Murió Stephen Hawking, el científico que desafió a la Iglesia y soñó con vivir en el espacio


Stephen William Hawking murió este martes 13 de marzo a los 76 años.

El científico británico tomó la estafeta de grandes teóricos de la física. Nació el día en que se cumplieron 300 años de la muerte de Galileo Galilei y, tal como ocurrió con el pensador italiano, las conclusiones de su trabajo científico representaron un desafío a los dogmas de fe, sobre todo por cuestionar cuál fue el origen del universo.

Durante gran parte de su vida, Hawking padeció esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que paralizó su cuerpo y lo mantuvo en una silla de ruedas, pero eso no interfirió con su capacidad intelectual,  ya que sus aportaciones teóricas para el estudio del tiempo, el espacio y los “agujeros negros” le permitieron ser reconocido tanto en el ámbito académico como en expresiones de la cultura popular.

Las investigaciones que llevó a cabo se enfocaron en explicar el cosmos, labor que dijo era menos complicada que entender a las mujeres, con la teoría de la relatividad general de Einstein y la mecánica cuántica. En el 2010, en su libro El Gran Diseño, que escribió junto al físico estadounidense Leonard Mlodinow, estableció que Dios no creó el universo, porque “existe una ley como la gravedad”, y el universo “pudo y se creó de la nada”.

“Creación espontánea, es la razón por la que el universo y la humanidad existen”, mencionó en una entrevista con el periodista Larry King. “La ciencia está respondiendo cada vez más las preguntas que solían ser de la esfera de la religión. El reporte de la ciencia es completo. La teología es innecesaria”, agregó.

De acuerdo a Hawking, en una ocasión el Papa Juan Pablo II le pidió que no intentara encontrar el origen del Universo, porque el momento de la creación fue por la intervención de Dios. “No me gustó el pensamiento de poder ser entregado a la Inquisición como Galileo”, bromeó el físico británico durante una visita a Hong Kong, en el 2006.

Ya como una “celebridad científica”, tras descubrir en la década de 1970 que los “agujeros negros” emiten radiación, y publicar en 1988 el libro Breve Historia del Tiempo: Del Big Bang a los Agujeros Negros, que vendió más de 25 millones de copias en todo el mundo, Hawking llegó a intervenir en programas como Los Simpson o Viaje a las Estrellas, y en una canción de la banda Pink Floyd, Keep Talking, según el sitio Biography.com.

Estas incursiones en la cultura pop contribuyeron a forjar el mito de que Hawking, quien nació el 8 de enero de 1942 en Oxford, Inglaterra, fue una especie de “estrella de rock” de la física.

“Estoy seguro de que mi discapacidad tiene relación con el hecho de que sea tan conocido. La gente está fascinada por el contraste entre mis facultades físicas muy limitadas, y la vasta naturaleza del universo que trato.

“No le pongo mucha atención a la forma en que me describen los periodistas. Sé que es una exageración de los medios. Ellos necesitan una figura como la de Einstein. Pero que me comparen con Einstein es ridículo. Ellos no entienden bien el trabajo de Einstein, o el mío”, expresó en una entrevista publicada en el sitio www.hawking.org.uk.

Desde 1979 hasta octubre del 2009, Stephen William fue profesor Lucasiano o titular de la cátedra de matemáticas en la Universidad de Cambridge, cargo que ocupó Sir Isaac Newton de 1669 a 1702. Respecto al científico que describió la ley de gravitación universal, en una ocasión le preguntaron a Hawking: si tuvieras la oportunidad de conocer a Newton o a la actriz Marilyn Monroe, ¿a quién elegirías? El Doctor en física teórica prefirió a la rubia de La comezón del séptimo año.

Durante 1962, cuando tenía poco más de 20 años, Hawking se graduó de la Universidad de Oxford, con resultados sobresalientes. Pero también comenzó a tener dificultades para cumplir con tareas simples, como atar los cordones de sus zapatos. Los médicos le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad que afecta las neuronas motoras hasta provocar parálisis, y le aseguraron que sólo viviría un par de años más.

Pero el pronóstico fue equivocado, ya que trabajó durante varias décadas en los campos de la física, las matemáticas, la cosmología y la astronomía, hasta obtener reconocimientos como su ingreso en 1974 a la Royal Society, la sociedad científica con más prestigio del Reino Unido. Su fundación data de 1660 y en ella participaron personajes como Newton, Charles Darwin y Albert Einstein.

Lo que resultó inevitable fue que el padecimiento que también es conocido como enfermedad de Lou Gehrig afectara la capacidad de Hawking para desplazarse, y que con los años tuviera que usar una silla de ruedas y un sintetizador de voz que hablara por él (con acento estadounidense). En un principio, este aparato funcionó con un teclado, pero cuando Hawking perdió movilidad en sus dedos, tuvo que accionarlo con un sensor conectado a su mejilla.

En esta condición, ya con la mayor parte de su cuerpo paralizado, a los 65 años de edad, Hawking experimentó la gravedad cero en un avión Boeing 727 que fue adecuado para la ocasión, en abril del 2007. “Fue maravilloso”, declaró el científico en Cabo Cañaveral, Florida. Su fotografía flotando sin silla de ruedas se publicó en medios de todo el mundo. En ese entonces ya había confirmado su participación en un proyecto de la empresa Virgin Galactic para hacer turismo espacial, junto a otras personalidades.

“Creo que el futuro a largo plazo de la raza humana debe estar en el espacio”, dijo Hawking en una entrevista exclusiva con Becky Anderson, de CNN, en octubre de 2008.

En julio del 2009, Stephen Hawking fue galardonado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con la Medalla Presidencial de la Libertad. Antes, en 1989, recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Otro de sus reconocimientos es la orden de comendador del imperio británico, que recibió en 1982.

Robert, Timothy y Lucy son los nombres de los tres hijos que tuvo Hawking con Jane Wilde, la mujer que le brindó su apoyo cuando comenzó a manifestarse la Esclerosis Lateral. Estuvo casado con ella de 1965 a 1991, hasta que se divorciaron. Después se casó en 1995 con Elaine Mason. Además de ser su enfermera, Elaine era exesposa de David Mason, el hombre que diseño su sintetizador de voz electrónico.  El cosmólogo relativista se divorció de ella en el 2006.

“Considero al cerebro una computadora que dejará de funcionar cuando sus componentes fallen. No hay cielo o vida después de la muerte para las computadoras descompuestas; es un cuento de hadas para la gente que le tiene miedo a la oscuridad”, señaló Hawking en mayo de 2011. “He vivido con la idea de la muerte temprana desde hace 49 años. No le temo a la muerte, pero no tengo prisa por morir. Quiero hacer muchas cosas antes”, agregó el autor de La Propuesta de la Ausencia de Límites, para explicar el comienzo del cosmos.   

Tomando como base la teoría de la relatividad de Einstein, Hawking también apuntó que es posible que los seres humanos sean capaces de construir una máquina tan veloz y gigantesca que pueda viajar en el tiempo, y avanzar varias generaciones en el futuro.

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.