Invesntigan el activo de los hongos alucinógenos como tratamiento para la depresión


Investigan el alcaloide de los hongos alucinógenos como tratamiento para la depresión



La Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins abrirá en Maryland el centro de investigaciones psicodélicas más grande del mundo, y la primera institución de su tipo en Estados Unidos. Financiado con donativos privados que ascienden a 17 millones de dólares, el Centro para Investigaciones Psicodélicas y de Conciencia llevará a cabo investigaciones sobre el uso de drogas psicodélicas en el tratamiento de adicciones, trastorno por estrés postraumático (TEPT), depresión, enfermedad de Alzheimer y otros padecimientos.

“Además de estudiar nuevas terapias, pretendemos investigar los temas de creatividad y bienestar en voluntarios sanos. Esperamos que estos esfuerzos conduzcan a nuevas estrategias que promuevan el desarrollo humano”, declaró el Dr. Roland Griffiths, director del centro y profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

La primera investigación del centro estará dirigida a la psilocibina, el alcaloide que contienen los hongos alucinógenos. No obstante, los objetivos del estudio son muy amplios, ya que un comunicado de prensa señala que los científicos analizarán los efectos de psilocibina en “la conducta, la función cerebral, el aprendizaje y la memoria, la biología cerebral y el estado de ánimo”. Así mismo, las aplicaciones que contempla la investigación abarcan diversas terapias para numerosos trastornos; entre ellos, adicción a los opioides, enfermedad de Alzheimer, TEPT, trastornos alimentarios, alcoholismo y hasta el síndrome de enfermedad de Lyme post-tratamiento. Los ensayos clínicos que el centro tiene proyectados incluyen una investigación sobre la relación de las sustancias psicodélicas con la función cerebral y los biomarcadores sanguíneos.

Los hongos mágicos se hicieron alucinógenos para evitar ser comidos

En el año 2000, el equipo de Griffiths recibió la primera autorización reglamentaria para trabajar con sustancias psicodélicas, lo cual permitió que el psiquiatra y sus colaboradores llevaran a cabo estudios en los que observaron que psilocibina produce efectos emocionales positivos que pueden persistir varios meses después de la experiencia alucinógena. Según los hallazgos de una de sus investigaciones, de los 36 pacientes reclutados, 67 por ciento describió la experiencia psicodélica como una de las “más significativas” de su vida.

“Nuestros científicos han demostrado que las sustancias psicodélicas poseen verdadero potencial terapéutico, y el nuevo centro estará dedicado a explorar ese potencial”, declaró el Dr. Paul B. Rothman, decano de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Investigaciones ulteriores han comprobado al potencial de los psicodélicos en el tratamiento de la adicción a la nicotina, y para aliviar la ansiedad y la depresión que suelen asociarse con enfermedades de alta mortalidad, como el cáncer.

Como director del Centro para Investigaciones Psicodélicas y de Conciencia, Griffiths contará con el apoyo del Dr. Matthew Johnson en calidad de director asociado, mientras que el equipo estará integrado por el Dr. Frederick Barrett; el Dr. Albert García-Romeu; la Dra. Natalie Gukasyan; el Dr. Alan Davis; la maestra en trabajo social Mary Cosimano; y el Dr. William Richards.

Hongos alucinógenos: Cómo usarlos, sus efectos y beneficios

“Este campo siempre ha trabajado con pocos fondos, pero ahora contamos con la financiación y la infraestructura necesarias para que la ciencia psicodélica logre avanzar como no ha podido hacerlo hasta hoy”, afirmó Griffiths en entrevista con el New York Times.

Entre los patrocinadores del centro destacan la Fundación Steven y Alexandra Cohen, Tim Ferris, Matt Mullenweg, Blake Mycoskie y Craig Nerenberg, quienes, en conjunto, han proporcionado los fondos suficientes para que seis neurocientíficos, psicólogos y médicos, así como cinco científicos posdoctorales, realicen investigaciones durante cinco años.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.