Sentencian a 120 años de prisión a Keith Raniere, líder de una secta de esclavas sexuales | Newsweek México


Sentencian a 120 años de prisión a Keith Raniere, líder de una secta de esclavas sexuales



Keith Raniere, líder de una secta de esclavas sexuales acusado de tráfico sexual, fue sentenciado a 120 años en prisión este martes en una corte de Estados Unidos.

Raniere, de 60 años, fue declarado culpable en junio de 2019 de tráfico sexual, extorsión, delincuencia organizada, amenazas y abuso a menores, entre otros delitos.

Lee más: Nxivm: 6 puntos clave del caso de Raniere y la secta de esclavas sexuales

En total 15 víctimas de NXIVM hablaron este martes en contra el fundador del grupo antes de la sentencia.

“Quiero seguir adelante, pero él me ha dañado de muchas maneras”, dijo Camila, la primera de las personas que denunciaron a Raniere.

La acusación de los fiscales

“Raniere reclutaba a personas para las organizaciones que fundó, supuestamente para su propio beneficio, y luego las explotaba por poder, ganancias o sexo. La sentencia impuesta a Raniere debe reflejar el daño inconmensurable que ha provocado a sus víctimas”, dijeron previamente los fiscales en un documento enviado al juez Nicholas Garaufis antes de la sentencia, prevista el 27 de octubre.

“Mientras está en prisión, Raniere continúa regularmente en contacto con sus seguidores y ha expresado desprecio por sus víctimas, los fiscales y la corte”, dijeron los fiscuales.

Raniere disimulaba esas prácticas tras una organización creada en 2003, Nxivm (pronunciado Nexium), cuyo objetivo oficial era ofrecer formaciones para una mayor realización personal de sus integrantes.

Desde el comienzo el gurú mantuvo bajo su influencia a un círculo de entre 15 y 20 mujeres con las que tenía relaciones sexuales a su antojo. Una de ellas apenas tenía 15 años.

En 2015 creó una segunda organización paralela piramidal, llamada DOS, que se dividía en “esclavas” y “maestras”. Todos los miembros eran mujeres y respondían ante el gurú.

Las esclavas tenían que tener relaciones sexuales con Raniere cada vez que él lo deseara.

Antes de ser aceptadas como esclavas, las mujeres debían entregar elementos comprometedores como fotos de ellas desnudas, cartas, documentos, que la organización amenazaba con publicar si abandonaban DOS.

Algunas de las víctimas fueron marcadas a fuego con un símbolo que representaba las iniciales del gurú.

Establecida en Albany, Nueva York, la organización tenía centros en varias ciudades de Estados Unidos, México –donde el socio de Raniere era Emiliano Salinas, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994)–, Canadá y otros países.

Con información de AFP

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.