Acusaciones de corrupción, reforma educativa y salario mínimo, los temas polémicos del tercer debate


Acusaciones de corrupción, reforma educativa y salario mínimo, los temas polémicos del tercer debate

debate


José Antonio Meade, Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador y Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, dialogaron y se atacaron en temas de corrupción, asignación de contratos, economía y educación.

Dotar de un mayor ingreso a los mexicanos fue parte central del tercer debate presidencial, realizado en el Museo del Mundo Maya, en Mérida, Yucatán, aunque cada candidato señaló vías diferentes para lograrlo.

El candidato de la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC) Ricardo Anaya señaló que se debe dotar a los mexicanos de un salario básico universal, no aumentar impuestos y eliminar el pago de ISR para quienes ganan menos de 10 mil pesos al mes.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, coincidió con Anaya en no aumentar los impuestos, pero centró su propuesta de mejorar la actividad productiva del país combatiendo la corrupción para ahorrar entre 300 mil a 500 mil millones de pesos al año, que serían utilizados para  impulsar actividades productivas.

Dijo que plantearía que se mantuviera el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, “no debe convertirse en una fatalidad, porque tenemos mucha riqueza”.

José Antonio Meade propuso mayor igualdad para hombres y mujeres para cerrar la brecha, para lo que dijo debe haber más estancias y guarderías de tiempo completo.

Propuso seguridad social para las mujeres trabajadoras del hogar que sea deducible para los patrones.

Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, propuso incrementar el ingreso básico a 350 pesos diarios, no desaparecer el salario mínimo, pero sí acabar con el asistencialismo porque dijo, “hay mucha gente floja en el país”.

La reforma educativa… sí, pero con cambios

La continuidad de la reforma educativa fue el tema principal del segundo bloque del debate.

El candidato del Frente, Ricardo Anaya, aseguró que la reforma aprobada está muy mal implementada, pero rechazó cancelarla pues esto, implicaría vender plazas y ascensos.

Reprochó que la Secretaría de Educación Pública, bajo el mando de Aurelio Nuño, actual coordinador de campaña de Meade, gastara 1,936 millones de pesos en publicidad y no en capacitación a docentes.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia reiteró que cancelaría la esencia reforma educativa por considerarla punitiva para lo docentes, aunque dijo, continuaría con la evaluación de los docentes, pero sin fines de persecución.

“Yo estoy en contra de la reforma educativa, no obedece a nuestra realidad y no resuelve el atraso”, dijo López Obrador.

El candidato del PRI, advirtió que cancelar la reforma sería “echar por la borda” oportunidades para los estudiantes como la posibilidad de estudiar inglés.

“Por favor por sus hijos no lo ponga (a López Obrador) cerca de la educación”, dijo Meade.

“López Obrador dijo que el único que vende plazas es el secretario de Educación y es de ustedes de la mafia del poder”, dijo el tabasqueño señalando a Meade y Anaya.

En tanto, Jaime Rodríguez señaló que los padres de familia tienen que involucrarse en la educación de los niños y además se les debe “regresar el poder” a los maestros.

“No todos son apoyos del gobierno, los padres deben dejar de ser alcahuetas con los hijos… se tiene que escuchar a los maestros ninguna reforma tiene que ser a chaleco”, dijo el candidato independiente.

Las acusaciones

López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade se acusaron mutuamente de corrupción.

“Te has convertido en lo que tanto criticabas. Como los del (oficialista) PRI ya tienes tus contratistas favoritos”, le recriminó Anaya a López Obrador al acusarlo de haber asignado contratos sin licitación cuando fue alcalde de Ciudad de México, entre 2000 y 2005.

“No tiene sentido lo que planteas, yo no soy corrupto. No soy corrupto como tú”, respondió López Obrador a Anaya, quien marcha en segundo lugar en los sondeos.

Anaya también acusó al gobierno de orquestar una campaña en su contra y amenazó con investigarlo en caso de ganar las elecciones.

“He sido blanco de una campaña brutal de ataques, mentiras, porque me atreví a decir que cuando yo sea presidente de México habrá una fiscalía autónoma que investigue al presidente y su participación en los escándalos del sexenio”, dijo.

“Aquí el único indiciado en un delito es Ricardo”, respondió Meade al referirse a las acusaciones por presunto lavado de dinero que han golpeado la campaña de Anaya.

“Con todo esto que han invertido en noticias falsas, a lo mejor logren convencer a la gente, quizá al final de la película crean que tú y Peña Nieto son los buenos y yo soy el malo. Si no los logran convencer, ustedes van a enfrentar la justicia”, le advirtió Anaya.

En medio de ese cruce de declaraciones, López Obrador se refirió a la ventaja que mantiene en las encuestas.

“Yo qué culpa tengo de que ustedes estén empatados hasta abajo y piensan que aquí en el debate van a remontar 30 puntos que les llevo. Entiendo que estén desesperados pero serénense”, dijo el aspirante al sillón presidencial.

Con información de Animal Político y AFP.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.