Laurel Hubbard, el rostro del debate transgénero en levantamiento de pesas en Tokio | Newsweek México


Laurel Hubbard, el rostro del debate transgénero en levantamiento de pesas en Tokio

Laurel Hubbard

LA NEOZELANDESA Laurel Hubbard se convirtió en la primera deportista transgénero mujer en participar en unos Juegos Olímpicos. Aunque se despidió prematuramente de Tokio-2020, esta levantadora de pesas fue el rostro de un debate sobre la reasignación de género y el derecho a participar en estas competencias. 

Hubbard, de 43 años, nació varón y compitió en categoría masculina antes de hacer la transición a mujer pasados los 30 años. Se volvió elegible para la categoría femenina después de cumplir con los criterios del Comité Olímpico Internacional (COI) para los atletas transgénero.

El lunes, Hubbard participó en la división de +87 kilogramos con un primer intento fallido con la barra de 120 kg. Después aumentó el peso hasta los 125 kg, pero tampoco pudo completar la ejecución. También falló el tercer intento con el mismo peso y quedó fuera de la final. 

Su presencia en Tokio es una medida innovadora que, según los responsables olímpicos, hace que los Juegos sean más inclusivos, pero que los críticos temen que perjudique al deporte femenino. 

También lee: ‘Soy gimnasta olímpica: las mujeres sufren menstruación y miedo por el leotardo’

Tras su salida del torneo, Hubbard ofreció un breve mensaje a medios que comenzó con un agradecimiento al pueblo y gobierno japonés por hospedar los Juegos en estas extraordinarias circunstancias y a las organizaciones que permitieron su participación.

“Por supuesto no soy del todo ajena a la controversia que rodea mi participación en estos Juegos”, afirmó.

“Por ello me gustaría agradecer especialmente al COI por ratificar su compromiso con los principios del olimpismo y establecer que el deporte es algo para todas las personas, que es inclusivo y accesible”, remarcó la atleta.

“Me gustaría dar las gracias a la Federación Internacional de Halterofilia. Me han apoyado extraordinariamente y creo que han demostrado que la halterofilia es una actividad abierta a todas las personas del mundo. Gracias”, dijo Hubbard antes de retirarse a los vestuarios sin aceptar preguntas.

También lee: 168 atletas son parte de la comunidad LGBT+, un número histórico para unas olimpiadas

Con Hubbard como única eliminada en el arranque, el torneo continuó con la fase de dos tiempos. El podio lo ocuparon la china Wenwen Li, con una marca total de 320 kg (140+180), la británica Emily Jade Campbell con 283 (122+161) y la estadounidense Sarah Elizabeth Robles con 282 (128+154).

En Tokio, Hubbard recibió aplausos de organizadores, deportistas y voluntarios pero no todas las personas presentes en el auditorio apoyaban su participación.

Otra levantadora de pesas, la belga Anna Vanbellinghen, que previo a los Juegos calificó la autorización para Hubbard de “broma pesada”, dijo que le seguía preocupando que esta decisión conlleve menos oportunidades para las atletas que nacieron mujeres.

“Hoy creo que debe prevalecer el espíritu olímpico y le deseo buena suerte, evidentemente, pero mantengo lo que dije anteriormente”, dijo Vanbellinghen.

También lee: Juegos Olímpicos: Inclusión y diversidad se exaltan en la ceremonia de inauguración

“Creo que es necesario reordenar estas reglas. No tengo nada en contra de la participación de las mujeres transgénero en el deporte, solo espero que podamos llegar a reglas que sean un poco más equitativas y no den tanta ventaja a las mujeres transgénero”, añadió la deportista belga.

Mike Cooper, portavoz de la Federación Internacional de Halterofilia (IWF, por sus siglas en inglés), dijo que la participación de Hubbard en los Juegos era un hito para este deporte. 

“Es un día muy importante para la IWF porque los ojos del mundo están puestos en este evento”, dijo Cooper.

“Hay muchas preguntas y estamos muy contentos de explicar cómo y por qué llegamos a desarrollar las políticas transgénero que han permitido a Laurel Hubbard competir junto a otras excelentes deportistas femeninas esta noche”, agregó el portavoz.

También lee: Juegos Olímpicos: Francia apoya a Japón para continuar con la gesta deportiva pese a covid

El complejo debate alrededor de Hubbard incluye cuestiones de bioética, derechos humanos, ciencia, equidad e identidad en el deporte.

El COI permitió la participación de deportistas transgénero que se habían sometido a reasignación de género en 2003, y luego eliminó el requisito en 2015, centrándose en cambio en los niveles de testosterona.

Algunos defensores del deporte femenino, incluida la excampeona de tenis Martina Navratilova, han expresado reservas porque creen que la inclusión de deportistas transgénero corre el riesgo de cuestionar las victorias ganadas con esfuerzo para mejorar el estado del deporte femenino.

Aunque la participación olímpica de Hubbard también ha sido considerada una victoria para la inclusión y los derechos de las personas transgénero. N

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.