Qué es el "gusano pulmonar" y por qué es un parásito mortal


Qué es el mortal “gusano pulmonar” que contamina caracoles, camarones y algunos vegetales

hombre-gusano-pulmonar-ratas


Un hombre australiano murió a causa de un parásito, conocido como “gusano pulmonar de las ratas”, por comer una babosa de jardín en un reto de hace ocho años.

Sam Ballard, un prometedor jugador de rugby, murió a los 27 años después de desarrollar una serie de complicaciones causadas por la enfermedad angiostrongiliasis.

Ballard tenía 19 años en 2010 cuando él y algunos amigos bebían vino en un jardín. “Estábamos sentados aquí para tener una pequeña noche de apreciación de vino tinto, tratando de actuar como adultos y una babosa llegó arrastrándose por aquí”, contó su amigo Jimmy Galvin a news.com.au.

“La conversación surgió, ya sabes. ‘¿Debo comerlo?’ Y Sam lo hizo. Bang. Así es como sucedió”, dijo.

Durante los días siguientes, las piernas de Ballard comenzaron a doler y le preocupaba que la babosa pudiera ser la causa. Después de visitar al médico, le dijeron que tenía un gusano pulmonar de las ratas, conocido científicamente como angiostrongiliasis.

Esta es una enfermedad que afecta el cerebro y la médula espinal. Es causada por un parásito con forma de gusano redondo que, en forma adulta, normalmente solo se encuentra en roedores. Sin embargo, un animal infectado puede pasar las larvas a través de sus heces, que pueden ser ingeridas por babosas y caracoles.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, la mayoría de los casos de lombrices pulmonares se resuelven con el tiempo sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, en algunos casos pueden surgir complicaciones serias que conducen a daño cerebral y la muerte.

En el caso de Ballard, contrajo meningoencefalitis eosinofílica, un tipo de meningitis causada por el parásito. Cayó en coma que duró más de un año. Cuando se despertó, los médicos descubrieron que había sufrido una lesión cerebral.

Durante los años siguientes, los amigos y familiares de Ballard intentaron ayudarlo a recuperarse a través de la fisioterapia, pero el impacto de la enfermedad continuó. Su caso se puso en el centro de atención en octubre pasado cuando la familia anunció que se estaba recortando el beneficio por discapacidad que recibió Ballard. Después de una campaña, la decisión del gobierno se invirtió.

Lisa Wilkinson, quien presenta el programa de televisión australiano The Sunday Project, anunció la muerte de Ballard: “Tenemos una triste noticia para usted ahora”, dijo. “A principios de este año, les trajimos la historia de Sam Ballard, quien, como un reto de sus compañeros, se comió una babosa. Contrajo enfermedad pulmonar con efectos devastadores.

Sus amigos se han quedado con él desde entonces. El viernes, Sam falleció, rodeado de su familia y leales y amorosos compañeros.

Los casos de gusanos pulmonares que se vuelven fatales son raros. En Estados Unidos, la enfermedad se encuentra con mayor frecuencia en Hawái, y pocos casos reportados en los estados continentales. Sin embargo, en 1993, un niño de Nueva Orleans se infectó después de comer un caracol por un desafío. Cayó enfermo unas semanas después: los síntomas incluían dolores musculares, rigidez en el cuello, vómitos, dolor de cabeza y fiebre leve. Después de dos semanas sus síntomas desaparecieron sin tratamiento.

Para evitar el gusano pulmonar de rata, el CDC aconseja no comer babosas, caracoles, ranas y camarones o langostinos crudos o poco cocidos. “Si manejas caracoles o babosas, usa guantes y lávate las manos”, aconseja. “Siempre recuerde lavar a fondo los productos frescos. Cuando viaje a áreas donde el parásito es común, evite comer verduras crudas”.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.