Una monja escribe la primera disertación del abuso sexual de sacerdotes


Una monja escribe la primera disertación del abuso sexual de sacerdotes



La hermana Makamatine Lembo, una monja togolesa, hizo historia el jueves cuando defendió exitosamente su disertación sobre el abuso sexual de las monjas por parte de sacerdotes en una universidad aprobada por el Vaticano y obtuvo su grado académico —y la distinción máxima— en el proceso, según reportaron U.S. News and World Report y Associated Press.

La disertación de Lembo, presentada en la Pontificia Universidad Gregoriana, enfocada en nueve monjas abusadas por sacerdotes en cinco países subsaharianos y los elementos relacionales en ello. Su conclusión —que la consolidación por décadas de desequilibrios de poder entre las monjas y sacerdotes hacía imposible el consentimiento, ya que a menudo involucraba sacerdotes que daban dinero a hermanas empobrecidas a cambio de sexo después de un proceso de cortejo que duraba años— relaciones en las que, dijo Lembo, las monjas se sentían atrapadas y no podían escapar.

Lembo se percató de que estos intercambios de sexo por dinero no eran consentidos cuando sus hermanas le compartieron un sentimiento de tormento espiritual, diciendo que las relaciones les producían angustia emocional. Estas mujeres fueron quienes le inspiraron a embarcarse en su estudio.

¿Qué debe hacer la Iglesia católica ante casos de abuso sexual? El Vaticano publica protocolo de acción

Los examinadores de la hermana Lembo elogiaron su valentía al señalar y cuestionar a estas autoridades consolidadas.

La examinadora y hermana Brenda Dolphin elogió a la hermana Lembo “en nombre de las mujeres consagradas de todo el mundo”.

“Después de estas experiencias, ellas viven, pero no viven”, dijo Lembo de las hermanas quienes participaron en su investigación a Associated Press.

“Me dije: ‘Bueno, tenemos que hacer algo para liberar a estas mujeres. Tenemos que ayudarle a tener el coraje de decir ‘no’.”

El papa Francisco ha dicho que la iglesia debe hacer un mejor trabajo al tratar casos de abuso sexual dentro de sus filas; pero como señalaron los examinadores de Lembo, han surgido múltiples reportes de mal comportamiento sexual de sacerdotes desde la declaración del papa Francisco sin que haya habido más comentarios del Vaticano.

La cortina de silencio alrededor del abuso de monjas por parte de sacerdotes empezó a descorrerse gracias a un artículo en la edición de febrero de Women Church World, un suplemento del periódico oficial vaticano L’Osservatore Romano, escrito por la editora Lucetta Scaraffia.

La justicia chilena obliga a la Iglesia católica a indemnizar a víctimas de abusos sexuales

“Estas monjas creen que son culpables de haber seducido a ese hombre santo para que cometiese pecado”, dijo ella. “Porque eso es lo que siempre les han enseñado”.

Ella señaló que las monjas violadas quienes terminan preñadas por sacerdotes a menudo son retiradas de sus órdenes y se les obliga a criar a sus hijos sin apoyo de la iglesia. “Estas pobres mujeres son obligadas a marcharse… y viven solas criando a sus hijos sin ayuda”, comenta ella. “A veces son obligadas a someterse a abortos, pagados por el sacerdote porque las monjas no tienen dinero”.

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.