El agua potable en León es la más cara del país | Newsweek México


El agua potable en León es la más cara del país



Entre
líneas de un discurso populista acerca de “sensibilidad social”, el aumento
aprobado por Sapal y el Ayuntamiento para enero del 2018 colocan a León como la
ciudad con el servicio de agua más caro del país.

En
medio de la discusión sobre los aumentos al impuesto predial y el cobro del
derecho de alumbrado público, DAP, pasó desapercibido para todos que el retiro
del aumento indexado a la tarifa de agua impactará desde enero, como nunca
antes.

El
Consejo Coordinador Empresarial advierte que este hecho podría traer
consecuencias inflacionarias mientras que el Instituto Mexicano de Tecnología
del Agua, IMTA, recomendó a Sapal mejorar sus campañas locales para aumentar la
credibilidad social sobre la calidad de su servicio.

Al
mismo tiempo, uno de los representantes del Ayuntamiento en el Consejo de Sapal
reconoció que no estaba conciente del impacto de esta decisión mientras líderes
sociales advierten impugnaciones legales y un posible estallido de violencia.

Bajan el porcentaje de
aumento pero quitan la indexación

Durante
la pasada sesión de Ayuntamiento el alcalde de León, Héctor López Santillana, pidió
que ningún aumento a impuestos o servicios excediera el cinco por ciento recomendado
por el Congreso del Estado,“sobre
todo aquellas colonias donde viven las familias más vulnerables”, y que en la Ley
de Ingresos “vayan apegados nuestros criterios de austeridad y sobre todo de
racionalidad para no transferir costo a las familias leonesas”. Especificó
incluso que“ningún servicio,
incluyendo los del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado”.

Los expertos del Sistema
de Agua Potable y Alcantarillado de León, Sapal, bajaron entonces la propuesta
de aumento del seis por ciento indexado al cinco por ciento pero sin
indexación; driblaron técnicamente los discursos sensibles y el resultado fue
contrario a lo solicitado por el alcalde sobre no transferir el costo a las familias:
comenzando el año, todos los leoneses, incluyendo los más pobres, serán
impactados con un aumento en agua potable mayor al de los últimos años.

La disminución del
porcentaje del seis al cinco, con el retiro de la indexación, provocará que los
ciudadanos paguen más. Es decir, si un recibo es de 400 pesos, con el aumento
indexado en enero el usuario pagaría 401 pesos con 60 centavos; con la decisión
tomada, pagará 420.

“Yo creo que el alcalde
de alguna manera sí tuvo, debo decirlo, la sensibilidad social. Nosotros nos
fuimos más por lo técnico, y creo que ahí tuvimos esa pequeña fallita”, habría
dicho el síndico Luis Ernesto Ayala sobre los aumentos al predial mientras el
tema del agua se le escurría por ahí.

León tiene el agua
potable más cara del país: IMTA

Una
gráfica del Sistema de Información de Tarifas de Agua Potable del Instituto
Mexicano de Tecnología del Agua, IMTA, muestra la curva histórica de León. El
costo por 20 metros cúbicos, que es el promedio de consumo para una familia
tipo de cuatro integrantes, ha pasado en una década de menos de 100 a 486
pesos. El aumento ha sido de más del 340 por ciento, mientras que la inflación
en el mismo periodo es apenas del 57 por ciento según datos del INEGI.

Comparada
con otras ciudades medias, con una población similar, León despunta como la
ciudad con la tarifa más cara desde antes del aumento aprobado. Con él, se
apuntala en la posición, superando por más de 100 pesos mensuales por toma a
Tijuana, su más cercano competidor.

Atendiendo
que el precio del agua debería matizarse con temas como la calidad del
servicio, en un comparativo con Tijuana y Mexicali que, a sugerencia del IMTA
son sistemas con alta calidad, León sigue en pleno despegue y con una posición
más dramática.

Enel 2016 el IMTA desarrolló el Sistema de Información de Tarifas de Agua Potable (SITAP) como una
herramienta de consulta y análisis de la información tarifaria del servicio de
agua potable, alcantarillado y saneamiento en 56 ciudades de México.

La Maestra
Flor Cruz Gutiérrez, subcoordinadora de Planeación, Economía y Finanzas del
Agua del IMTA, confirmó en entrevista que León es una ciudad muy cara. Y que
aunque su tarifa incluye los servicios de alcantarillado y saneamiento mientras
en otras ciudades no, es la más alta de todas.

Cruz
Rodríguez explica que, aunque los sistemas operadores, especialmente los que
tienen mejores estándares, se quejan de que hay muchos criterios e indicadores
diferentes en cada ciudad, que hace difícil estas comparaciones a secas, el
Sistema de Información de Tarifas tiene un sentido de transparencia, “lo que
intentamos es que los ciudadanos tengan información y sea un tema
transparente”.

Recomendó
que, en términos económicos, si el precio del agua en León resulta alto por los
costos que implica llevarla a los hogares, pero tiene por ejemplo la ventaja de
que su potabilidad es del 99.9 por ciento, entonces el organismo debería invertir
en campañas para que la gente tome el agua de la llave y confíe en que es
potable.

Podría
tener consecuencias inflacionarias: CCE

El presidente del Consejo
Coordinador Empresarial de León,José
Arturo Sánchez Castellanos, declaró en entrevista que la indexación mensualde la tarifa permitía que
el golpe económico fuera prácticamente imperceptible y que ante la decisión de
eliminarla el impacto “será muy fuerte” y que tendrá consecuencias
inflacionarias.

Lamentó
que con los temas de predial y DAP el tema del agua se dejara de lado porque
tanto los ciudadanos como las empresas resentirán los ajustes de sueldo, de insumos,
combustibles, “y ahora el impacto en el incremento en la tarifa del agua hace
que los flujos se comprometan mucho más”.

“Me parece
que no se ha explicado bien el impacto y no se ha analizado con la debida
profundidad… es muy triste que estemos en ese lugar… no sólo vamos a ser la más cara sino que la
escasez será alarmante, la demanda será más y el precio se irá incrementando”.

Advirtió
que el CCE presionará a las autoridades para que el conflicto de la presa El
Zapotillo se resuelva, dejar de “estar cabildeando, a ver si hay voluntad de resolver
el problema”.

“No
estaba conciente del impacto”: Manrique

El regidor panista y consejero de Sapal como
representante del Ayuntamiento, José Luis Manrique, reconoció en entrevista que
“no estaba conciente del impacto a los ciudadanos en enero” al retirar la
indexación de la propuesta de aumento a la tarifa.

Aseguró que los expertos técnicos del Sistema de
Agua “dicen que va a haber un ajuste a la baja para el organismo. Ellos no
están considerando esta curva, sino que va a haber una disminución en los
ingresos de Sapal”.

Explica que la propuesta inicial contemplaba la
indexación del 5.65 por ciento, que se votó a favor pero que se perdió con los
desafortunados temas del DAP y el predial. Defendió que la tarifa en León es de
las más altas del país pero porque tiene mejor calidad en el servicio.

“Valdría la pena hacer un análisis más minucioso
para ver el impacto ahora sí al ciudadano. Valdría revisarlo para el 2019”.

Exigen
estudios de Sapal y advierten un estallido social

El
activista Roberto Saucedo Pimentel, representante de la organización Ciudadanos
Hartos, recordó que Sapal es una institución pública a cargo de un bien vital y
no una empresa, por lo que cualquier aumento en el servicio debe ir sólo en
función de sus costos. En este sentido, exigió que se haga pública la
justificación técnica por la que decidieron sustituir la indexación por una
tasa fija.

El abogado
con máster en fiscal explicó que la indexación no es un aumento sino una
actualización conforme a la inflación, pero la tasa fija generará un excedente
de ingresos al organismo que debe justificarse con un estudio técnico. De no
ser así advirtió que la decisión podría ser impugnada.

Detalló
que el estudio debe incluso considerar el riesgo de que la inflación resulte
mayor al cinco por ciento y la tasa fija impida cobrar el excedente. Con sus millones
en el banco “no deben olvidar que el agua no es un negocio, es una obligación
del estado y se debe prestar sin buscar el lucro”.

Además,
dijo, el aumento impactará gravemente a las miles de familias que “van al día y
son dos pesos que se dejan de invertir en alimento, transporte o vestido. Se
olvidaron de que estas familias existen”.

Ernesto
Reyes, líder de la Coordinadora Leonesa de Adultos Mayores, Clama, lamentó por
su parte que el gobierno pierda la visión social de su tarea, y advirtió que
con estas decisiones podrían provocar un estallido social. “Estamos advirtiendo
que, si ya la violencia es muy crítica, con una sociedad que no tenga dinero
para llevar alimento a sus casas esto se va a poner al rojo candente”.

Lanzó un
llamado a los economistas, a los partidos, a los funcionarios, “a los que
tengan decisión sobre estos aumentos, a todos los que tengan influencia, que
por favor le piensen”.

Invitó a
los adultos mayores que caigan en crisis por el aumento a sus servicios, que se
acerquen a la organización. “Nos queda una miseria para vivir y no hay aumento a
las pensiones. Sapal es uno de los sistemas con más ganancias que se maneja como
empresa privada, sin visión social”.

Los
argumentos de SAPAL: usted paga lo que quiere pagar

Históricamente los argumentos del Sapal sobre el
precio del agua se han basado en que, a diferencia de otros municipios, León sí
contempla el costo real de los gastos de administración, operación,
mantenimiento, rehabilitación y sustitución de la infraestructura. Al no
recibir subsidios, la tarifa debe pagarlo todo.

También que, una vez que comenzara el suministro de
agua de la presa El Zapotillo, el costo de la tarifa tendría un incremento
abrupto del 30 por ciento. Para evitarlo, Sapal estableció un incremento
paulatino en la tarifa que, además de los actuales costos de operación,
contemplara este 30 por ciento más.

En enero del2016
el presidente del Consejo del Sapal, Pedro González García, se pregunta en un
artículo publicado en su página oficial “¿cuánto cuesta llevar agua potable a
los hogares mexicanos? ¿El costo de abastecer a la población del vital líquido
es igual para todos los estados y municipios?”
e intenta justificar el costo
del agua en León.

Dice que para calcular el precio debe tenerse en
cuenta el costo de traslado desde la fuente hasta el usuario, la demanda total
de agua, la administración o burocracia y el tratamiento. León la traslada
desde cada vez más lejos, tiene una alta demanda y la trata al 100 por ciento y,
aunque evita aquí hablar del costo administrativo, en Sapal trabajan mil 253
personas.

Con
el mismo tono populista que impregna los discursos oficiales González asegura
entonces que “nuestra responsabilidad es
con un altísimo número de hogares de escasos recursos, casas en colonias
populares, personas de la tercera edad” y remata diciendo que en León paga
menos quien menos la utiliza y que para pagarla, de nuestro bolsillo saldrá
tanto dinero como “cada uno de nosotros … queramos gastar”.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.