Cambio climático podría aumentar infecciones por bacterias carnívoras


Cambio climático podría aumentar infecciones por bacterias carnívoras, alertan expertos



 

Debido a que el calentamiento global hace que el agua de algunas zonas de Estados Unidos aumente su temperatura, científicos temen que esto ayude a una bacteria potencialmente mortal relacionada con una infección conocida como “carnívora” reclame más víctimas.

La fasciitis necrotizante es una enfermedad poco común, a la que se conoce comúnmente, pero de manera incorrecta, como “fascitis carnívora”. Este padecimiento hace que la piel muera como si estuviera siendo devorado. Es provocada por distintas bacterias, más comúnmente, A. Streptococcus, así como Streptococcus, Staphylococcus, E. coli, Clostridium y Vibrio.

El mes pasado, varios médicos advirtieron que estaban atendiendo más casos de fascitis necrotizante provocados por la bacteria Vibrio vulnificus en el litoral noreste, en épocas del año y en ubicaciones donde este microorganismo no ataca normalmente.

La bacteria Vibrio vulnificus acecha en las aguas salobres con una temperatura de al menos 13°C (55.4° F). Puede provocar infecciones al entrar al cuerpo a través de la piel lesionada, o cuando una persona ingiere pescados o mariscos contaminados. Apenas la semana pasada, un pescador de Florida fue hospitalizado con fascitis necrotizante debido a que la bacteria Vibrio vulnificus logró atravesar varias costras de su pierna mientras estaba en las aguas del Golfo de México. 

Los síntomas de la fascitis necrotizante pueden confundirse con los de otros padecimientos como la gripe o la gastroenteritis. En las primeras etapas, las personas pueden presentar altas temperaturas, vómito y diarrea, así como fuertes dolores que parecen inusuales para el tamaño de la lesión. Horas o días después, el área infectada puede inflamarse y se pueden formar ampollas llenas de líquido. Si el paciente no recibe tratamiento, la infección puede provocar una sepsis potencialmente mortal, así como la insuficiencia de algún órgano, Entre los tratamientos está la administración de antibióticos y la cirugía para retirar el tejido infectado. Esto último puede provocar la amputación en casos graves. 

Pareja muere de peste negra en Mongolia tras comer riñones crudos de marmota

En el artículo, publicado en la revista Annals of Internal Medicine (AIM) se describen cinco casos en los que los pacientes habían entrado en contacto con las aguas de la Bahía de Delaware. En ella,las infecciones con Vibrio vulnificus son tradicionalmente poco comunes debido a que es relativamente fría, en comparación con la cercana Bahía de Chesapeake, donde los casos son más comunes. De los cinco pacientes, uno murió y a otro se le amputa una pierna. 

Los médicos escribieron que querían alertar a otros de sus colegas de que la bacteria parecía estar desarrollándose fuera de las “áreas de riesgo tradicionales”. Afirmaron que es probable que el culpable sea el cambio climático. 

En las últimas tres décadas, el cambio climático ha provocado que las temperaturas de la superficie marina de muchas partes de Estados Unidos se vuelvan más cálidas, de acuerdo con los autores del estudio de AIM.

Entre 2009 y 2017, solo se diagnosticó un caso de V. vulnificus en el Hospital de la Universidad de Cooper, cerca de la Bahía de Delaware. Pero en los veranos de 2017 y 2018, esta cifra se elevó a cinco. 

El profesor John Glenn Morris, director del Instituto de Patógenos Emergentes de la Universidad de Florida, que no intervino en estos casos, explicó a Newsweek: “Las especies de Vibrio son muy sensibles a las temperaturas y crecen mucho mejor conforme aumenta la temperatura del agua. En un clima frío, desaparecen del agua casi completamente. 

“Conforme la temperatura del agua aumenta, estos microorganismos comienzan acrecer y, con el cambio climático, incluso el aumento de uno o dos grados en la temperatura del agua que se observa en muchos lugares del mundo basta para aumentar el número de Vibrio en el agua, lo cual, a su vez, incrementa el riesgo de que un ser humano entre en contacto con el microorganismo y enferme, ya sea al ingerir pescados o mariscos contaminados, o a través de la exposición de una herida con el agua”, dijo Morris.

“El calentamiento del ambiente, que es la manifestación más evidente y penetrante del cambio climático, provoca un aumento en la cantidad de estas bacterias en el ambiente y el alcance geológico en el cual se encuentran”, dijo a Newseeek Craig Baker-Austin, científico investigador de alto nivel del Centro de Pesquerías Ambientales y Ciencia de Acuacultura. Baker-Austin estudia a las bacterias y la amenaza que plantean debido al cambio climático. 

Kimberly Reece, presidenta de Ciencias de la Salud Acuática del Instituto de Ciencias Marinas de Virginia, declaró a Newsweek que el efecto es una temporada más larga de Vibrio, que se extiende desde finales de la primavera hasta principios del otoño en la región del Atlántico central, por ejemplo.

Este microorganismo “tropical” parece estarse extendiendo hacia el norte desde áreas como el Golfo de México, explicó Baker-Austin.

Por esa razón, durante las últimas dos décadas, los incidentes relacionados con Vibrio se han duplicado en Estados Unidos, continuó.

¿Qué podemos hacer ante las bacterias inmunes a los antibióticos?

Esta tendencia no se limita a Estados Unidos, según Reece. “Científicos de todo el mundo han informado que la especie Vibrio expande su alcance a áreas que previamente tenían aguas que eran demasiado frías”, dijo.

Y conforme aumenta la temperatura, más personas tienen probabilidades de interactuar con el océano en actividades como la natación o la pesca, señaló Baker-Austin. Hubo grandes incrementos en el número de infecciones en Europa durante los años 1994, 2003, 2006, 2010 y 2016, en los que se produjeron olas de calor, afirmó.

Sin embargo, al mismo tiempo, el aumento en el número de casos pudo deberse también a una mejor vigilancia y a que se informó sobre las infecciones, así como al aumento en el número de personas que viven cerca e interactúan con la costa, añadió.

Sin embargo, a pesar de que el microorganismo llegó a los titulares en fechas recientes, Baker-Austin hizo énfasis en que las infecciones con Vibrio son “muy infrecuentes”. En Estados Unidos, se producen alrededor de 500 hospitalizaciones y 100 decesos, dijo. 

Vibrio vulnificus pocas veces infecta a individuos sanos, aunque algunas personas que se infectan podrían no darse cuenta de que tienen una enfermedad que los vuelve más susceptibles”, dijo  Reece. Las personas cuya salud o su sistema inmunológico están en riesgo son más susceptibles a las infecciones de Vibrio vulnificus, por ejemplo, quienes padecen enfermedades hepáticas, cáncer, VIH o aquellas personas que consumen medicamentos que ponen en riesgo su sistema inmunológico.

Reece aconsejó a las personas preocupadas de haber adquirido la enfermedad que recuerden revisar la información local antes de entrar al agua, y a las personas con cortes o heridas abiertas que se alejen de ella. 

“Si alguien se lesiona estando en el agua, debe buscar un tratamiento médico e informar a su médico sobre su exposición al agua natural”, dijo.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.