Feminicidios: el extremo de la violencia misógina | Newsweek México


Feminicidios: el extremo de la violencia misógina



El asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer es la máxima expresión de la violencia misógina: el extremo de una cultura discriminatoria basada en estereotipos que perpetúan la inequidad de género.

Misoginia: del griego misogynía

 de miso ‘odio’ y gyné ‘mujer’

 

Si bien desde 1974 se estableció en el artículo 4º de la Constitución mexicana que “el varón y la mujer son iguales ante la ley”, el reconocimiento de los delitos contra la mujer se dio hasta 2007, con la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, donde se reconoce el concepto de violencia feminicida como una “forma extrema de violencia de género”.

En 2010 inició la tipificación del feminicidio en los estados (Guerrero y la Ciudad de México fueron los primeros) y en 2012 en el Código Penal Federal. Para este 2018, las 32 entidades federativas tienen tipificado este delito, aunque no se encuentran armonizados con el Código Penal Federal.

Pese a los avances en el marco normativo, México atraviesa por una de las épocas más violentas de su historia reciente y las estadísticas mediante las que se pueden identificar las agresiones en contra de las mujeres por razones de género año tras año acumulan cada vez más víctimas.

 

 

De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), durante 2017, en Coahuila se abrieron nueve carpetas de investigación por el delito de feminicidio.

Durante este 2018, hasta el mes de agosto, se registraron cuatro casos; con ello, entre 2015 y agosto de este año, el SESNSP registró un acumulado de 43 feminicidios.

 

 

A nivel nacional, durante el mismo periodo, se registraron 2,231 feminicidios. Sin embargo, estas cifras solo son eso: carpetas de investigación que se abrieron, por lo que no bastan para cuantificar esta problemática social.

 

 

La información sobre los homicidios de mujeres registrados por el Inegi revela que las defunciones femeninas con presunción de homicidio se encuentran muy por arriba de las cifras del SESNSP.

En 2017, en todo el país se registró la muerte de 3,324 mujeres a causa de agresiones, 941 muertes más que en 2016, cuando hubo 2,813 asesinatos con estas características.

En Coahuila se tiene registro de que, en 2017, 41 mujeres perdieron la vida a causa de agresiones. En 2016 esta cifra ascendió a 42 homicidios y en 2015 fueron 62, con lo cual, en tres años se tiene un acumulado de 145 homicidios de mujeres a causa de agresiones.

 

 

Si bien se observa que, comparados con 2015, los asesinatos de mujeres bajo estas características disminuyeron, las circunstancias bajo las cuales ocurren son cada vez más violentas.

De los 145 homicidios que se registraron durante los últimos tres años, 65 de ellos fueron perpetrados con armas de fuego y destaca que 24 casos ocurrieron en la vivienda y 20 en las calles o en las carreteras. El 33% de estos asesinatos ocurrieron en la vivienda de las víctimas.

 

Pixabay

Asimismo, se reporta que, en nuestro estado, 17 mujeres fueron estranguladas hasta la muerte, ocho de estas agresiones ocurrieron en 2017, mientras que, entre 2015 y 2017, 16 asesinatos a mujeres se cometieron con objetos cortantes y seis de ellos ocurrieron el año pasado.

De igual forma, cuatro mujeres fueron agredidas con humo, fuego y llamas hasta quitarles la vida, y cinco, con algún objeto sin filo, es decir, fueron golpeadas hasta la muerte.

 

 

Respecto a la edad de las víctimas, la mayoría tenían entre 20 y 24 años, ya que el 18% (26 casos) de quienes fueron asesinadas bajo esta situación entre 2015 y 2017 se encontraban en ese rango de edad.

Le siguen las adolescentes que tenían entre 15 y 19 años que, con 14 asesinatos, en este grupo etario se concentró el 10% del total. En suma, el 28% de las defunciones con características feminicidas se concentró en mujeres de entre 15 y 24 años.

De igual forma, fueron víctimas de un asesinato con características misóginas 36 mujeres coahuilenses que tenían entre 30 y 39 años, el 25% del total.

 

 

Como ya se mencionó, los feminicidios se encuentran en el extremo de las conductas misóginas, sin embargo, hay miles de mujeres que día a día viven una realidad violenta y son víctimas de agresiones que violan sus derechos humanos, especialmente su derecho a una vida libre de violencia.

La información que genera la Secretaría de Salud permite conocer la atención que se le otorgó a las pacientes que fueron víctimas de agresiones.

De acuerdo con los datos de la Secretaría, durante 2017 en todo el país, acudieron a pedir atención médica 105 mil 129 mujeres que fueron víctimas de violencia o de trata de personas.

En Coahuila, esa cifra ascendió a 1,198 mujeres, de las cuales 929 fueron víctimas de violencia familiar. El 80% de ellas manifestó que fue agredida en su domicilio y un 9% en la vía pública.

 

 

En 199 casos de atención médica se registró que la víctima ya había sido violentada anteriormente.

Los informes médicos revelaron que la principal consecuencia derivada de un acto de violencia contra las mujeres es el malestar emocional, ya que así fueron diagnosticadas el 38% de las pacientes.

También se registró que las consecuencias principales para otro 14% fueron los trastornos de ansiedad, del estado de ánimo, psiquiátricos y depresión.

Las contusiones, un indicador de que fueron golpeadas, ocuparon el segundo lugar en cuanto a la principal consecuencia de la violencia; por este motivo fueron atendidas 290 mujeres, el 24% del total.

Adicionalmente, el 10% de las pacientes atendidas presentó heridas, laceraciones y luxaciones; once mujeres fueron violadas y como consecuencia de esta violación resultaron embarazadas o con una enfermad de transmisión sexual.

En un análisis por tipo de violencia, la más recurrente es la violencia física, ya que así se registró en 829 casos de atención médica, seguida de la violencia psicológica, con 380 casos; la violencia sexual, con 244; la violencia económica, con 21, y el abandono o negligencia a alguien que no se puede valer por sí misma, con 12 casos.

 

 

Similar a la edad de quienes fueron asesinadas bajo condiciones de violencia misógina, el 36% de las mujeres víctimas de violencia que acudieron a recibir atención médica en 2017 tenían entre 15 y 24 años, mientras que el 27% tenía entre 25 y 34 años.

 

 

En cuanto a la edad de las mujeres que fueron víctimas de la violencia sexual, el 33% eran adolescente de entre 15 y 19 años. El segundo lugar lo ocupan niñas: 15% de quienes fueron violentadas sexualmente tenían entre 10 y 14 años. Finalmente, un 3% eran menores de nueve años.

De esta manera, 50% de las víctimas coahuilenses de la violencia sexual son menores de 19 años.

 

 

Quiénes las agreden? De acuerdo con la Secretaría de Salud, en Coahuila, el agresor es, en el 62% de los casos, la pareja sentimental (cónyuge, pareja o novio).

Asimismo, un 8% de los agresores fue algún miembro de la familia de la víctima, mientras que otro 8% de los agresores era algún conocido. Destaca que en el 15% de los casos el agresor fue algún desconocido.

Para este efecto, la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 (ENDIREH) presenta datos reveladores sobre la violencia en las relaciones de pareja.

Este ejercicio estadístico refiere que, en 2016, a nivel nacional, el 52% de las mujeres con 15 años y más declararon que su pareja o expareja reacciona violentamente cuando se enoja.

En Coahuila esta cifra involucró a más medio millón de mujeres (531 mil 798), el 50% de las mujeres de 15 años y más.

De ese total, el 39% aseguró que cuando su pareja o expareja se enoja, le grita, la ofende, la insulta, la golpea o avienta objetos, la jalonea y la agrede físicamente.

 

 

El mismo comportamiento se presentó al analizar el tipo de violencia:

  • La violencia física fue lo que más incrementó. Mientras que en 2006 el 18% de las mujeres coahuilenses declararon haber sido víctimas de este tipo de violencia, para 2016 incrementó 14 puntos porcentuales, ya que sí lo declaró el 32 por ciento.
  • De la violencia sexual fue víctima el 41% de mujeres coahuilenses mayores de 15 años, comparado con el 39% que se registró en 2006, esta proporción incrementó 2 puntos porcentuales.
  • Así mismo ocurrió con la violencia emocional, que pasó de victimizar al 37% de las mujeres en 2006 a 49% en 2016.
  • La violencia patrimonial o económica (que incluye aquella donde el agresor es la pareja, expareja o cualquier familiar; la discriminación en el trabajo en los últimos 12 meses, y la discriminación por razones de embarazo en algún trabajo en los últimos cinco años) pasó de 28% al 35% entre 2006 y 2016.

Además de ser una violencia que trasciende, es una violencia impune. De acuerdo con los datos de la Secretaría de Salud, del total de  mujeres víctimas de violencia que acudieron a recibir atención médica, no se dio aviso al Ministerio Público en 85 casos, y en 235 se desconoce.

De esta manera, la violencia de género parece ser una conducta cada vez más generalizada y poco atendida.

 

La violencia de género parece ser una conducta cada vez más generalizada y poco atendida

El contraste de las cifras que se reportan en la incidencia delictiva y las que se observan en las estadísticas de homicidios por agresiones es abismal: entre 2015 y 2018, frente a los 145 asesinatos de mujeres de manera violenta que reportó Inegi, de acuerdo con el SESNSP solo se abrieron 39 carpetas de investigación.

Es decir, únicamente tres de cada 10 asesinatos violentos de mujeres que ocurrieron durante ese periodo en Coahuila fueron tipificados como feminicidios.

 

 

Parecería la magnitud de los feminicidios en el país no ha sido suficiente para reconocer la dimensión de la violencia de género que viven las mujeres mexicanas.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.