Del fraude a la democracia y de la democracia al fraude | Newsweek México


Del fraude a la democracia y de la democracia al fraude

DE TIEMPO Y CIRCUNSTANCIAS

LA ELECCIÓN intermedia está a la vuelta de la esquina. Nuestra democracia ha viajado de un sistema de fraudes electorales a un sistema electoral que, en los últimos 20 años, ha logrado tres elecciones indiscutibles. Estas fueron: Vicente Fox (2000), Enrique Peña Nieto (2006) y Andrés Manuel López Obrador (2018), y una muy cerrada, la de Felipe Calderón (2012), que requería de una segunda vuelta para tener certeza en el resultado. Sin embargo, nuestro sistema no contempla esa posibilidad y, dado que, al establecerla, el poder presidencial ya no podría inclinar el fiel de la balanza en una elección cerrada, no se implementó el sistema de segunda vuelta.

La inminente elección intermedia tiene una serie de obstáculos que será indispensable sortear; el más importante es que, en apariencia, se está intentando un fraude desde el poder como en los viejos tiempos.

AMLO entró en la política por el PRI en 1970. El partido, en esos tiempos, ganaba todas las elecciones por la vía legal o la del fraude; y López Obrador conoce todas las mañas, desde la uña negra hasta la catafixia, de las que el PRI se valía para controlar que la votación resultara favorable a sus candidatos. En 2018 llegó al poder gracias a la democracia y hoy está saboteándola para evitar que sea, nuestra democracia, la que le quite el poder.

En la elección federal anterior su partido logró obtener tanto el Poder Ejecutivo como el Legislativo. Al tener mayoría absoluta y calificada en la Cámara de Diputados, y mayoría simple en la Cámara de Senadores obtuvo, en la práctica, el poder absoluto. Muchos de los diputados de Morena no tienen trayectoria legislativa, y por tanto le deben todo a AMLO; en consecuencia, son dóciles comparsas en la cámara y le aprueban todo.

También lee: Por qué las elecciones de México 2021 serán las más grandes en la historia del país

Esto no tendría importancia si su gestión fuera exitosa, pero la evidencia muestra que la gestión lopezobradoriana ha ido de mentira en mentira y de fracaso en fracaso.

Ni en lo económico, donde la producción y la inversión se han contraído como nunca; ni en el ramo de la salud, donde la falta de medicamentos y la muerte, por un manejo irresponsable de la pandemia, suman una cuota extraordinaria de decesos entre la población; ni en la seguridad, donde los crímenes violentos crecen superando con mucho los números de administraciones anteriores, hay resultados satisfactorios. Hace poco más de medio año, el 18 de octubre de 2020, el presidente en su “mañanera” dijo: “Nosotros no queremos muertos… la estrategia que se estaba aplicando convirtió al país en un cementerio”. Sin embargo, si contamos los muertos por la pandemia y el crimen veremos que la expectativa de defunciones ha aumentado drásticamente en el país a partir de que él tomó el poder, y de seguir así este sexenio será el sexenio de la muerte.

Andrés Manuel conoce bien de fraudes electorales. Ha sido artífice, víctima y beneficiario de estos y sabe que la presidencia es una herramienta poderosa para incidir en las votaciones. Él mismo ha confesado estar interviniendo en el proceso electoral diciendo que lo hace “solo para denunciar posibles fraudes”, pero omite decir que el hecho de que el esté dando declaraciones sesgadas es contrario a la ley y puede constituir un fraude electoral.

Consciente del desgaste político que sus errores le han infringido decidió trazar una geografía electoral integrando cinco partidos satélites, pues los resultados de su gestión han logrado que un gran número de electores, desengañados, le den la espalda a su partido, Morena. Con esta artimaña lograría captar a los votantes que, decepcionados de Morena, del PRI, y del PAN busquen otra opción y elijan, sin saber, una sucursal de Morena.

MAPAS PARTIDISTAS

El mapa electoral quedó como sigue. Los partidos que se disputan la elección son, por orden alfabético:

Fuerza Social Por México — FSP

Movimiento Ciudadano — MC

Movimiento de Regeneración Nacional — Morena

Partido Acción Nacional — PAN

Partido de la Revolución Democrática — PRD

Partido del Trabajo — PT

Partido Encuentro Solidario — PES

Partido Revolucionario Institucional — PRI

Partido Verde Ecologista de México — PVEM

Redes Sociales Progresistas — RSP

No te pierdas: Campañas en México producirán 60,000 toneladas de basura electoral

Pero, si los agrupamos en alianzas, el mapa se simplifica y queda así:

—Morena, Partido del Trabajo, Partido Verde Ecologista de México, Redes Sociales Progresistas, Partido Encuentro Solidario, Fuerza Social Por México.

—Partido Revolucionario Institucional, Partido Acción Nacional y Partido de la Revolución Democrática.

—Movimiento Ciudadano.

Solo son tres opciones: la de Morena con el PT, PVEM, RSP, PES, FPM; la de Movimiento Ciudadano y la Alianza entre PRI, PAN y PRD.

Los embates a la democracia están a la orden del día y van desde el crimen —a la fecha van 79 políticos asesinados1—, hasta averiguaciones previas, dirigidas desde la FGR o la UIF, en contra de los candidatos punteros en las encuestas, pasando por descalificaciones presidenciales.

La cuestión no es para menos, se juegan 15 gobernadores, 500 diputados federales, 1,063 diputados locales, 16 alcaldes en la Ciudad de México, 30 ayuntamientos y juntas municipales (regidores y síndicos), en total, 21,368 cargos y 15 gubernaturas que traen consigo una cuota presupuestal y de poder enorme.

Conforme se acerca la fecha la presión aumenta, y una diferencia pequeña puede permitir el terreno para el fraude. En contraparte hoy tenemos instituciones, como el INE, que garantizan un proceso equitativo en la elección y que no es incondicional del presidente. De modo que una votación masiva no dejará lugar a dudas y los resultados arrojarán certeza en la votación.

He insistido en este espacio en la celebre máxima de Lord Acton: “El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Esto se confirma en nuestro país al tiempo que nuestra economía se desbarata, nuestro sistema de salud se colapsa y los crímenes aumentan exponencialmente.

Te interesa: Elecciones 2021: sin oposición propositiva ni contrapesos

Muchos, en las elecciones pasadas, no votaron. Hoy la cosa es bien distinta. Nos estamos jugando nuestro futuro y hay solo una forma de rescatar al país y detener la destrucción sistemática del porvenir: votando.

Es vital tomar en serio la democracia y, con nuestro voto, equilibrar las fuerzas políticas para detener la demencial gestión del presidente.

Por ello es necesario que usted identifique por qué partidos no debe votar y que después haga una elección entre los partidos restantes en el entendido de que, si ha de votar por un candidato perteneciente a una alianza, solo debe votar por uno de los partidos que conforman la alianza. De lo contrario anulará su voto sin proponérselo. Prepare su voto e indague con anticipación el lugar, la fecha y las horas para acudir a votar y, por favor, acuda a votar y convenza a todos en casa de ir a las urnas. La votación que se requiere no se logrará si ustedes se quedan en casa.

La cita es el 6 de junio. En nuestra próxima entrega hablaremos del voto útil.

VAGÓN DE CABÚS

El saldo de muerte que dejó el derrumbe de la Línea 12 del metro ha enlutado a 26 familias en nuestra ciudad. Para ellas nuestras condolencias y solidaridad en la tragedia que están viviendo. N

—∞—

1. Datos del Reporte del Cuarto Informe de Violencia Política elaborado por la consultora Etellekt.

—∞—

Salvador Casanova es historiador y físico. Su vida profesional abarca la docencia, los medios de comunicación y la televisión cultural. Es autor del libro La maravillosa historia del tiempo y sus circunstancias. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.