México y el mundo reaccionan al golpe de Estado en Bolivia


México y el mundo reaccionan al golpe de Estado en Bolivia

mexico-venezuela-golpe-estado-bolivia-evo


Los gobiernos de México, Nicaragua, Venezuela y otros líderes de América Latina se opusieron al golpe de Estado de las Fuerzas Armadas y la Policía que llevó a la renuncia este domingo de Evo Morales en Bolivia.

Morales dijo que dejaba el cargo para que no “sigan persiguiendo, secuestrando y maltratando a mis ministros, dirigentes sindicales y a sus familiares y para que no sigan perjudicando” a la población.

Previamente, había convocado a “nuevas elecciones nacionales que, mediante el voto, permitan al pueblo boliviano elegir democráticamente a nuevas autoridades”.

Lee más: Evo Morales renuncia tras exigencia del Ejército para que dejara el cargo

La Organización de Estados Americanos (OEA) había exigido la anulación de las presidenciales de octubre y la realización de nuevos comicios. La organización aseguró haber encontrado varios “irregularidades” en su análisis de los comicios.

Venezuela

“Condenamos categóricamente el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente @evoespueblo”, escribió en Twitter el presidente venezolano Nicolás Maduro.

“Los movimientos sociales y políticos del mundo nos declaramos en movilización para exigir la preservación de la vida de los pueblos originarios bolivianos víctimas del racismo”, añadió Maduro.

“Es un golpe de Estado, no se puede andar con medias tintas (…) ¡Golpe de Estado en Bolivia! ¡Golpe de Estado contra Evo Morales con la OEA clavando la puñalada!”, dijo en una conferencia de prensa posterior.

Cuba

Cuba acusó a la derecha de haber perpetrado un “violento golpe de Estado”.

“La derecha con violento y cobarde golpe de Estado atenta contra la democracia en Bolivia”, tuiteó el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel, que reclamó además una “movilización mundial por la vida y la libertad de Evo”.

México

El gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador también expresó su disconformidad con lo ocurrido.

“En Bolivia hay una operación militar en curso, la rechazamos, es similar a aquellos trágicos hechos que ensangrentaron nuestra América Latina el siglo pasado (…) Golpe no”, escribió en las redes sociales el ministro de Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard.

“México, de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del Ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz, de así decidirlo ofreceríamos asilo también a Evo Morales”, añadió el canciller.

Entérate:  La policía de tres ciudades de Bolivia se amotinan contra el presidente Evo Morales

Nicaragua

Nicaragua condenó “enérgicamente” lo que calificó como un “golpe de Estado que se consumó” en Bolivia.

“Exigimos respeto a su libertad, integridad y vida”, aseguró el gobierno del presidente de 73 años Daniel Ortega, un aliado de Morales.

“En Nicaragua hemos conocido en carne propia esas prácticas y crímenes de odio, esa violencia que vulnera los derechos humanos, e impone racismo, terrorismo, crueldad (…) como parte de un guión incivilizado y destructor, que los imperios aplican contra gobiernos y procesos progresistas en contubernio con sus organismos, y con los sicarios locales de turno”, dice el comunicado citado por la AFP.

España

El gobierno español criticó este lunes en un comunicado la intervención del ejército y de la policía para forzar el domingo la renuncia de Morales.

El ministerio de Exteriores español, que había celebrado el anuncio de unas nuevas elecciones formulado horas antes por el ya expresidente, condenó que este proceso “se haya visto distorsionado por la intervención de las fuerzas armadas y de la policía sugiriendo a Evo Morales que presentara su renuncia”.

“Esta intervención retrotrae a momentos ya pasados de la historia latinoamericana”, denunció en su comunicado.

Uruguay

El gobierno uruguayo expresó este lunes en un comunicado su “consternación” por el “golpe de Estado” ocurrido en Bolivia.

En el comunicado de la cancillería de Uruguay este lunes, titulado “Golpe de Estado en Bolivia”, el canciller Rodolfo Nin Novoa denuncia un “quiebre del Estado de Derecho” que “sumió al país en el caos y la violencia”.

“El Gobierno de Uruguay hace un urgente llamado a todos los actores bolivianos para que cesen los actos de violencia y para que el proceso electoral se encauce de conformidad con las disposiciones de la Constitución y las leyes”, añade la nota.

El canciller Nin Novoa había dado cuenta el domingo de “intentos de solicitud de asilo” en la Embajada uruguaya en Bolivia por parte “de algunos dirigentes de (la ciudad de) Santa Cruz”.

Rusia

Rusia denunció el lunes una ola de violencia orquestada por la oposición boliviana para forzar al presidente Evo Morales a renunciar al cargo, una situación que según Moscú recuerda a “un golpe de Estado”.

“Una ola de violencia provocada por la oposición ha impedido a Evo Morales terminar su mandato presidencial”, indicó el ministerio ruso de Relaciones Exteriores, estimando que el gobierno boliviano “quería una solución basándose en el diálogo político pero finalmente los acontecimientos recuerdan a un golpe de Estado”.

El ministerio ruso pidió a todas las fuerzas políticas bolivianas que encuentren “una vía constitucional para salir de la crisis”.

Alberto Fernández, presidente electo de Argentina

El presidente electo de Argentina, el peronista Alberto Fernández, habló también de “golpe de Estado”, en este caso “producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército”, escribió en Twitter.

Lula da Silva, expresidente de Brasil

“Acabo de saber que hubo un golpe de estado en Bolivia y que el compañero @evoespueblo fue obligado a renunciar”, tuiteó Lula (2003-2010).

“Es lamentable que América Latina tenga una élite económica que no sabe convivir con la democracia y la inclusión social de los más pobres”, agregó Lula que salió de la cárcel este viernes.

Izquierda francesa

El Partido Comunista francés y el movimiento Francia Insumisa denunciaron la “lógica de golpe de Estado” que condujo, según ellos, a la dimisión de Morales.

“En esta Bolivia de decenas de golpes de Estado desde los años 1960”, los acontecimientos de estos últimos días “son un conflicto de clase exacerbado, un racismo desatado, una oposición rabiosa contra el sistema de Estado plurinacional constructor de la redistribución de la riqueza y la conquista de la soberanía nacional”, declaró el secretario nacional del PCF, Fabien Roussel, el lunes en un comunicado.

Diferentes posturas

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, citó las denuncias de fraude en las elecciones de Bolivia como el detonante de la renuncia de Morales.

“Las denuncias de fraudes en las elecciones culminaron en la renuncia del presidente Evo Morales. La lección que queda para nosotros es la necesidad, en nombre de la democracia y la transparencia, del conteo de votos que puedan ser auditados”, escribió en Twitter el mandatario brasileño.

En Colombia, el gobierno de Iván Duque pidió una “reunión urgente” del consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) y que “los ciudadanos bolivianos se puedan expresar libremente en las urnas y elegir a un nuevo gobierno con plenas garantías para su participación”.

Colombia “solicita a la Secretaría General la convocatoria de una sesión del Consejo Permanente, de manera urgente, a fin de buscar soluciones a la compleja situación institucional que se presenta en el Estado Plurinacional de Bolivia“, indicó el ministerio de Exteriores en un comunicado.

Con información de AFP

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.