Hay temas con los que no podemos jugar: Quique Galdeano


Hay temas con los que no podemos jugar: Quique Galdeano



ESCÁNDALA nació de la necesidad de que existiera un espacio LGBT+ que tuviera impacto y que sacudiera a sus lectores. El plan en la mente de sus creadores era confeccionar algo que no existiera ya en el mercado de los medios de comunicación en México.

Quique Galdeano, uno de sus creadores, cuenta que lo echaron a andar con todo el corazón, y a esa cualidad y al hecho de romper paradigmas establecidos le atribuye el éxito que han logrado hasta ahora.

“Al día de hoy tenemos lectores fieles en Europa, América Latina, Estados Unidos y Canadá, entonces hemos tenido que modificar nuestro contenido, ya no podemos hablar solo de lo que pasa en México, hacemos contenido a escala internacional y, además, coberturas en otros países”.

Cuando uno entra en el sitio web de Escándala se encuentra con dos tipos de contenido: uno suave, farandulero y cómico y otro serio, político y con información densa.

“La parte soft que manejamos en el sitio es amigable y va para todo el mundo, a pesar de que de pronto son contenidos muy LGBT+. Pero no podemos dejar de mencionar temas que son muy importantes para nuestra comunidad: salud sexual, VIH, temas legales como matrimonio igualitario y adopción por parte de parejas del mismo sexo. Esas son cosas con las que no podemos jugar y tenemos que ser muy serios”, cuenta.

Algo importante que distingue a Escándala de otros medios es que hay personas heterosexuales en su equipo de trabajo, eso los ha ayudado a conquistar a otro tipo de audiencia.

Lee:  Una drag queen para el resto del mundo

De esta forma logran “campechanear” el contenido para que la plataforma sea muy completa en cuanto a información.

Cuando Quique habla de Escándala le brillan los ojos y una sonrisa se dibuja en su rostro.

“Esto me ha cambiado la vida, yo nunca estuve pensado para ser la cara del medio, fue un accidente porque Aurora no podía ir a una entrevista y ahora te puedo decir que me ha cambiado la vida, pues he aprendido cosas que aún siendo parte de la comunidad LGBT+ desconocía.

“He logrado quitarme muchos prejuicios y tabúes que tenía implantados y que ahora, sin ellos, me siento mucho más libre”, concluye.  

41 años sin miedo a mostrar nuestros colores

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.