¿Cómo pagará "El Chapo" Guzmán a sus abogados? | Newsweek México


¿Cómo pagará “El Chapo” Guzmán a sus abogados?



Desde que Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera fue extraditado a Estados Unidos hace más de medio año, muchos se han preguntado por qué el hombre a quien los fiscales estadounidenses llaman “el narcotraficante más notorio del mundo” optó por un equipo de defensores públicos.

Resulta que ha tenido un plan para contratar a sus propios abogados todo el tiempo. La semana pasada, Jeffrey Lichtman, un abogado de defensa criminal de Nueva York que ha representado a clientes como el hijo del capo John Gotti, anunció que Guzmán había contratado sus servicios. Guzmán también firmó con Eduardo Balarezo, que ha representado a otros narcotraficantes, entre ellos Alfredo Beltrán Leyva, alguna vez aliado de Guzmán en Sinaloa, su estado natal en México. Otros dos abogados, uno de los cuales ayudó a Lichtman en el caso de Gotti, también ha sido contratado. “Está de acuerdo en contratarnos, hay un equipo de calidad”, dijo Lichtman a Newsweek por teléfono. “He sido contratado”. Los abogados todavía tienen que solicitar formalmente el permiso de la corte para representar a Guzmán, lo que Lichtman dice que probablemente ocurrirá el 14 de agosto.

Guzmán está actualmente detenido en una prisión de alta seguridad en Manhattan que, en el pasado, ha alojado a terroristas, criminales de cuello blanco, mafiosos y traficantes de armas. Representado oficialmente por un equipo de defensores públicos, ha pasado cientos de horas con Lichtman pero no ha llegado a un acuerdo de pago, dijo el abogado. La cuestión del pago podría ser crucial para el caso de Guzmán y cualquier sanción posterior en términos de confiscación de activos: aunque algunas estimaciones del narcotraficante le atribuyen una fortuna de 14 mil millones de dólares, los fiscales dicen que no han sido capaces de localizar algún centavo. Los abogados de Guzmán en México han estado por lo menos un puñado en su nómina, y según funcionarios citados en los medios de comunicación mexicanos algunos han sido utilizados para corromper a los funcionarios allí- aunque no necesariamente tienen una licencia para representarlo en los EE.UU. Debido a que Guzmán está en la lista de Control de Activos Extranjeros de la Oficina del Departamento del Tesoro, se prohíbe a abogados aceptar su dinero a menos que tengan una licencia.

Un juez estadounidense se negó este lunes a ayudar a los abogados privados escogidos por el exjefe del narcotráfico mexicano a obtener garantías de que sus honorarios no serán incautados. Los cuatro abogados privados elegidos por “El Chapo” desean que la fiscalía estadounidense les garantice que no decomisará el dinero de sus honorarios antes de aceptar oficialmente tomar el caso. Pero en una audiencia celebrada este lunes en la corte federal de Brooklyn el juez Brian Cogan se negó a ayudarles y les llamó a “correr el riesgo” de trabajar sin recibir nada a cambio si quieren defender al capo. “Estamos buscando tomar el caso desesperadamente (…) pero queremos una garantía de que recibiremos un pago”, dijo a periodistas tras la audiencia el abogado Jeffrey Lichtman, conocido por salvar de la cárcel en 2005 al exmafioso John Gotti Junior.

La extradición de Guzmán se llevó a cabo el 19 de enero, y sus abogados mexicanos no sabían que sería juzgado en el Distrito Este de Nueva York, según sus defensores federales. Guzmán tiene acusaciones en su contra en siete jurisdicciones de Estados Unidos, que se remontan a 1995. Sus defensores federales y Lichtman también dicen que Guzmán que escapó dos veces de prisiones de máxima seguridad en México, no está recibiendo un trato justo. Le permiten una hora fuera de su celda al día, según Lichtman, y no ha visto a otro recluso ni se le ha permitido comunicarse con familiares. “No soy un abogado defensor del corazón sagrado, pero están torturando a este tipo”, dijo Lichtman. “Él está encerrado de una manera más estricta que cualquier acusado en la historia de América”. Ni él ni ninguno de sus defensores han podido estrecharle la mano; Sólo han podido hablar a través de una ventana de plexiglás, de acuerdo con las quejas presentadas ante el juez.

Amnistía Internacional envió una carta a los fiscales federales el 30 de mayo, expresando su preocupación por las condiciones impuestas a Guzmán las cuales eran “innecesariamente duras e … incumplen las normas internacionales sobre el trato humano.” (Los fiscales han pedido al tribunal negar la petición de Amnistía para visitar Guzmán). En México, es común que los traficantes de drogas encarcelados se quejen con los grupos de derechos humanos de cucarachas en las celdas o la falta de servicios básicos como agua limpia. Los abogados de Guzmán presentaron varias quejas mientras aguardaba la extradición en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez.

Aunque los fiscales solicitaron en abril que a Guzmán se le permitirá la comunicación de con su esposa para explorar sus opciones para abogados externos, Balarezo dijo por teléfono que Guzmán aún tiene que hacerlo. Balarezo dijo que él y Guzmán habían hablado antes de su extradición. Cuando Guzmán fue trasladado a los EE.UU., Balarezo fue contactado por la esposa de Guzmán, la exreina de belleza de Sinaloa, Emma Coronel, y una hermana, quien le pidió que representara a Guzmán.

Lichtman dijo que era más probable que el fuera recomendado a Guzmán por los defensores públicos, teniendo en cuenta su trabajo en el caso de John “Junior” Gotti, hijo del “Teflon Don”, a quien los fiscales acusaron de extorsión, el asesinato y fraude de valores. Ninguno de los cargos prosperó.

El juicio de chapo se ha aplazado hasta abril de 2018. Los fiscales dicen que tienen miles de documentos y horas de escuchas telefónicas que presentar como prueba contra Guzmán, quien enfrenta cargos de tráfico de drogas, uso ilegal de armas de fuego, lavado de dinero y conspiración para cometer asesinato.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.