierno”, lo que pasa por el respaldo de Estados Unidos y activar a la población.

– De la ilusión a la frustración –

Guaidó, de 35 años, se autojuramentó el 23 de enero luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” por asumir el 10 de enero un segundo mandato que -como gran parte de la comunidad internacional- considera ilegítimo y originado en una reelección “fraudulenta”.

“Si no regresa, la ‘causa’ opositora sufriría un importante revés que tendría que manejarse con mucho tino. La capacidad de acción de Guaidó internamente se reduce prácticamente a convocar concentraciones, y pronto no habrá ‘material’ para mantener ese ánimo”, advirtió Seijas.

Guaidó

Imagen: AFP

Daniel Acosta, universitario de 24 años, dice confiar en “lo que Guaidó está haciendo”, pero reconoció que “si no viene sería una nueva frustración” para muchos.

Guaidó, a quien Maduro acusa de ser un títere de Estados Unidos, fue detenido el 13 de enero durante casi una hora por el servicio de inteligencia, episodio condenado por varios países y del que el gobierno se desmarcó, asegurando que los agentes actuaron unilateralmente.

Yamila Vargas, ama de casa de 51 años, afirma que “si esta vez lo llegan a tocar, detrás hay una maquinaria increíble que va a continuar lo que empezó”. “Esto no nació para morir”, agregó.

(Con información de AFP).

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.