Minirranas de Madagascar: Los anfibios recién descubiertos que caben en una uña


Minirranas de Madagascar: Caben en una uña y son completamente nuevas para la ciencia



Las ranas de tamaño minúsculo conforman un fascinante pero poco comprendido grupo de anfibios. Han sido extremadamente proclives a la subestimación taxonómica debido a que, cuando adquieren un tamaño corporal pequeño al evolucionar, comienzan a parecerse notablemente unas a otras, por lo que es fácil subestimar su verdadera diversidad.

Como parte de mi licenciatura, he estudiado a las ranas y a los reptiles de Madagascar, una isla del Océano Indico un poco más grande que Francia. En ella, existen más de 350 especies de ranas, en la que posiblemente constituye la mayor diversidad de ranas por kilómetro cuadrado de cualquier país del mundo. Y muchas de esas ranas son extremadamente pequeñas.

Hemos hecho una aportación al conocimiento de estas pequeñas especies al describir a cinco especies nuevas como pertenecientes al grupo de ranas comúnmente conocidas como “ranas de boca estrecha”. La más grande de ellas cabe perfectamente en la uña de un dedo pulgar. La más pequeña es tan solo un poco mayor que un grano de arroz.

Hemos bautizado a tres de estas nuevas especies como “Mini”, un grupo totalmente nuevo para la ciencia. Cuando un grupo completo o “género” como este es nuevo para la ciencia, tiene que ser nombrado para que la información sobre él pueda reunirse bajo un encabezado común. También queríamos divertirnos un poco. Por ello, llamamos a las especies Mini mum, Mini scule y Mini ature (juegos de palabras en inglés que significan “mínimo”, “minúsculo” y “miniatura”). Los ejemplares adultos de las dos especies más pequeñas (Mini mum y Mini scule) miden entre 8 y 11 mm, e incluso el miembro más grande del género, la Mini ature, con sus 15 mm, cabe en la uña del dedo pulgar y le sobra espacio.

Las otras dos nuevas especies, Rhombophryne proportionalis y Anodonthyla eximia, también miden entre 11 y 12 mm, y son mucho más pequeñas que sus parientes más próximos.

Las ranas que identificamos pertenecen a tres diferentes grupos que no se relacionan estrechamente entre sí, y han evolucionado independientemente hasta alcanzar un tamaño corporal muy pequeño.

Nuestros hallazgos nos indican que la evolución del tamaño corporal de las ranas miniatura de Madagascar ha sido más dinámica de lo que se pensaba anteriormente. Y es de esperarse que los estudios futuros arrojen luz sobre la interacción entre la ecología y la evolución de estas ranas notablemente diversas.

Ranitas

La especie de las “ranas de boca estrecha” es parte de una familia muy diversa que se encuentra en todos los continentes, con excepción de la Antártida y Europa. Sin embargo, las ranas que encontramos en la isla pertenecen a la subfamilia Cophylinae, que es endémica de Madagascar. Esta subfamilia cuenta con una diversidad particularmente grande de especies miniaturizadas que, debido a su pequeño tamaño, habían sido atribuidas históricamente al género único Stumpffa.

Aunque la mayoría de las ranas de boca angosta son de pequeñas a moderadamente grandes, muchas de ellas son minúsculas, entre ellas, la más pequeña del mundo, la Paedophryne amauensis de Papúa Nueva Guinea. El tamaño de un ejemplar adulto es de 7.7 mm, es decir, más o menos el tamaño de un caramelo Tic Tac.

Lo que resulta notable es que las ranas más pequeñas han evolucionado para reducir su tamaño una y otra vez, con frecuencia, varias veces en una sola región, como lo señalamos en este nuevo estudio. Esto significa que el hecho de ser una rana muy pequeña debe tener algún tipo de ventaja o que debe existir algo que permita que las ranas pequeñas sobrevivan, se desarrollen y se diversifiquen.

Lo que encontramos

La Mini mum proviene de Manombo, en el este de Madagascar. Es una de las ranas más pequeñas del mundo y alcanza un tamaño en la edad adulta de 9.7 mm en los machos y 11.3 en las hembras. Cabe perfectamente en la cabeza de una chincheta.

La Mini scule de Sainte Luce en el sureste de Madagascar es ligeramente más grande y tiene dientes en la mandíbula superior.

La Mini ature de Andohahela en el sureste de Madagascar es más grande que las dos anteriores, pero tiene una constitución similar.

Descubren fósiles de arañas de 110 millones de años cuyos ojos siguen brillando

La Rhombophryne proportionalis de Tsaratanana, en el norte de Madagascar, es única entre las ranas miniaturizadas de esa isla debido a que es una enana proporcionada, lo que significa que tiene las proporciones de una rana grande, pero mide solo unos 12 mm. Esto es muy poco usual entre las ranas pequeñas, que generalmente tienen ojos grandes, cabezas de gran tamaño y otras características que son parecidas a las de los bebés, por lo que se les denomina “pedomorfismos”.

La Anodonthyla eximia de Ranomafana en el este de Madagascar es característicamente más pequeña que cualquier otra especie de Anodonthyla. Vive en la tierra, lo que constituye una prueba de que la miniaturización y el hecho de vivir en la tierra podrían tener una relación evolutiva. Quizás el hecho de volverse realmente pequeñas hace que les resulte verdaderamente difícil permanecer en lo alto de los árboles.

Buscando a las ranas

Encontrar pequeños ranas entre las hojas es un trabajo muy difícil. Solemos pasar meses en el bosque, en condiciones muy difíciles, tratando de hallar ranas y reptiles. Debido a su tamaño, las ranas pequeñas son excepcionalmente difíciles de encontrar, por lo que el truco consiste en escuchar su llamado y seguirlas.

Sin embargo, los machos que emiten el llamado suelen hallarse debajo de una o dos capas de hojas, y dejan de llamar ante la más mínima perturbación. Cuando finalmente nos fue posible hallar una rana, grabamos su llamado y luego intentamos atraparla, lo cual es una empresa muy difícil.

También existen otros desafíos. Los ciclones suelen azotar la costa este de Madagascar en la temporada de lluvias,entre diciembre y marzo, lo cual puede hacer que las búsquedas se vuelvan aún más difíciles. Encontramos a la Anodonthyla eximia muy temprano por la mañana, después de una noche terrible, cuando un ciclón arrasó la mayor parte del campamento. Unas pésimas condiciones para los biólogos pueden ser condiciones inmejorables para las ranas.

Madagascar es un tesoro de biodiversidad. Conocemos cientos de especies de reptiles y anfibios de la isla y, debido a que tenemos información del ADN de muchas especies que aún no tiene nombre, también tenemos una idea de lo mucho que ignoramos sobre esa diversidad.

Este es uno de los mejores lugares del mundo para estudiar a los reptiles y a los anfibios, así como sus procesos evolutivos. Sin embargo, sabemos que estamos trabajando en un marco temporal muy estrecho. La selva de Madagascar se reduce a un ritmo sorprendente. Es uno de los países más pobres, y con una población creciente, la selva satisface gran parte de las necesidades humanas. El trabajo de conservación en el país se intensifica, pero aún hay un camino muy largo que recorrer antes de que podamos considerar que las especies como Mini mum y Mini scule estarán seguras en el futuro inmediato.

Mark D. Scherz es candidato a la licenciatura de la Universidad Técnica de Braunschweig en Alemania.

Este artículo está reproducido de The Conversation bajo licencia de Creative Commons.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.