El abuso en Hollywood se extiende a animales actores


El abuso en Hollywood se extiende a animales actores

animales


Revelaciones sobre lo que sucede entre bastidores en Hollywood salieron a la luz en 2017, y el consenso es abrumador: el abuso debe terminar. Pero esa promesa debe extenderse a los no humanos utilizados en el entretenimiento.

La licencia del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés) del entrenador de animales de Hollywood, Sidney Yost -quien durante mucho tiempo fue noticia por golpear a los animales con palos y alimentarlos con comida contaminada- finalmente fue revocada de forma permanente, y también recibió una multa de 30,000 dólares por más de 40 violaciones a la Ley federal de bienestar animal.

Durante años, alquiló animales para películas y programas de televisión mientras hacía negocios como Amazing Animal Productions Inc.

Desde que su licencia para exhibir y suministrar animales fue cancelada en 2014, continuó trabajando en la industria como coordinador de animales. Según los informes, sus créditos incluyen The Butler de Lee Daniels, 12 Years a Slave, The Hunger Games, Ant-Man, Get Out y Fox’s Sleepy Hollow, entre otros.

De la misma forma en la que el comportamiento de muchos hombres para hostigar a las mujeres era un secreto a voces, la historia de Yost en el abuso de animales era bien conocida en la industria, incluso después de trasladar sus operaciones de California a Louisiana y luego a Georgia.

Entonces, ¿cómo y por qué continuó trabajando durante tanto tiempo? ¿Y por qué sigue haciendo una vida muy cómoda explotando animales actualmente? Según The Times-Picayune de New Orleans, dos de sus perros le dieron ganancias por al menos 150,000 dólares en un año.

La pésima trayectoria de Yost se remonta a décadas atrás: para resolver una demanda por su supuesto abuso de animales en 2002 y 2003, aceptó renunciar a la custodia de cuatro chimpancés y dejar de trabajar con grandes simios.

Las autoridades federales encontraron que Yost no proporcionó a los animales el espacio adecuado y la debida atención veterinaria. También golpeaba rutinariamente a un mono y a un león con un palo. Usó el abuso físico para controlar a los lobos, y sus entrenadores golpearon a tigres con palos.

Durante los procesos legales, un juez declaró que las técnicas de Yost con un bastón de madera y sus amenazas de usarlo eran “demasiado comunes”.

Desafortunadamente, ese comportamiento es una rutina en la industria del entretenimiento. Los animales forzados a “actuar” suelen ser sometidos a métodos de entrenamiento rigurosos y abusivos para obligarlos a realizar actos estresantes, confusos, incómodos e incluso dolorosos.

Cuando no están trabajando, a menudo se les mantiene en un confinamiento extremo y privados de todo lo que es natural e importante para ellos, incluido el compañerismo con otros de su especie y un entorno amplio y enriquecedor.

Sid Yost es historia cuando se trata de manejar animales para cine y televisión, pero ya es hora de que la industria se distancie por completo de él. Mientras se le acredite en las producciones, Hollywood sigue financiando a los abusadores de animales.

Pero Yost no es una excepción en la industria del entretenimiento. Otros entrenadores que suministran animales para películas, programas de televisión y anuncios los ven como poco más que un equipo para alquilar.

Birds & Animals Unlimited, por ejemplo, que proporcionó los perros para A Dog’s Purpose, fue atacado después de que salieron a la luz grabaciones que mostraban a un perro aterrorizado por ser obligado a actuar en el agua dura durante la producción de la película. Después, siguió una investigación de testigos presenciales de la organización de Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) en su locación, que documentó negligencia crónica.

Cuando los animales ya no se consideran útiles, pueden ser arrojados como basura, como le sucedió a Chubbs, un chimpancé que, según los informes, fue utilizado en el primer remake de El planeta de los simios.

Solo un par de años después de la publicación de la película, los investigadores de PETA lo encontraron viviendo en un sucio y fétido zoológico al borde de la carretera.

La fauna silvestre de trabajo de Steve Martin, de mala reputación, regularmente descargaba animales a través de una sórdida hoja intercambiable -incluso ofreciendo osos, lobos, un león y un leopardo gratis- también ha sido citada por el USDA por encerrar a chimpancés y orangutanes en “alojamientos nocturnos” hasta por 18 horas al día sin elementos de enriquecimiento, negando a los animales el espacio adecuado y no proporcionarles el cuidado veterinario necesario, ventilación, jaulas limpias y comida adecuada.

Con la disponibilidad de imágenes generadas por computadora, pantalla azul, animatrónica y otros tipos de tecnología, que se han utilizado en una gran cantidad de películas de gran prestigio, simplemente no hay razón para seguir explotando animales. Por ejemplo, no se usaron animales salvajes en las últimas tres películas de El planeta de los simios.

Hacer películas sin usar animales se puede hacer. Se está haciendo.

Lisa Lange es vicepresidenta de comunicaciones de PETA.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.