En libertad el periodista marroquí Omar Radi, detenido por un tuit


En libertad el periodista marroquí Omar Radi, detenido por un tuit



El periodista y activista marroquí Omar Radi, arrestado el pasado jueves en Casablanca por criticar una sentencia judicial contra manifestantes de la región del Rif a través de su cuenta en Twitter, ha sido puesto en libertad bajo fianza este martes.

El juez de instrucción del tribunal de primera instancia de Ain Sebaa de Casablanca ha dictado la medida de libertad provisional, según recoge el portal de noticias marroquí Bladi.

Radi ha pasado así seis días en la cárcel de Ukacha tras ser detenido por la Brigada de la Policía Judicial Nacional como consecuencia del mensaje publicado el pasado mes de abril.

Lee más: Cientos de marroquíes se manifiestan por la libertad del periodista Omar Radi, detenido por un tuit

Radi, de 33 años, se enfrenta a un año de cárcel en el peor de los casos cuando termine su juicio, que comenzará el próximo mes de enero.

Hay que tener en cuenta además Radi había pedido salir de la cárcel por motivos humanitarios — padece asma –. En un primer momento se denegó su petición.

Radi ha colaborado con varios medios de comunicación marroquíes e internacionales y ha publicado reportajes sobre el mercado del alquiler y sobre las complicidades entre el poder y el dinero. En 2016 destapó un caso de adquisición de tierras estatales a precios ridículos por cargos públicos, incluidos asesores del rey y ministros. Recientemente se ha dedicado a los múltiples movimientos de protesta que han agitado las regiones más pobres del país.

Entérate: Un youtuber marroquí es condenado a 4 años de cárcel por “insultar al rey”

El 6 de abril, Radi tuiteó “Recordemos a todos al juez de apelaciones Lahcen Tolfi, el ejecutor de nuestros hermanos. Secuaces como él terminan arrastrándose, alegando que solo cumplían órdenes. Ni olvido ni perdón”.

Tolfi confirmó en su día los veredictos del tribunal de primera instancia contra los líderes de protestas, en gran parte pacíficas, en la región del Rif, que fueron condenados en junio de 2018 hasta 20 años de prisión, en gran parte por confesiones que, según activistas, fueron obtenidas por la fuerza.

El pasado jueves un tribunal condenó a cuatro años de cárcel a un hombre por “injurias” contra el rey Mohamed VI y las instituciones del país a través de su canal en YouTube. El acusado, Mohamed Sekaki, conocido como ‘Mul Kaskita’ –el nombre de su canal–, fue detenido tras publicar un vídeo en el que criticó los discursos del monarca y tildó a los marroquíes de “burros” y “estúpidos” por apoyarle.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.