Atletas con discapacidad intelectual, medallas y obstáculos


Atletas con discapacidad intelectual, medallas y obstáculos



La discriminación es el primer obstáculo al que hacen frente los atletas con discapacidad intelectual quienes responden a punta de medallas.

 

LA PRIMERA VEZ que Yaroslavi Romero entró en una alberca fue a los tres años, cuando sus padres la llevaron a delfinoterapia como parte de su rutina para mejorar su capacidad motora, pues nació con síndrome de Down. Treinta y cuatro años después nadó un kilómetro y medio en el Golfo Pérsico, con lo que consiguió una medalla de plata.

Acompañada de su guía, Adriana Moreno, Yaroslavi compitió en los Special Olympics Games 2019, celebrados en Abu Dabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, un certamen en el que jóvenes con discapacidades intelectuales de más de 190 países compiten en pruebas como atletismo, ciclismo, pesas, gimnasia, boliche, equitación y natación.

Sin embargo, llegar tan lejos no fue sencillo para “Yaros”, quien ha sido reconocida como la primera mujer con síndrome de Down que practica nado en aguas abiertas de manera profesional, además de contar con una carrera técnica en gastronomía.

María de Lourdes López, mamá de la atleta, cuenta que, de inicio, fue complicado encontrar escuelas de natación donde aceptaran a su hija, y después representó un reto para Yaroslavi el entrenar con niñas y niños “ordinarios” —sin discapacidad—, pero después de todo “ha visto hasta dónde puede llegar”.

Además de ser ciclista, Aldo practica softbol y tiene una carrera técnica de carpintero. FOTO: ANTONIO CRUZ

“No fue fácil porque, aunque ella tenía destrezas, no estaba al 100 por ciento como el resto de los jóvenes, pero se fue adaptando”, cuenta.

El primer lugar donde aprendió técnicas de nado fue en la alberca olímpica de Ciudad Universitaria, donde el maestro Víctor Jiménez, su primer entrenador, aceptó enseñar a Yaroslavi y pidió a sus padres darle oportunidad de entrenar con otros niños de su edad sin discapacidades.

No fue sino hasta una tarde en la que un movimiento de Special Olympics visitó la escuela a la que acudía Yaroslavi que su madre supo que existía una organización especializada en la actividad deportiva de personas con discapacidad intelectual, y decidió llevarla.

“Al principio no me fui con la visión tan lejos, pero me llamó la atención lo de aumentar las habilidades y destrezas de Yaros, que se le quitaran ciertas torpezas y aumentara su sociabilización, porque tener un hijo con discapacidad te estigmatiza y te limita, te encierra, entonces ese espacio fue distinto, había más familias y sus hijos ya habían tenido grandes logros”, expresa Lourdes.

Poco a poco, la atleta fue ganando mayor resistencia en distancia recorrida, por lo que le sugirieron intentar nadar en aguas abiertas. De la mano de Adriana Moreno, su guía, desde 2004 ha participado en cinco competencias nacionales y cuatro internacionales, en las que ha ganado 250 preseas.

FALTA DE APOYO PARA DEPORTE

Aldo Jesús López, de 21 años, es otro de los atletas mexicanos que compitió en Abu Dabi. El joven ciclista ganó una medalla de plata en el circuito Yas Marina.

Además de ser ciclista, Aldo practica softbol y tiene una carrera técnica de carpintero. Con tres años de entrenamiento en Special Olympics, esta es la primera vez que compite y gana en un certamen internacional. Dice que quiere continuar preparándose para obtener una medalla de oro.

Su madre, Dolores Santana, explica que, para una persona con epilepsia y atención dispersa como Aldo, el deporte ha sido parte fundamental de su terapia: gracias a él encontró motivación, amigos y un ambiente incluyente, gracias al modelo de trabajo de Special Olympics, en el que los atletas entrenan con personas sin discapacidad intelectual.

Adriana Moreno, guía de nado en aguas abiertas de Yaroslavi, explica que cada atleta de Special Olympics debe encontrar un lugar donde entrenar, ya que no hay espacios exclusivos para la práctica deportiva para personas con discapacidad.

Para ella, el hecho de que los jóvenes entrenen con compañeros sin discapacidad contribuye a que se integren y logren una convivencia que beneficia el desarrollo y la salud de los atletas. Sin embargo, reconoce que los apoyos para estas actividades son pocos.

“Los chicos convencionales no tienen apoyo, menos aún los que tienen discapacidad. Por ejemplo, ahora para el mundial, los resultados que dieron diferentes chicos pocas personas los tomaron en cuenta”, lamenta Moreno.

En el caso de los niños y jóvenes con los que practica Adriana, todos reciben entrenamiento, orientación nutricional y médico de manera gratuita en Special Olympics y son apoyados por sus padres económicamente, pues la mayoría de ellos no trabaja.

Atletas paralímpicos exigen becas; acusan insensibilidad y malos manejos de Cecude

Además de la falta de recursos para la práctica deportiva de personas con discapacidad, Adriana señala que, en ocasiones, los padres no saben cómo ayudar a sus hijos o tocan puertas en distintos lugares sin tener éxito, debido a que hay pocos entrenadores capacitados para atender a estos jóvenes.

Por parte de la organización Special Olympics, los jóvenes cuentan con atención gratuita de entrenadores, dentistas, médicos y nutriólogos, con dinero que obtienen a través de campañas de fondeo por internet.

Adrián Benítez, vocero de la organización en Ciudad de México, explica que el proyecto, fundado en 1968 en Estados Unidos, tiene como objetivo proporcionar entrenamiento deportivo todo el año en una variedad de deportes olímpicos para personas con discapacidad intelectual, lo que favorece su condición física y el intercambio de habilidades y amistad con otros atletas.

Desde hace 32 años, Special Olympics trabaja en México, y actualmente se encuentra en 24 estados: Baja California, Chiapas, Chihuahua, Colima, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos y Nayarit.

También cuentan con instalaciones en Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Puebla, Quintana Roo, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

Adriana explica que no hay espacios exclusivos para la práctica deportiva para personas con discapacidad. FOTO: ANTONIO CRUZ

En Special Olympics, personas de todas las edades pueden practicar diferentes deportes y competir en un modelo que premian las habilidades de los competidores, independientemente de su edad. Actualmente apoyan a 30,926 atletas.

Special Olympics basa su proyecto en un modelo recreativo en el que se premia las habilidades de cada atleta. El obtener medallas y listones, reconocimientos que reciben por participar en competencias, “potencializa su condición y los alienta a continuar.

“Ellos logran tener una autoestima increíble, porque se dan cuenta de que son capaces de tener logros que otros no pueden a través del deporte y mejora su desarrollo social”, señala Benítez Joyner.

Los 26 atletas que representaron a México en los Special Olympics Games 2019, celebrados entre el 14 y el 21 de marzo, ganaron 20 medallas de oro, 11 de plata, 20 de bronce y 28 listones de cuarto, quinto, sexto y séptimo lugar en las competencias.

ROMPER LOS ESTEREOTIPOS DE LA DISCAPACIDAD

Para la atleta inglesa Claire Harvey es importante que organizaciones y gobiernos del mundo emprendan políticas públicas y proyectos en beneficio de las personas con discapacidad, quienes viven aislados y con pocas oportunidades.

Claire cuenta que, incluso en Reino Unido, donde los atletas con discapacidad intelectual cuentan con espacios e incentivos por parte del gobierno y organizaciones para el deporte, las personas con discapacidad continúan siendo discriminadas, porque los fondos que reciben son inferiores a aquellos que se otorgan para las personas “convencionales”.

Algunos de los obstáculos que enfrentan, a pesar de que existen espacios exclusivos para los entrenamientos de personas con discapacidad, son la falta de transporte adaptado, la lejanía de los gimnasios y campos de entrenamiento, así como la poca cantidad de entrenadores capacitados para brindar apoyo a estos atletas.

“Además, ninguna discapacidad es igual a otra, debe tomarse en cuenta la situación particular de cada persona en su desempeño deportivo. En los deportes adaptados cada quien encuentra su estilo, no hay una forma determinada para hacer las cosas, lo cual puede ser frustrante porque no hay una forma rápida de aprender. Es un proceso lento y a veces difícil”, explica.

En su opinión, la razón por la cual existe discriminación hacia las personas con discapacidad “es porque hay poco entendimiento. Por ello es necesario que tengamos más acercamientos y entendamos cómo relacionarnos”.

Alexa Moreno clasifica para final de gimnasia en Australia en la antesala de los Juegos Olímpicos

Hace diez años, Claire tuvo un accidente que le impidió volver a caminar. De inicio, cuenta, tuvo miedo al no saber cómo sería su vida. Luego de recuperarse sintió inquietud por practicar algún deporte, y en un encuentro de diferentes disciplinas decidió que quería intentar practicar voleibol.

“Probé varios deportes, no me gustaron algunos, pero cuando jugué voleibol realmente lo disfruté y me integré al equipo. Con ellos competí en los juegos paralímpicos de 2012, fue muy divertido e increíble y antes de eso jamás imaginé que haría algo así”, recuerda.

Ante la pregunta acerca de su mayor logro o satisfacción como atleta con discapacidad intelectual, Claire dice que “no se trata de ganar, aunque amo cuando eso pasa y amo competir, pero para mí lo mejor es ver que inspiro a otras personas a salir adelante y probar cosas nuevas. Me gusta hablar a personas acerca de la discapacidad, resolver dudas y romper los mitos y estereotipos que se tienen sobre ello”.

Como atleta paralímpica, Claire también se ha convertido en una promotora de los deportes adaptados. FOTO: ANTONIO CRUZ

Con el objetivo de romper con los mitos y estereotipos alrededor de las discapacidades, Claire cuenta que en Reino Unido se realizan eventos en los que personas reconocidas por la sociedad con discapacidades platican y dejan que niños y jóvenes jueguen con ellos y resuelvan las dudas que tienen sobre esta condición.

Como atleta paralímpica, Claire también se ha convertido en una promotora de los deportes adaptados y de la inclusión en la organización “EDIT”, dedicada a asesorar a empresas y organizaciones para mejorar sus capacidades y espacios de trabajo.

Harvey visitó Ciudad de México para dar pláticas a autoridades escolares acerca de la importancia de crear un modelo en el que niños y jóvenes convencionales y con discapacidad aprendan y convivan en los mismos espacios.

¿Te interesa apoyar a Special Olympics o conoces a alguna persona con discapacidad intelectual interesada en practicar deporte en México? La organización recibe donativos, y se puede participar como voluntario en ella. Para conocer más del proyecto visita su página web (https://specialolympics.org.mx/) o comunícate con ellos a través de sus redes sociales.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.