¿Puede haber vida en los océanos de otros planetas? | Newsweek México


¿Puede haber vida en los océanos de otros planetas?



Suena como algo salido del cerebro de George Lucas: si hay diversas formas de vida en el universo, parte de ellas debieron haber construido civilizaciones, y algunas de esas civilizaciones debieron haber construido imperios. De hecho, esa es la pregunta que se quedó en la mente de Enrico Fermi, un físico italiano ganador de un Premio Nobel en la primera mitad del siglo XX que se especializó en neutrones y construyó la primera planta de fisión nuclear en una cancha de squash en Chicago.

Pero miró a su alrededor y no vio ninguna vida extraterrestre en ningún lado, ni siquiera un wookie extraviado. Entonces se preguntó, ¿dónde está? Y con eso, nació la paradoja de Fermi. Desde entonces obsesionó a los astrobiólogos, pero ahora, un científico cree que puede explicar la discrepancia: el universo parece solitario porque los lugares más probables para encontrar vida están escondidos en océanos subterráneos difíciles de alcanzar. “No estoy proponiendo que esta sea la única solución”, dijo Alan Stern a Newsweek. “Pero creo que esto ha sido pasado por alto en el pasado”.

Stern es un científico planetario del Instituto de Investigación del Suroeste y dirigió la misión New Horizons que sobrevoló Plutón en 2015 y ahora se dirige a encontrarse con una pequeña roca helada en el Cinturón de Kuiper que rodea nuestro sistema solar. En una conferencia celebrada la semana pasada por la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Estadounidense, pronunció una conferencia en la que ofreció su posible solución a la paradoja de Fermi.

Su teoría llamó la atención de los escritores sensacionalistas, lo que no sorprende a Stern. “Este no es mi primer rodeo”. Pero también intriga a sus colegas, incluidos aquellos que se especializan en estas cuestiones. “Se estaban pegando en la cabeza, [diciendo] ‘No, nunca habíamos visto esto”.

Hay una buena razón para eso: recientemente empezamos a darnos cuenta de cuántos océanos hay, incluso en nuestro propio vecindario. La mayoría de estos son lunas como Europa de Júpiter y Encelado de Saturno, que los científicos apenas han comenzado a estudiar en serio en las últimas décadas. Antes de empezar a hacerlo, no teníamos idea de que los océanos subsuperficiales fueran tan comunes. “Probablemente tengamos evidencia de 10 o quizás 20 mundos oceánicos”, dice Stern. “Solo uno de ellos, la Tierra, tiene sus océanos en el exterior”.

Rápidamente enfatiza que no tenemos ninguna evidencia hasta la fecha de vida extraterrestre en ninguno de estos océanos; simplemente sabemos que son las opciones que parecen más acogedoras que hemos visto hasta ahora. Ni siquiera arriesgará una suposición de cuál es nuestra mejor apuesta. “Sería difícil predecir si uno u otro realmente está en el punto óptimo”, dijo.

En cambio, le complace el continuo interés de la NASA en enviar misiones para observar más de cerca estos mundos, como la misión Europa Clipper que se lanzará en el año 2020. Entonces podemos buscar muestras de océanos en base a esos resultados.

Porque lo que pasa con los mundos submarinos del subsuelo, dice Stern, es que cualquier vida en ellos probablemente no va a venir a nosotros; tendremos que recurrir a ellos si queremos encontrarnos con ellos. Eso se debe a que esos océanos están protegidos bajo gruesas capas de hielo (o tal vez, en mundos fuera de nuestro propio sistema solar, también de rocas), lo que probablemente hace que sea difícil enviar y recibir señales.

Y Stern no cree que los organismos que habitan en el océano sean muy propensos a desarrollar vuelos espaciales. Piensa en los delfines, dice, y luego considera cuántos de nuestros diseños de naves espaciales están impulsados ​​por la necesidad de traer la menor cantidad de material posible. Traer un pedazo de casa contigo es más difícil cuando el hogar es un océano que cuando es aire.

Además, no está convencido de que la vida basada en los océanos capte la idea de un universo lleno de estrellas y planetas. “Una vez que estuvieran en la superficie, no está claro lo que puedan entender por los puntos de luz, las estrellas, y si pueden pasar el tiempo suficiente en la superficie para desarrollar la astronomía”, dijo.

Y pueden hacer exactamente la misma suposición que nosotros antes de que comenzáramos a descubrir estos océanos ocultos: que cualquier otra vida inteligente estaría en un mundo como el de ellos, escondido debajo de una capa de hielo y difícil de alcanzar. Eso no lo hace imposible, solo menos probable, agrega Stern. “Es simplemente una serie de desventajas para la comunicación”.

Stern dará otra presentación sobre la conexión entre la paradoja de Fermi y los mundos oceánicos en la conferencia “Mundos habitables” del próximo mes y está trabajando con la revista Astrobiology para publicar un documento sobre el tema también.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.