El criminal bobo de Kamurocho | Newsweek en español

El criminal bobo de Kamurocho



El nuevo juego de Yakuza de Sega tiene un protagonista rudo, pero defensor, de las causas justas, con un sentido del humor japonés, pero con matices occidentales.

Los juegos de Yakuza han sido ampliamente populares en Japón desde su debut en 2005 y por una buena razón: ambientados en el mundo de los grupos japoneses del crimen organizado, llamados yakuza, tienen peleas a puñetazos, conspiraciones de alto riesgo y notables giros dramáticos. Cuando el protagonista Kazuma Kiryu no está peleando, deambula por el sórdido distrito del vicio de Kamurocho (basado en Kabukicho, el área de vida nocturna de Tokio), cantando karaoke y apostando. El estreno de la precuela aclamada por la crítica, Yakuza 0, en 2017, llevó la popularidad de la serie más allá de Japón.

Para sacarle provecho al hardware más poderoso de la PlayStation 4 y atraer a un floreciente público occidental, Sega está sacando a la venta versiones nuevas y modernizadas de juegos anteriores de la franquicia. El segundo de los cinco renovados, Yakuza Kiwami 2, debutó el 28 de agosto. (Kiwami significa extremo.) Además de revisar los elementos visuales y el sistema de combate, los diseñadores de Sega han fortalecido los juegos con nuevas escenas cinematográficas y diálogos.

El aumento en popularidad del anime en Occidente ha hecho que el público sea más receptivo con la narrativa al estilo japonés. “Nuestro público está preparado y listo para meterse en el papel de un protagonista japonés y ya está equipado con el conocimiento necesario para existir en ese espacio. Es, simplemente, muy diferente a como eran las cosas hace 10 años”, dice Sam Mullen, director de producción de Sega of America. “Si te gusta el contenido japonés bobo, amarás Yakuza”.

El equipo de adaptación al inglés —que traduce el texto japonés original y el diálogo con un ojo puesto en las distinciones culturales, el tono y el desarrollo de personajes— se apasionó con mantener las versiones nuevas fieles al humor y la sensibilidad distintivamente japonesas de Yakuza. Esto significó alejarse de anteriores estrategias de mercadotecnia que ubicaban a los juegos como una anécdota al estilo de Tokio en la serie Grand Theft Auto. Aun cuando los juegos de Yakuza se ambientan en el mundo del crimen organizado, también están llenos de desviaciones extrañas, como Kiryu administrando un café de gatos o filmando un video musical de temática zombi junto con caricaturas apenas veladas de Michael Jackson y Steven Spielberg.

Adoptar esas cosas extrañas no fue fácil de vender al principio. El equipo de adaptación de Sega of America “tuvo que darle la vuelta al departamento de mercadotecnia y otros grupos dentro de la compañía porque todos tenían ideas equivocadas de Yakuza”, comenta Mullen. “La primera cosa de la que siempre querían hablar era el elemento criminal crudo. Pero es algo como: ‘Ay, Dios… eso ya lo probamos y no funcionó. Porque, finalmente, era inverosímil”.

Yakuza, como franquicia, no se trata de la yakuza como organización criminal”, dice Scott Strichart, productor de adaptación. “Se trata de un hombre que se hace camino por el bajo mundo y halla su propia moralidad. Hacernos más fidedignos y genuinos con respecto a lo que es realmente el juego, en realidad ha atraído a más gente a la mesa”.

Pero mantenerse fiel a la serie y su mezcla de géneros, de empalagoso drama criminal combinado con absurdo, exigía más que una licencia creativa de parte del equipo de adaptación al inglés. Después de pasar por tres traductores, un trío de editores refinó el material para hacerlo sonar más auténtico para los angloparlantes. “Sí le pusimos un poco de jiribilla allí, donde aceptamos que una traducción directa en esencia mataba el humor”, comenta Strichart. “Se trata de conservar el equilibrio de humor y drama”.

Tener presentes a los jugadores angloparlantes en los chistes también requiere deshacerse de algunos de los aspectos tácitos de la personalidad de Kiryu, cosas que un público japonés entendería implícitamente. Para conservar los ideales masculinos de Japón, Kiryu es imperturbable, capaz de mantener la cabeza fría sin importar cuán estresante o extraña sea la situación. Mientras que la versión japonesa no habla mucho, el Kiryu inglés comparte su monólogo interior, y los habitantes de Kamurocho rutinariamente se burlan de su actitud seria, para “crear más pegue entre el público y el protagonista”, menciona Mullen, “se añadió un poco más de estilo. Él posee explícitamente su estoicismo como un rasgo personal, en lugar de ser solo un instrumento del jugador”.

Lo que hace únicos a los juegos de Yakuza es que el hombre aparentemente duro como roca en el corazón es en realidad un criminal de cuarta. Bondadoso y confiado, le dedica la misma cantidad de tiempo a ayudar a las ancianas a recuperar bolsos perdidos y poner en su lugar a los clientes manolargas de los clubs nocturnos, que a reventar cabezas.

“Kiryu es un yakuza pésimo”, dice Mullen, riéndose. “¡Solo está en la yakuza alrededor de 10 minutos por juego!”

Los mejores minijuegos de Yakuza

Por Bob Fekete

@BobFekete

Hay siete juegos principales en la franquicia de Yakuza, y Sega planea poner a la venta versiones nuevas de Yakuza 1-5. Cada título presenta decenas de actividades extras y minijuegos, que ofrecen respiros entre segmentos de la trama, a menudo ubicando al protagonista, Kazuma Kiryu, en situaciones que son distintivamente japonesas en su excentricidad. He aquí algunas de nuestras series favoritas.

Karaoke

Kiryu puede lanzarle una motocicleta a un enemigo con facilidad, por lo que verlo hacer una interpretación sentida de éxitos pop japoneses siempre es motivo de carcajada (en especial cuando tú mismo fallas las notas).

Pelea de gatitas

Kiryu es un coqueto reconocido, pero sus citas más duras son con los gatos callejeros que él espera reclutar para su incipiente café. ¿Quién diría que las gatas callejeras tendrían opiniones tan fuertes con respecto a los diferentes tipos de comida para gatos?

Tirar pinos por pollos

Ir al boliche es esencial en la serie, pero marcar tres chuzas seguidas en Yakuza 0 le da a Kiryu como premio un pollo vivo. El nombre del ave multitalentosa es Nugget; incluso puede ayudar a administrar un imperio de bienes raíces.

Jugar en el trono

Sega hace mingitorios reales llamados Toylets, que incluyen juegos con una temática de baño. Tiene sentido que Sega promueva este producto en Yakuza Kiwami 2. Kiryu necesita llenar el “medidor de taza del baño” comiendo y bebiendo.

Hay decenas de minijuegos a lo largo de la serie —jugar una ronda de dardos puede ser absurdamente dramático en las calles de Kamurocho— y puedes dedicarle horas o ni siquiera intentarlo.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.