Guerrera vikinga: el ADN desafía la percepción de roles antiguos | Newsweek México


Guerrera vikinga: el ADN desafía la percepción de roles antiguos



La tumba de la guerrera vikinga ha sido revelada y más allá de la duda razonable de si pertenecía a una mujer, desafía nuestra comprensión de las sociedades antiguas.

Se creía que el lugar de la sepultura del guerrero, descubierto por primera vez en 1889 cerca de la ciudad de Brika, Suecia, pertenecía a un hombre debido a los artículos encontrados en la tumba, entre los que estaban dos caballos, una espada, flechas perforadoras de armadura y un juego utilizado para tomar decisiones militares estratégicas.

Estos bienes graves se asocian tradicionalmente con el entierro de hombres que habían obtenido un alto rango dentro de la sociedad vikinga, pero en la década de 1970 un análisis osteológico de los restos del esqueleto sugirió que el cuerpo podría haber sido el de una mujer.

Mientras que ese estudio era debatido, un equipo de investigadores suecos llevó a cabo un análisis de ADN para resolver el argumento de una vez por todas y los resultados fueron publicados en la revista American Journal of Physical Anthropology.

El sitio del entierro, conocido como Bj 581, “fue traído adelante como ejemplo de una sepulcro de guerrero masculino con alto estatus. Esta imagen del varón guerrero en una sociedad patriarcal fue reforzada por tradiciones de investigación y preconcepciones contemporáneas”, escribieron los investigadores.

El análisis encontró que el individuo poseía dos cromosomas X y no cromosomas Y, indiscutiblemente confirmando el sexo del esqueleto como mujer. También se llevó a cabo un análisis de estroncio para determinar si el guerrero había viajado.

“La mujer guerrera era móvil, un patrón que está implícito en las fuentes históricas, especialmente cuando se trata de los hogares extendidos de la élite”, escribieron los investigadores. Ellos describen a la guerrera como parte de una sociedad que dominaba la Europa septentrional del octavo al décimo siglo, donde las mujeres eran capaces de ser miembros plenos de esferas dominadas por hombres.

Charlotte Hedenstierna-Jonson, de la Universidad de Estocolmo, quien dirigió el estudio, dijo: “El conjunto de juegos indica que ella era un oficial, alguien que trabajó con tácticas y estrategias y podría conducir tropas en la batalla. Lo que hemos estudiado no era una Valquiria de las sagas, sino un líder militar de la vida real que ha sido una mujer”.

Mientras que otros sitios de enterramiento femenino se han encontrado en los Estados Unidos, Noruega y Dinamarca, el análisis de ADN de Bj 581 ofrece pruebas incontestables de la presencia de las mujeres entre los miembros de alto rango de las sociedades vikingas.

“No es la primera mujer guerrera, pero es definitivamente la más incontestable, por lo que es espectacular”, Marianne Moen, candidata del doctorado en arqueología especializada en género en la edad vikinga en la Universidad de Noruega de Oslo, dijo a Newsweek, en respuesta a la investigación sueca.

Según Moen, las mujeres vikingas que alcanzaron el estatus de alto rango alcanzado por la guerrera Bj 581 pudieron haber tenido un alto estatus social y aprendieron a navegar por el sistema para avanzar más.

“En la era vikinga, había mujeres involucradas en el comercio y posiciones de alto rango, pero por lo general son apartadas y señaladas como esposas y madres, conectadas y dependientes de los hombres. Eso es sólo por lo que esperamos, en realidad. Tenemos que tratar de librarnos de esta idea de encontrar los roles de género de alguna manera inevitable y natural”, dice Moen.

La presencia de mujeres entre las filas de las élites de la antigua sociedad no es un fenómeno único para los vikingos. Una momia femenina descubierta en Perú en 2005, conocida como Señora de Cao, demostró que las mujeres podían alcanzar un estatus de liderazgo en la civilización prehistórica Moche, que los historiadores habían creído previamente era de estructura patriarcal. Desde el descubrimiento de la Señora de Cao, los arqueólogos han descubierto más momias Moche, lo que sugiere que las mujeres en la civilización gozaban de alta posición política y religiosa.

Según Moen, si bien el predominio de los guerreros vikingos eran hombres, se pierden oportunidades para identificar las tumbas de guerreras porque el análisis osteológico no se lleva a cabo en todos los casos.

Incluso entonces, las armas se asocian tradicionalmente con la condición de guerrero para los hombres, mientras que para las mujeres se les considera simbólicas de su estatus. “Cuando encuentras a una mujer [enterrada con] armas, tienes que pensar en lo que esto significa para esta persona en particular, para la sociedad en general y para los hombres, si las mujeres pudieran tener estos papeles también”, dice Moen.

“Tenemos que empezar a pensar en los roles de género como un poco más fluidos y menos estrictos y dejar de hablar de hombres y mujeres de diferentes maneras cuando están enterrados de la misma manera”, dice.

Publicado en cooperación conNewsweek / Published in cooperation with Newsweek.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.