Tras brote en guardería, EU advierte que niños pequeños pueden propagar la COVID | Newsweek México


Tras brote en guardería, EU advierte que niños pequeños pueden propagar la COVID



Se ha conectado una guardería en Polonia con un brote de coronavirus que involucra a más de dos docenas de personas, suscitando preguntas sobre la facilidad con que el virus se propaga entre niños pequeños.

Veintinueve personas contrajeron el virus en la guardería, la cual fue citada en una carta de investigación publicada en la revista Emerging Infectious Diseases, publicada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Los casos incluían a ocho niños que asistían a la guardería, y 12 familiares que tuvieron contacto con la instalación: tres hermanos, ocho padres y un abuelo. Las edades de los niños en la guardería eran entre uno y dos años. Dos de los niños en sus familias respectivas tenían ocho y cinco años.

Los autores, afiliados con la Universidad de Medicina de Varsovia, Polonia, señalaron que el grupo representaba una “propagación sorprendentemente alta” del coronavirus en la guardería, y cuestionaron el “presunto papel insignificante de los niños” que alimenta la pandemia. “Niños de 1 y 2 años podrían ser propagadores efectivos del SARS-CoV-2”, escribieron ellos.

Lee más: Una niña contagia de coronavirus a 11 familiares de cuatro localidades de EU

La guardería reabrió el 18 de mayo después de un confinamiento nacional en todo el país europeo oriental, pero fue cerrada el 31 de mayo después de que una trabajadora dijo que un familiar había contraído el coronavirus. La trabajadora fue diagnosticada con coronavirus el 4 de junio. Luego se le hizo la prueba a 104 miembros del personal, niños y familiares.

Es poco probable que los individuos contrajeran el coronavirus fuera de la guardería, ya que había bajos niveles del virus en la población polaca por entonces, según los autores del estudio. En junio, se llevaron a cabo 124,194 pruebas individuales y 1,374 resultaron positivas, dijo el equipo.

Los autores escribieron: “Los niños parecían ser mediadores efectivos de infección entre los adultos”. Ellos señalaron en el estudio que las trabajadoras de la guardería y los familiares que resultaron infectados tuvieron poco contacto, y los familiares de los diferentes niños “no se mezclaron”.

Entérate: Un estudio confirma que existe muy baja letalidad de la COVID-19 en niños

Los hallazgos tal vez sean “especialmente importantes”, dijeron ellos, tras la publicación de un estudio en la revista JAMA Pediatrics en el verano, el cual sugería que los niños podrían ser “conductores importantes” en la propagaci´n del coronavirus.

Los niños tal vez contrajeron el virus porque estuvieron en contacto cercano unos de otros, eran menos capaces de seguir las directrices para prevenir la propagación de la enfermedad, y la guardería era un espacio confinado, según el estudio. Además, el contacto cercano entre los familiares y niños podría explicar cómo el virus se transmitió en los hogares.

En el período de dos semanas cuando la guardería estuvo abierta, en promedio 25 niños asistían a ella ocho horas cada día. Los niños iban a la guardería en tres grupos, con dos cuidadoras asignadas a cada uno. El personal usaba cubrebocas cuando interaccionaba con los niños, y los niños en los grupos no se mezclaron. Al dejar a los niños en la guardería, los padres no entraban al edificio, y tenían contacto con las trabajadoras menos de 15 minutos.

Los informes anteriores sobre brotes de coronavirus en instalaciones de cuidado infantil sugieren que es poco probable que los niños se puedan infectar entre sí y a los adultos. Pero el equipo dijo que aquellos podían ser tendenciosos, ya que la información se recopiló durante el confinamiento, cuando los niños solo estaban en contacto con sus familiares, y en gran medida incluyeron niños en edad escolar.

Te puede interesar: Investigación revela que altas cargas virales de COVID-19 afectan a los niños mínimamente

Tras reconocer las limitaciones del estudio, los investigadores dijeron que no era posible demostrar que la trabajadora comenzara el brote, ya que un padre dio positivo dos semanas antes de su diagnóstico y un niño pudo haber sido el primer caso. Y dado que la mayoría de la gente involucrada en el brote no tenía síntomas, no fue posible confirmar si los niños transmitieron el virus a sus padres o a las trabajadoras.

Ian Jones, profesor de virología en la Universidad de Reading, Reino Unido, quien no trabajó en el estudio, dijo a Newsweek que ha habido pocos estudios sobre la propagación del coronavirus entre niños. “La postura general ha sido que no es rampante, tal vez porque la mayoría de los casos son asintomáticos, por lo que no hay mucha tos”.

“Este estudio de una guardería en Polonia, que reabrió después del confinamiento, halla un índice mucho más alto; pero dados los estudios previos, es difícil saber cuál situación es más probable de ser típica. Ciertamente, desde que las escuelas reabrieron en el Reino Unido, no ha habido brotes importantes, en contraste con, digamos, las universidades.

“Tal vez la mejor postura sería reconocer que pueden ocurrir brotes en guarderías, pero que estas no parecen ser fuentes notables de transmisión posterior. Una cautela pero no alarma parecería ser la postura apropiada a adoptar”.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.