¿Por qué y cómo privatizaría Trump a la Estación Espacial Internacional?

¿Por qué y cómo privatizaría Trump a la Estación Espacial Internacional?

estación espacial internacional iss nasa


El gobierno de Donald Trump no sólo quiere dejar de financiar a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) para después del 2025 sino que desea privatizarla completamente, de acuerdo con el presupuesto para 2019 publicado el lunes y que incluye importantes recortes de gastos sociales.

De acuerdo con el texto, la base dirigida por la NASA permanecería en órbita hasta 2025 pero se considera ahorrar costos “mediante la eliminación progresiva de los programas gubernamentales y su sustitución por operaciones comerciales o público-privadas”.

El presupuesto de Trump busca finalizar el apoyo financiero directo estadounidense a través de su agencia espacial para la ISS. A través de un nuevo programa de 150 millones, se respaldaría a socios comerciales para fomentar el desarrollo de capacidades que el sector privado.

Actualmente esta base es utilizada por una tripulación internacional, especialmente con la colaboración de las agencias espaciales europea, japonesa y canadiense, para desarrollar la investigación científica del universo espacial.

NASA Estación espacial

La Estación Espacial Internacional en órbita. Foto: NASA

Aunque convertir el ISS en una corporación puede parecer drástico, la NASA ya contrata SpaceX y Orbital ATK para entregar suministros a la ISS y ahora espera adoptar un enfoque similar para el transporte de la tripulación a finales de este año.

John Logsdon, un experto en política espacial de la Universidad George Washington, dijo a Newsweek que esta propuesta no es tan diferente de lo que esperaban los expertos y que el lenguaje presupuestario no menciona algo sobre el financiamiento directo del gobierno para la estación internacional en 2025.

“Nadie está hablando de apagar las luces y tirar la cosa en el Océano Pacífico”, dijo Logsdon. Sin embargo, este será el destino final de la estación, probablemente dentro de aproximadamente una década: la NASA cree que el ISS puede permanecer en funcionamiento hasta 2028 antes de volverse inseguro.

“Estamos hablando de unos pocos años más”, dijo Logsdon.

LEE TAMBIÉN: Todo lo que necesitas saber sobre el Falcon Heavy de Elon Musk

Una organización no gubernamental sin fines de lucro llamada Centro para el Avance de la Ciencia en el Espacio (CASIS, por sus siglas en inglés) ya trabaja con la NASA para llevar experimentos de compañías e investigadores académicos a la estación espacial.

“Lo que estamos viendo es una mayor demanda e interés en usar la plataforma, pero las cosas toman tiempo, la ciencia toma tiempo, los proyectos toman tiempo, la innovación lleva tiempo”, dijo al portal Cynthia Bouthot, jefa del departamento de innovación comercial de la CASIS.

“Para nosotros, es en realidad que queremos ver el retorno final al contribuyente estadounidense, y cualquier tipo de día artificial de corte en lugar de una transición natural probablemente disminuya esa capacidad”.

Logsdon dice que dos compañías comerciales han expresado su interés en una estación espacial de órbita terrestre baja a largo plazo: Axiom Space, una compañía que planea construir un reemplazo para el ISS para turismo espacial, fabricación y publicidad, entre otros, y Bigelow Aerospace, que ya tiene un módulo de hábitat inflado adjunto a la ISS.

Uno de los principales atractivos es la fabricación de productos farmacéuticos, que se puede hacer de forma más económica en microgravedad.

Sin embargo, Logsdon dice que ninguna compañía puede permitirse un precio de 4 mil millones de dólares al año en este momento. Tommy Sanford, director ejecutivo de Commercial Spaceflight Federation, una coalición de compañías que trabajan en el espacio, comentó a Newsweek que las compañías probablemente preferirían construir sus propias instalaciones.

“No he visto a nadie hablar sobre el alquiler de todo el ISS”, dijo. Le complació ver los 150 millones de dólares incluidos en el presupuesto propuesto por la NASA para apoyar actividades comerciales en órbita terrestre baja como una forma de evitar una brecha entre el ISS y lo que viene después.

El senador Bill Nelson, un demócrata de Florida que se lanzó a la órbita en 1986, dijo que “apagar las luces y alejarse de nuestro único puesto de avanzada en el espacio” no tiene sentido, informó la agencia Associated Press.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.