Ohio prohíbe el aborto de fetos con síndrome de Down | Newsweek México


Ohio prohíbe el aborto de fetos con síndrome de Down



Las mujeres en Ohio ya no pueden abortar si el feto ha sido diagnosticado con síndrome de Down, debido a una nueva ley firmada este viernes por el gobernador John Kasich que también enviaría a los médicos a la cárcel por realizar el procedimiento.

No hay castigo para la mujer, en caso de que logre el aborto de todos modos, pero cualquier médico que realice el procedimiento después de que una mujer se entere del diagnóstico prenatal podría ir a prisión por hasta 18 meses.

Según el Washington Post, Ohio es el cuarto estado en aprobar una prohibición del aborto en los fetos con síndrome de Down, aunque los tribunales han impedido que las leyes entren en vigor en Indiana y Louisiana. En Indiana, un juez federal dictaminó en junio de 2016 que restringir el acceso al aborto sobre la base de un diagnóstico de síndrome de Down infringía “un derecho de libertad para tomar decisiones independientes”, un principio garantizado la Corte Suprema.

Los defensores de los derechos reproductivos argumentan que la ley no solo es ilegal, sino que interfiere con la capacidad de las mujeres para mantener conversaciones honestas con sus médicos en caso de que descubran que tienen un feto con síndrome de Down.

“Cuando una mujer recibe un diagnóstico de síndrome de Down durante su embarazo, lo último que necesita es ir al gobernador Kasich para decirle qué es lo mejor para su familia”, dijo en un comunicado Kellie Copeland, directora ejecutiva de Pro-Choice Ohio.

Los defensores antiaborto admiten que su objetivo más amplio es eliminar el aborto por completo.

“Es parte del rompecabezas para nosotros llegar a ver el final del aborto”, dijo Angela Boblitt, una activista pro-vida y madre de un niño con síndrome de Down, al Post. “Y definitivamente sentimos que abortar a un niño por un diagnóstico médico es discriminatorio “.

Sin embargo, el tema no se divide claramente entre los campamentos pro-vida y pro-elección: muchos activistas por los derechos de las personas con discapacidad han expresado abiertamente su deseo de impulsar la legislación en Ohio y en todo el país.

“Los familiares con síndrome de Down … son parte integral de sus familias”, dijo Heather Sachs, la directora de políticas y defensa en el Congreso Nacional de Síndrome de Down, a NPR la semana pasada, explicando su objeción a interrumpir embarazos a causa de un síndrome de Down diagnóstico.

Las estadísticas muestran que muchas mujeres están haciendo esa elección. Los médicos estiman que las pruebas prenatales para el síndrome de Down llevaron a un 34 por ciento menos de niños nacidos con la condición entre los años de 1980 y 2005. Cada año, alrededor de 6,000 bebés nacen con síndrome de Down, lo que representa 1 de cada 691 nacimientos.

Estas últimas restricciones sobre el aborto llegan casi exactamente un año después de que Kasich firmara la prohibición del aborto por 20 semanas. Ohio también alberga leyes antiaborto que requieren que las mujeres reciban asesoramiento patrocinado por el estado y esperan 24 horas antes de recibir un aborto. Kasich se postuló para presidente el año pasado como una opción más moderada que Donald Trump.

Los opositores dicen que la ley no permite que las mujeres tomen el control de una decisión que afectará sus vidas y su futuro.

“Esta ley no hace nada para apoyar a las familias que cuidan a sus seres queridos con síndrome de Down”, dijo Copeland. “En cambio, los explota como parte de una estrategia más amplia contra la elección para hacer sistemáticamente que toda la atención del aborto sea ilegal”.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.