Opinión | Corrupción: el mal endémico de los políticos mexicanos | Newsweek México


Opinión | Corrupción: el mal endémico de los políticos mexicanos



Tal parece que no podemos escapar de ella, se robó hasta la esperanza de millones que cifraron sus anhelos de cambio en un presidente de la República, que basó su sempiterna campaña electoral, en la lucha contra el mal de males de México: La Corrupción.

Desde hace tiempo coincido con Andrés Manuel en su diagnóstico sobre los males de México, en concreto la Corrupción; que si tiene que ver, en casi todos los órdenes, no es la única causa del mal o mediocre desempeño de nuestro país, pero vamos, influye y es causa de muchos males, incluso denuncié, una y otra vez el fraude electoral del que fue víctima en dos ocasiones, pero hoy es muy difícil creer que sólo con el voluntarismo del presidente de México, se pueden resolver los grandes problemas de México y aunado a ello, no se encuentra estrategia, método, equipo, alianzas; la sola palabra, aun repitiéndola hasta el hartazgo a diario, no es suficiente; quizá, para Dios que es verbo y su palabra acción, es suficiente; pero no lo es para un mesías.

Lamentablemente, desde hace más de un año que inició el ejercicio del poder de facto de Andrés Manuel, lo único que hemos encontrado son contrasentidos, incongruencias, mentiras, dobles discursos y mucha demagogia en los hechos y ” hechos son amores y no buenas razones” .

Para muestra un botón:

Se suspendió la orden de aprehensión contra Emilo Lozoya Austin, neoliberal, allegado y muy cercano a Carlos Salinas, desde su papá Emilio Lozoya Thalmann ex director del ISSSTE; al parecer salvará el pellejo misteriosamente y no será castigada su corrupción evidente.

Un juez frena decomiso de bienes y cuentas contra Javier Duarte y podrá gozar de sus múltiples y millonarios bienes, que difícilmente es creíble los haya ganado con un trabajo honrado.

Carlos Romero Deschamps sigue tan campante despachándose con la cuchara grande, es del dominio público su evidente y descarada corrupción.

Ya anda libre y por sus fueros la lideresa Elba Esther, que tanto daño ha hecho a México.

Qué decir, si seguimos en las lides sindicales del famoso Napito Gómez Urrutia, colaborador muy cercano del presidente y que hoy goza de cabal salud política y económica.

La deuda externa sigue su crecimiento, a pesar de haber prometido que no se adquiriría más deuda.

Se mintió al pueblo sabio e ingenuo con la venta del avión presidencial y hoy seguimos pagando más por éste, sin poder hacer uso, ni usufructo de la nave.

Se viola la Constitución, con el beneplácito y el respeto manifiesto de la Secretaría de Gobernación y el mismo presidente, al tolerar la toma por asalto del gobierno estatal de Baja California y extender el mandato más años de los previstos por ley.

Se recortan de forma criminal programas de salud, SIDA, cáncer, protección a mujeres vulnerables, niños en estancias y se les otorga toda clase de apoyos a extranjeros inmigrantes sin legal estancia en nuestro país, como en el extranjero, tal cual pasa con ciudadanos de otros países en Centroamérica, exportando recursos nacionales fiscales cuantiosos, para paliar la pobreza y estimular el desarrollo de estos.

Se despiden expertos y trabajadores con experiencia de décadas en áreas técnicas y de expertise específico gubernamental, para contratar a inexpertos, improvisados, personal con bajísimos perfiles profesionales, no aptos para desempeñar puestos de alta responsabilidad en la esfera gubernamental.

El narco-estado permanece imperando a lo largo y ancho del territorio nacional, no se toca al crimen organizado ni con el pétalo de una declaración, mientras ellos siguen impunes, siguen creciendo desproporcionadamente las cifras de crímenes violentos y de cualquier especie.

La impunidad florece al amparo de la 4T sobre los delincuentes de cuello blanco, mismos que imperaban en la administración anterior y que venían incluso de anteriores, ríen a carcajadas y se pavonean en las calles, gozando y presumiendo sus enormes fortunas hechas a la sombra de los gobiernos de todos los niveles.

El Estado de Derecho está, no sólo amenazado, sino bajo fuego constante desde la Presidencia de la República, junto con la maledicencia, ataque y fomento a la división de los mexicanos, ya que no hay día que no sea atacada alguna institución republicana o contrapeso político o gubernamental; incluso, hasta instituciones privadas, gremiales, nacionales o extranjeras, o personajes específicos; se agarra parejo. Por menos, hoy está en proceso la renuncia del gobernador de Puerto Rico.

La nefasta partida secreta que paradójicamente está envuelta en la Ley de Austeridad, vuelve con más monto, más opacidad y más manga ancha, vamos, discrecionalidad absoluta con más de 120´000,000,000.00 millones de pesos al año, manejados sin dar cuentas por parte del presidente de la República, para entender más fácilmente la brutal cantidad, paseémosla a dólares, seis mil trescientos millones de dólares al año, casi el ilusorio costo de la refinería de Dos Bocas; él dispondrá de la inmoral cifra de 720 mil millones de pesos, para hacer lo que le plazca en su sexenio. En palabras del politólogo Fernando Dworak, “el saqueo del dinero público que esconde la Ley de Austeridad es por rigor ‘algo peor que la partida secreta’; se trata, en pocas palabras, de un vulgar saqueo del dinero público por parte del presidente Obrador”.

Se desintegra a la Policía Federal, faltándoseles al respeto y ofendiéndoseles parejo a todos, honrados y corruptos
Se cercenan los apoyos a la sociedad civil organizada y se les denosta, como si todos fueran iguales en corrupción.

Se toman decisiones económicas, sociales y de asistencia a grupos vulnerables de manera irresponsable, con grandes costos sociales, ambientales y de la mala calidad.

Quienes asignaron e hicieron mal uso de recursos públicos de programas sociales o de desarrollo económico, también gozan de cabal salud.

Los grandes esfuerzos realizados por la sociedad civil organizada en materia de anticorrupción y transparencia, han sido ridiculizados por el presidente y además ha sido descalificado cualquier trabajo en esta materia.

Los órganos autónomos, así como el poder judicial y legislativo, están ante su posible desmantelamiento, vía su debilitamiento y ataque continuo y frontal de manera irrespetuosa e indiscriminada.

En su primera guardia política pretoriana, de personajes de más confianza y operadores políticos experimentados, no hay quien no tenga cadáveres en el clóset; no dicho sólo como figura retórica, sino textualmente, ya que muchos de ellos deben vidas, ya sea por negligencia, omisión o acción como Ebrad y el caso de los tres policías federales de Tláhuac o el apoyo indiscriminado y total al aborto en Ciudad de México; Sheinbaum, y su fallida supervisión y corrupta autorización de las obras sobre la escuela Rébsamen; Bartlett, asesino de la democracia; al apellido Monreal se le vinculó con el narco en Zacatecas y un largo etcétera.
El despido de funcionarios de alto nivel de SEMARNAT relacionados con los permisos para las megaobras del sexenio, hoy cuestionadas y con amparos por falta de estudios, para que sean sustituidos para autorizar permisos y mantengan opacos los mismos y así liberen obras para Santa Lucía y seguramente, vendrán en cascada permisos para Dos Bocas y el Tren Maya.

Escasez de medicamentos y de cualquier cantidad de recursos, ya que la centralización de compras suena bien en el mundo de las ideas, pero en la práctica ha resultado todo un desastre, además de que la mentira ya ha tomado carta de naturalización en la 4T, pues la promesa era invitar a la ONU a auditar y acompañar los procesos de licitaciones, y ¡sorpresa!, más de 70 por ciento de las compras institucionales, son por adjudicación directa y las que no, de todos modos las ganan de forma sospechosa conocidos, el tráfico de influencias no sólo vuelve aflorar, sino que se multiplica.

En fin, el tema ya es chocoso, pero no podemos quitar el dedo del renglón. Estamos, que el paradigma anterior era apresar peces gordos o charales en el panismo y cuando agarraban algún personaje de peso, se les fugaba, como el Chapo. Hoy no podemos hacernos de la vista gorda, perdonar la corrupción anterior y tolerar la de hoy, tenemos que salvar lo salvable de las escasas estructuras logradas, fortalecerlas y cargar todo el peso de la ley, de manera ejemplar en todos aquellos que han traicionado a la patria desde el servicio público, en otros países los cuelgan o fusilan, aquí tendríamos que construir más cárceles, pero debe enviarse un mensaje de intolerancia hacia el nefasto fenómeno, pero no podemos esperar que los abrazos, el amor, la cartilla moral, el afecto y la ternura materna; eviten que los malos mexicanos dejen de delinquir.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.