Piedras que lancen migrantes serán consideradas armas, advierte Trump


Piedras que lancen migrantes serán consideradas armas, advierte Trump; pide “muro humano” de soldados



El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que si alguno de los miembros de la caravana migrante lanza piedras a los militares de Estados Unidos, se considerará armas y serán una licencia para utilizar fuerza letal como respuesta.

“Espero que no haya, pero te diré algo. Cualquiera que aviente piedras… lo consideraremos un arma de fuego, porque no hay mucha diferencia cuando te golpean con una piedra en la cara” dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca, en su último discurso acerca de la caravana mexicana que recorre México rumbo a la frontera norte.

“Están lanzando piedras brutalmente y con violencia, no vamos a aguantar eso… Quieren tirar piedras a nuestro ejército, nuestro ejército se defiende. Les dije que lo consideraran un rifle”, advirtió el mandatario.

Este lunes, en entrevista con un corresponsal de la cadena ABC News difundido por Univisión, Trump dijo que duplicará el número de militares, que había anunciado en días pasados, para ayudar al servicio de patrullaje que realizan los elementos encargados de la frontera con México.

El miércoles, antes de viajar a Florida, Trump dijo a periodistas que podría enviar hasta 15 mil soldados a la frontera para detener a la caravana. “Tenemos casi cinco mil (soldados), y vamos a alcanzar entre 10 y 15 mil elementos militares, además de Patrulla Fronteriza, ICE y todos en la frontera”.

Su justificación es que la mayoría de los integrantes de la caravana migrante, son jóvenes del sexo masculino a quienes calificó como “gente ruda”.

En su cuenta de Twitter, el mandatario estadounidense publicó un video de más de 30 minutos en el que habla sobre la migración ilegal y cómo considera que esto afecta a su país.

“La inmigración ilegal afecta la vida de todos los estadounidenses. La inmigración ilegal perjudica a los trabajadores estadounidenses, sobrecarga a los contribuyentes estadounidenses, socava la seguridad pública y ejerce una enorme presión sobre las escuelas locales, los hospitales y las comunidades”, dijo.

“La inmigración ilegal afecta en general, quita recursos y le cuesta billones de dólares a EE. UU. cada año. Damos atención humanitaria y hemos otorgado 40 millones de ciudadanías desde los 70’s. No vamos a dejar que abusen de nuestra generosidad a personas que violan nuestras leyes. La inmigración ilegal es injusta para las personas que han seguido las reglas y han estado esperando por muchos años seguir con los procedimientos”, expresó en la rueda de prensa.

Trump insiste con abolir la ciudadanía para hijos de inmigrantes

Trump reiteró su voluntad de abolir el derecho constitucional a la ciudadanía para los hijos de migrantes nacidos en territorio estadounidense, de acuerdo a AFP.

Este derecho está consagrado en la 14º Enmienda de la Constitución y una reforma constitucional requiere una mayoría de dos tercios del Congreso.

“El llamado derecho de ciudadanía por nacimiento, que le cuesta a nuestro país miles de millones de dólares es muy injusto para nuestros ciudadanos, va a terminar de una forma o de otra”, dijo Trump en Twitter.

“¡Este caso va a ser resuelto por la Corte Suprema!”, prometió.

El debate remeció también al Partido Republicano. El martes Paul Ryan, jefe de la Cámara de Representantes, dijo que este derecho no se puede abolir con una orden ejecutiva.

Trump le respondió el miércoles a su correligionario diciéndole que mejor se centrara en retener la mayoría republicana en el Congreso.

“Paul Ryan debería concentrarse en retener la mayoría en lugar de dar su opinión sobre el derecho a la nacionalidad por nacimiento, un tema del cual no sabe nada”, afirmó el presidente.

La Liga de Ciudadanos Latinos Estadounidenses (LULAC) prometió que demandaría ante la justicia cualquier intento de socavar el derecho a la nacionalidad. El Departamento de Seguridad Interior (DHS) describió la situación actual en la frontera como una “crisis sin precedentes”.

Sin embargo, según sus propios datos, el número de inmigrantes ilegales interceptados en 2018 fue de 400,000, frente a una cifra de 1.6 millones de personas en el año 2000.

(Con información de Univisión y AFP).

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.