María Butina se declara culpable: todo lo que sabemos de la espía rusa y su conexión con EE. UU.


María Butina se declara culpable: todo lo que sabemos de la espía rusa y su conexión con EE. UU.



La rusa acusada de espionaje, Maria Butina, admitió en la corte el jueves que participó en una conspiración contra Estados Unidos bajo la dirección de un funcionario de su país.

Acordó cooperar con los investigadores y proporcionar detalles sobre los esfuerzos del gobierno ruso para infiltrarse en los círculos políticos republicanos. Según se informa, también proporcionará información sobre el papel de su novio estadounidense para ayudarla a hacer contacto con republicanos de alto nivel.

El acuerdo, que Butina firmó el 8 de diciembre, señala que el cargo de conspiración conlleva una pena máxima de hasta cinco años de cárcel. Sin embargo, el acuerdo de cooperación podría dar a Butina una sentencia más indulgente.

Al parecer, a la mujer se le pagó para llevar a cabo una propuesta, titulada “Descripción del Proyecto de Diplomacia”, que la llevó a asistir a reuniones y eventos con el objetivo de desarrollar lazos entre funcionarios republicanos y rusos.

Un ejemplo de tal evento fue el Nevada Freedom Festival 2015, en el que el entonces candidato Donald Trump fue un orador. Durante el segmento de preguntas y respuestas de su charla, Trump llamó a Butina y respondió a su pregunta sobre sus planes para trabajar con Rusia y levantar sanciones “perjudiciales” en su país.

Butina, de 29 años, recientemente obtuvo una maestría en relaciones internacionales en American University. Fue arrestada en julio y acusada de conspiración para actuar como agente del gobierno ruso sin registrarse con el fiscal general.

Hasta ahora, Butina había mantenido su inocencia. Sin embargo, los fiscales afirmaron que ella había trabajado a instancias de un funcionario ruso para infiltrarse en los círculos políticos republicanos en nombre del gobierno ruso.

En documentos judiciales, el FBI afirmó que sus agentes habían descubierto una nota manuscrita en poder de Butina que preguntaba: “¿Cómo responder a la oferta de empleo del FSB?”, Una referencia al Servicio de Seguridad Federal de Rusia, una organización de inteligencia estatal. Al parecer, también fue vista reunirse con un diplomático ruso que se sospecha que es un agente de inteligencia ruso.

Los fiscales dicen que Butina estaba en contacto frecuente con su antiguo empleador y mentor, Alexander Torshin, el vicegobernador del Banco Central de Rusia y un aliado cercano del presidente ruso, Vladimir Putin. Actualmente, Torshin está sujeto a sanciones estadounidenses y ha sido acusado de lavado de dinero para la mafia rusa a través de bienes raíces en España.

En 2015, Torshin tuiteó que conocía a Trump y afirmó que lo conoció en una reunión de la National Rifle Association en Nashville, Tennessee. No está claro si esa afirmación es cierta, pero Trump asistió a la reunión de la ANR ese año e insinuó durante el evento que podría postularse para la presidencia.

En Rusia, Butina había lanzado su propio grupo de derechos de armas, Right to Bear Arms, y lo usó para desarrollar contactos dentro de la NRA. Butina supuestamente trató de ayudar a Torshin a conseguir una reunión con el entonces candidato presidencial Trump al margen de la convención 2016 de la NRA. El intento no tuvo éxito en última instancia, pero Torshin se reunió con Donald Trump Jr. en su lugar. El funcionario ruso habría denunciado que tenía un mensaje para entregar a Trump desde Putin.

No está claro qué discutieron Torshin y Trump Jr. durante su reunión. Trump Jr. luego dijo que simplemente intercambiaba bromas con él. Pero el Comité de Inteligencia del Senado había estado investigando las conexiones entre la NRA y Rusia desde al menos 2017.

La NRA ha admitido haber recibido dinero ruso, incluidas las cuotas de membresía de Torshin. La asociación también donó alrededor de $ 30 millones a la campaña de Trump. Una investigación reciente de Mother Jones y   El sitio web The Trace descubrió que la campaña de Trump y la NRA también habían coordinado sus estrategias publicitarias.

Mientras tanto, Butina también ayudó a organizar una delegación rusa para asistir al Desayuno Nacional de Oración 2017. Torshin supuestamente le dio instrucciones sobre quién debería ser invitado. Muchos analistas y expertos señalan que Rusia ha estado utilizando grupos religiosos conservadores para promover los intereses del Kremlin en los EE. UU., Y el Desayuno de Oración fue una vía para esto.

Butina, quien era vista como una especie de socialité conservador en Washington, presuntamente se jactó de poner a los miembros de la campaña de Trump en contacto con el gobierno ruso y organizó fiestas a las que asistieron los asistentes de la campaña de Trump.

En otro giro inesperado, Butina ha sido socializada con Yulya Alferova, una joven rusa que ayudó a organizar el concurso de Miss Universo que Trump organizó en Moscú en 2013. Alferova también se reunió con Torshin y posó con él en fotografías de eventos públicos.

Durante varios años, Butina estuvo involucrada románticamente con un agente republicano de Dakota del Sur, Paul Erickson, quien afirmó que era asesor del equipo de transición de Trump. Erickson es supuestamente el novio estadounidense que ayudó a Butina a infiltrarse en los círculos republicanos.

En septiembre, según informes, los investigadores federales le enviaron a Erickson una “carta de cargo” para informarle que podría ser acusado de actuar como agente extranjero. Erickson se comunicó con un asesor de la campaña de Trump y se ofreció a organizar una reunión secreta entre el presidente Trump y Vladimir Putin.

Se cree que Butina proporciona información a los investigadores sobre Erickson y sus actividades.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.