Así es como los astrónomos descubrieron la estrella más lejana jamás vista


Así es como los astrónomos descubrieron la estrella más lejana jamás vista



En mayo del 2016, astrónomos pudieron mirar a 9 mil millones de años luz a través del universo y encontraron la estrella individual más distante jamás identificada: MACS J1149 Lensed Star 1 (LS1), apodada Ícaro. Para hacerlo, según un nuevo artículo publicado el lunes en Nature Astronomy, combinaron el poder del Telescopio Espacial Hubble de la NASA con un efecto natural que hace que los objetos distantes parezcan mucho más brillantes de lo habitual: lentes gravitacionales.

“Por primera vez, estamos viendo una estrella normal individual, no una supernova, ni una explosión de rayos gamma, sino una única estrella estable, a una distancia de nueve mil millones de años luz”, dijo en un comunicado el coautor Alex Filippenko, un astrónomo en la Universidad de California, Berkeley. “Estos lentes son increíbles telescopios cósmicos”.

Las lentes que Filippenko menciona no son grandes equipos fotográficos. Las lentes gravitacionales son objetos grandes en el espacio, y las lentes gravitacionales son la técnica que magnifica las estrellas y galaxias distantes. Los objetos “supermasivos” tienen una gravedad tan fuerte que deforma el universo a su alrededor, incluida la luz, doblándolo de la misma manera que una lupa. Eso significa que cuando la galaxia perfecta pasa entre la Tierra y un objetivo, los astrónomos tienen una breve ventana durante la cual pueden capturar una imagen inusualmente detallada.

LEE TAMBIÉN: ¿Comida a partir de excremento? La NASA lo prepara para sus astronautas

Por lo general, los astrónomos no pueden identificar estrellas individuales a más de 100 millones de años luz de distancia. Las lentes gravitacionales dependen de la buena suerte, y hacen que las estrellas sean mucho más fáciles de detectar, haciéndolas ver fácilmente unas 50 veces más aunque, en este caso, la estrella se amplió 2,000 veces.

El efecto del lente particularmente fuerte creó lo que los astrónomos llaman un anillo de Einstein, un tipo inusual de lente gravitacional en el que la luz doblada forma un anillo. La estrella en este caso está tan lejos que los científicos en realidad no vieron el anillo de Einstein como un anillo. En cambio, el fenómeno hizo que la estrella fuera lo suficientemente brillante como para verse en las imágenes tomadas por el Telescopio Espacial Hubble.

“Hay alineaciones como esta en todas partes mientras las estrellas o estrellas de fondo se mueven alrededor de las galaxias, ofreciendo la posibilidad de estudiar estrellas muy distantes que datan del universo primitivo, así como hemos estado usando lentes gravitacionales para estudiar galaxias distantes”, dijo Filippenko en el comunicado. “¡Para este tipo de investigación, la naturaleza nos ha proporcionado un telescopio más grande de lo que posiblemente podamos construir!”

Mientras esas alineaciones se mezclan, Filippenko y sus coautores piensan que pueden captar una imagen aún más nítida de Ícaro, tal vez con la estrella magnificada cinco veces más de lo que se vio en el mejor punto de este evento.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.